SALUD

El cultivo de miniórganos

Riñones, intestinos, cerebros a escala diminuta. Los científicos buscan probar terapias para varias enfermedades.

Temas:

Ilustración que muestra los organoides creados a partir de tejido intestinal de un paciente. Ilustración que muestra los organoides creados a partir de tejido intestinal de un paciente.
Ilustración que muestra los organoides creados a partir de tejido intestinal de un paciente. Hubrecht Institute

En varias partes del mundo se están cultivando minirréplicas de órganos humanos para tratar de averiguar qué tratamientos podrían resultar beneficiosos para las víctimas de ciertas enfermedades. Por ejemplo en Holanda, grupos de expertos están desarrollando intestinos en miniatura para aplicarles tratamientos experimentales contra la fibrosis cística, en un intento por aclarar cuáles serían beneficiosos y cuáles, nocivos.

En experimentos similares en todo el mundo, se busca desarrollar órganos fuera del cuerpo para probar tratamientos, o incluso, facilitar la posibilidad de un trasplante. Los equipos médicos en Holanda han cultivado minirréplicas de intestinos humanos –del tamaño de una punta de lápiz– para 450 de los aproximadamente mil 500 enfermos de fibrosis cística del país.

“Los órganos son diminutos, pero están completos”, explicó el doctor Hans Clevers del Instituto Hubrecht y pionero de esa técnica. A excepción de músculos y vasos sanguíneos, los órganos artificiales “tienen todos los componentes de un órgano de verdad, solo que a una escala sumamente inferior”.

Estos organoides emulan las actividades de un órgano normal, pero no funcionan igual. Aunque son más parecidos a los órganos de los embriones humanos que a los de un adulto, ayudan a dilucidar cómo los órganos se desarrollan y cómo se podrían tratar ciertas dolencias. En Australia se están creando riñones en miniatura para probar el efecto de medicamentos en ellos. En Estados Unidos se están cultivando tejidos de hígado que podrían ser usados para sanar órganos atrofiados.

En la Universidad de Cambridge, Inglaterra, científicos han desarrollado minicerebros para ver cómo interactúan las neuronas y cómo surgen dolencias como el autismo. Durante la epidemia del zika el año pasado, se usaron esos minicerebros para ilustrar cómo el virus causaba deformidades en cerebros de los fetos.

En Holanda, los intestinos en miniatura se usan como reemplazo de los que sufren de fibrosis cística, para ver si las personas con ciertas mutaciones podrían beneficiarse de medicinas costosas como Orkambi, de Vertex Pharmaceuticals, que cuesta unos 100 mil euros por paciente.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código