El cerebro rechaza la injusticia

La sensación persistente de recibir un trato injusto en el trabajo o en el hogar puede afectar al corazón de acuerdo a un estudio.

La justicia, considerada como una de las cuatro virtudes cardinales, consiste básicamente en procurar dar a cada individuo lo que le corresponde o pertenece. Su ausencia no pasa inadvertida ni para nuestra mente ni para nuestro cuerpo.

Las reacciones humanas ante las situaciones injustas se producen automáticamente debido a un aumento de la actividad de la amígdala cerebral, de acuerdo a un estudio europeo, según el cual, los hombres experimentan un mayor nivel de agresividad que las mujeres ante este tipo de circunstancias.

Cuando alguien se niega a compartir algo con otro, en el cerebro de este último individuo se activan mecanismos que le provocan una reacción automática, relacionada con lo que considera justo o injusto, según una investigación del Instituto Karolinska y la Escuela de Ciencias Económicas de Estocolmo (Suecia).

En el trabajo sueco, el sentido de justicia de las personas fue puesto a prueba mediante un juego en que participaban dos jugadores, cuya actividad cerebral era analizada de forma simultánea utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf), una técnica que permite visualizar la micro-electricidad del cerebro en funcionamiento.

Se comprobó que cuando un jugador realizaba sugerencias injustas sobre cómo compartir dinero, a menudo eran castigados por su contrincante. Esta reacción ante la injusticia se veía reflejada en una región de cerebro llamad amígdala.

Los expertos estudiaron a 35 personas mientras jugaban a un juego económico, en el que un jugador sugiere a otro cómo debe repartir una suma de dinero, mientras que el otro jugador puede aceptar la sugerencia y tomar el dinero o rechazarlo, en cuyo caso ninguno de los dos participantes recibe dinero.

“Si hay que compartir 100 y se sugiere que sean 50 para cada uno, todos aceptan porque se ve como justo, pero si se sugiere que uno se quede 20 y el otro 80, esto se ve como injusto. En alrededor de la mitad de los casos el jugador que recibiría la porción más pequeña rechaza la sugerencia, aunque pierda esos 20”, ha explicado Katarina Gospic, responsable del estudio.

EL CORAZÓN SUFRE

Se encontró que aquellos que tomaban medicamentos como la benzodiazepina mostraban una menor activación de la amígdala, un área cerebral que regula los sentimientos de ira y de miedo, así como una mayor tendencia a aceptar una distribución injusta del dinero.

En el grupo control, que tomó solo placebo, la tendencia a reaccionar de forma agresiva y a castigar al jugador que había sugerido la distribución injusta del dinero estaba directamente relacionada con una elevación de la actividad en la amígdala.

Mediante la IRMf también se descubrió que los varones responden de forma más agresiva ante las sugerencias injustas que las mujeres, al mostrar una mayor actividad de la amígdala.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código