En camas separadas

La tendencia de parejas que prefieren dormir en alcobas separadas incide de forma negativa en su relación.
En Estados Unidos el 25% de las parejas duerme en habitaciones separadas, mientras que en Reino Unido el 10% ha adoptado la práctica. Fotolia. En Estados Unidos el 25% de las parejas duerme en habitaciones separadas, mientras que en Reino Unido el 10% ha adoptado la práctica. Fotolia.
En Estados Unidos el 25% de las parejas duerme en habitaciones separadas, mientras que en Reino Unido el 10% ha adoptado la práctica. Fotolia.

Mientras un estudio británico acerca del sueño reveló recientemente que una pareja puede sufrir 167 interrupciones durante un año debido a diferentes incomodidades que pudieran surgir al compartir la misma cama (como lo es dejar al compañero sin sábana), otros especialistas sugieren que dejar de dormir en un espacio en común puede deteriorar la relación sentimental entre dos personas.

Para la psicóloga conductual Silvia González, el sueño compartido es de vital importancia, pues lo considera “un tiempo para desarrollar la intimidad que existe en las parejas en su espacio sagrado, sin necesidad a veces del sexo, como conversaciones íntimas, risas cómplices, travesuras, caricias, lo que ayuda a que la relación se mantenga, creando una conexión física y emocional intensa”.

Estas mismas experiencias a largo plazo se constituyen en la base fundamental para “superar los momentos de dificultad”, argumenta González.

Consecuencias

La separación del espacio físico entre cónyuges puede traer consecuencias como lo es “la falta de intimidad, lo que provoca una desconexión emocional con la pareja y un enfriamiento de la relación”, explica González.

Cuestión de disciplina

De acuerdo con la coach de vida y directora de MAI Center, Yadyra Paz y Miño, dormir juntos es parte de una sana correspondencia. “Cuando inicias una relación con otra persona, hay un compromiso de ceder, ya sea espacio, tiempo o hábitos. El dormir en camas separadas hace que el individuo deje de ´ceder´ o compartir para darle más importancia a su individualidad”.

En general, la depresión, poca tolerancia, la dificultad para interrelacionarse o aceptar a otra persona con sus defectos como ronquidos, movimientos excesivos, malas costumbres, insomnio, pesadillas, sonambulismo, son las causas para prescindir de dormir juntos.

Excepciones cuentan

Existen problemas entre las parejas que las conducen a poner en práctica un descanso independiente y que ambas especialistas aprueban, por ejemplo “problemas de salud, por edad, por horarios laborales en que la pareja no coincide”.

Advierten que esta costumbre no se desarrolla en los primeros años de matrimonio, sino más bien en parejas que atraviesan una segunda o tercera unión conyugal. “Entre las parejas que se casan por segunda o tercera vez existen incluso acuerdos explícitos para compartir o no la misma cama”, explica Paz y Miño.

La experta aduce que otra tendencia en Latinoamérica es asociar esta práctica con el abandono o castigo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código