coincidencia

Sobre los caídos británicos durante la Gran Guerra

El primero y el último de los soldados británicos caídos en acción durante la Gran Guerra están juntos en el mismo cementerio: el belga de Saint-Symphorien.

Temas:

El 21 de agosto de 1914, el británico John Parr fue el primer soldado británico en morir en la Primera Guerra Mundial. Cuatro años más tarde, el 11 de noviembre de 1918, George Ellison fue el último. Ahora ambos descansan en el mismo pequeño cementerio belga de Saint-Symphorien.

Parr murió en la batalla de Mons, y Ellison no muy lejos de esta localidad, en el suroeste de Bélgica. El azar los situó juntos en este cementerio militar, en las afueras de Mons. Con alrededor de 500 tumbas, la mitad de los soldados de la Commonwealth y la otra de alemanes, el pequeño cementerio no tiene la misma fama internacional que los memoriales de Ypres en Bélgica o de Verdún y Vimy en Francia. Sin embargo, el camposanto, creado en 1916 por los alemanes en una verde llanura belga, es un “lugar esencial para británicos y canadienses en la búsqueda de su historia” en la Primera Guerra Mundial , explica Corentin Rousman, un historiador belga.

A pocos metros de las tumbas de Parr y Ellison, en otra impecable fila de lápidas blancas en medio de árboles, yace George Price, un canadiense convertido en una celebridad en su país. Este soldado de 26 años murió el 11 de noviembre de 1918, dos minutos antes de la entrada en vigor de la tregua del Armisticio, asesinado por un francotirador alemán de Ville-sur-Haine, cerca de Mons. “Consideramos que es el último soldado de la Commonwealth en morir en combate durante la Gran Guerra “, recordaron los servicios del primer ministro canadiense al anunciar la visita de Payette.

La dirigente canadiense inaugurará el sábado por la tarde en Ville-sur-Haine un memorial Price a iniciativa de los políticos locales, que querían honrar “un ejemplo de valentía y determinación de los soldados que lucharon por su libertad”.

David Scheel, de 59 años, explica su periplo entre Francia y Bélgica por los 100 años del Armisticio. Viene de Vimy, donde honró la memoria de un tío abuelo que murió allí, menos de 18 meses después de unirse como voluntario al ejército. “Mis amigos y yo queremos honrar a aquellos que lucharon por preservar nuestro modo de vida”, afirma este funcionario de la provincia canadiense de Ontario.

Los numerosos visitantes -25,000 en 2017 según la ciudad de Mons- sienten curiosidad de la especificidad “germano-británica” del cementerio. A partir de 1916, las autoridades alemanas que ocupaban la región querían un lugar para enterrar a sus muertos en los combates en agosto de 1914, señala Corentin Rousman.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2019

Primer premio

5 3 0 8

ACAC

Serie: 6 Folio: 2

2o premio

8815

3er premio

6792

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código