sombreros de mi panamá

El de cañita es un tipo de sombrero que resiste el agua

En la región de Coclesito, en el distrito de Donoso, los artesanos confeccionan el sombrero de cañita, cuya materia prima se extrae de la caña blanca.

Temas:

Felipa González teje una trenza con fibra de caña blanca o cañita. Antonia Gutiérrez - Felipa González teje una trenza con fibra de caña blanca o cañita. Antonia Gutiérrez -

Felipa González teje una trenza con fibra de caña blanca o cañita. Antonia Gutiérrez -

Francisca López extrae la fibra de la caña blanca. Francisca López extrae la fibra de la caña blanca.

Francisca López extrae la fibra de la caña blanca.

Los sombreros de bellota, de junco y de chonta son los más conocidos y fabricados por artesanos panameños. Sin embargo, en la región de Coclesito, distrito de Donoso, se confecciona el de cañita, materia prima que se extrae de la caña blanca ( Gynerium sagittarum) ( Aubl.).

Esta hierba, que crece en lugares abiertos con suelos húmedos y se ha adaptado tanto a tierras áridas como inundables, abunda en San Juan, San José y San Juan Tule, Donoso, provincia de Colón; en Santa Fe, Veraguas, y en Coclé del Norte.

“El sombrero de cañita es una pieza artesanal que si se moja, el agua resbala, por lo tanto no se filtra y no pierde la forma”, dice Tomás Soto, esposo de Felipa González, artesana de San Juan Abajo. Y es que la fibra de caña blanca es fuerte y duradera y por eso estos sombreros son muy apreciados para el trabajo.

Extraer

Para extraer la fibra de la caña blanca hay que seleccionar la hoja tierna en luna llena, luego deshojarla de ambos lados, dejar la nervadura central, que se raspa con un cuchillo sobre el muslo, quedando una fina lámina que se cuelga al aire libre para su secado y se prepara para su trenzado en color natural, luego del blanqueo con caña agria. Para adquirir la fibra negra se tiñe con chisná y lodo. Hecho todo este procedimiento, se deshila con una aguja para obtener la pajita con la que se hará la trenza.

Tanto Felipa como Francisca López hacen el trenzado tradicional liso. Francisca, de 72 años de edad y que vive en la barriada San Martín, en Coclesito, aprendió esta técnica de su madre en su natal tierra de La Pintada, Coclé.

Entre sus quehaceres del hogar y los compromisos familiares ambas demoran aproximadamente un mes para tejer y coser el sombrero. Lo hacen de entre 12 y 15 fibras o pajitas. Entre más pajitas, más fino es el sombrero. Lo hacen pintao, blanco y de pintas.

Este sombrero es muy usado por los campesinos de la región para el trabajo y forma parte de la indumentaria de los conjuntos folclóricos del área.

Conozca más sobre estos y otros sombreros panameños a partir del 30 de julio, cuando saldrá el álbum coleccionable de 32 láminas Los sombreros de mi Panamá, en este diario.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Oct 2018

Primer premio

1 3 7 9

CADB

Serie: 21 Folio: 10

2o premio

9879

3er premio

5703

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código