Una dieta pobre

En el país el consumo incluye muchos azúcares simples y grasas dañinas y pocos vegetales y frutas.

LA PRENSA/Eric Batista LA PRENSA/Eric Batista
LA PRENSA/Eric Batista

En la dieta del panameño las fuentes nutricionales menos consumidas son las vitaminas y minerales, las cuales se encuentran en toda la variedad de frutas y vegetales disponibles, explica la nutricionista- dietista Karla Díaz.

Indica la especialista que las principales razones por las cuales se dan estas deficiencias en la dieta están relacionadas con factores como el alto costo que registra la canasta básica, así como el actual ritmo de vida que lleva a realizar preparaciones de comidas rápidas utilizando alimentos casi listos altos en grasas y sodio.

Otra causa son los hábitos de alimentación y estilos de vida actuales que “se encuentran muy alejados a los sugeridos para mantener una buena salud”, asegura Díaz.

Al respecto, Yarabín De Icaza, especialista en nutrición y dieta, señala que las personas deben aumentar la frecuencia de consumo de alimentos que son fuente de fibra, ácidos grasos esenciales y micronutrientes como vitaminas del Complejo B, C, D y calcio.

De hecho, algunos alimentos deberían consumirse a diario y se postergan a una frecuencia semanal o mensual, advierte De Icaza.

En este renglón menciona frutas y vegetales frescos, los lácteos, huevos, cárnicos, quesos frescos, frutos secos y aceites de semillas y de oliva crudo, menestras y cereales integrales. También el agua debe ser considerada dentro de las necesidades diarias, recalca.

Los hábitos

De Icaza encuentra que, contrario a lo recomendado, la dieta del panameño incluye muchos azúcares simples y grasas dañinas. “Generalmente las personas consumen más azúcares de la cantidad recomendada, pues desconocen las fuentes de esos azúcares, así como la capacidad de su cuerpo para procesarlas”, cita.

Recuerda que hay que tener en cuenta que los azúcares además de ser agregados a los alimentos también son usados como preservantes y para dar sabor a bebidas, postres, alcohol, golosinas y almidones fritos.

También es usual el consumo de grasas vegetales que en el proceso de cocción a temperaturas y métodos inadecuados hace que el alimento se convierta en compuestos oxidativos para las células del cuerpo, aumentando los niveles de colesterol, detalla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código