El dolor puede ser discapacitante

Quienes tienen dolores orofaciales suelen abandonar su vida familiar, social y laboral tras un mal diagnóstico.
Se están ofertando ‘curas milagrosas’ para males que solo se controlan, advierte Eka Pérez-Franco. CORTESÍA. Se están ofertando ‘curas milagrosas’ para males que solo se controlan, advierte Eka Pérez-Franco. CORTESÍA.
Se están ofertando ‘curas milagrosas’ para males que solo se controlan, advierte Eka Pérez-Franco. CORTESÍA.

Eka Pérez-Franco, cirujana dental especializada en algeología orofacial (rama de la salud que estudia los dolores orofaciales y los desórdenes mandibulares), piensa que en materia de salud urge contar con profesionales idóneos formados para hacer diagnósticos certeros, que sean capaces de ofrecer tratamientos adecuados para cada enfermedad.

Sin embargo, “es triste escuchar a individuos inescrupulosos ofrecer ´curas milagrosas´ para patologías que no se curan, sino que se manejan o controlan, o ciertos ´tratamientos novedosos´ que curan una lista interminable de patologías no relacionadas entre sí”.

La actual presidenta de la Asociación Istmeña para el Estudio del Dolor afirma que ha escuchado “desde el uso de ´aparatos de energía cuántica´ hasta técnicas de ortodoncia ´innovadoras´ (no aprobadas por la Asociación de Ortodoncistas de Panamá ni por la Asociación Odontológica Panameña) que ofrecen ´curar´ desde migrañas (...) hasta esclerosis múltiple [enfermedad del sistema nervioso], solo con el movimiento de la posición dental. Esto, desde mi perspectiva especializada, es escandaloso. Tristemente, en el país no contamos con un comité de ética médica que regule y le ponga freno a este tipo de situaciones”.

A su juicio, la población debe estar alerta, y saber que un medicamento, técnica médica o procedimiento que se presente para “curar” varias patologías distintas es, muy probablemente, un engaño.

En sus palabras, la migraña, por ejemplo, “es una cefalea primaria (es decir, que no es el síntoma de otra patología o enfermedad) que tiene en más del 70% de los pacientes un componente genético (es decir, que se hereda), cuyo origen no tiene relación con la mordida u oclusión dental”.

Igual ocurre con la neuralgia del trigémino, un dolor de tipo neuropático (por un mal funcionamiento de uno de los nervios que inervan la región de cara y cabeza) “que no tiene nada que ver con la forma en que los dientes contactan”, aclara.

CLASES DE DOLORES

Según Pérez-Franco, entre los tipos más frecuentes de dolores orofaciales están los de cabeza primarios (migrañas, cefaleas tensionales y cefaleas asociadas a signos autonómicos como lagrimeo, goteo nasal, enrojecimiento de ojo, tapamiento de nariz); los problemas que se originan en las articulaciones de la boca (por inflamación, cambios de degeneración, problemas con el disco articular, osteoartritis); los trastornos en los músculos de la masticación y músculos pericraneales (que pueden ser inflamatorios, etc.); los problemas de dolor en los nervios (neuralgias y neuropatías); y los dolores dentales o bucales que no se asocian a enfermedades en los dientes o boca (dolores referidos, por ejemplo, o neuralgias que causan dolor en boca o dientes).

Estas molestias pueden ser muy importantes y afectar la calidad de vida del paciente. “He tenido pacientes que dejan de trabajar y dejan de lado su vida familiar y social por un dolor facial cuyo origen no ha sido identificado o ha sido mal diagnosticado y, por lo tanto, ha contado con un manejo o tratamiento inadecuado. Puede ser bastante discapacitante, y muchas veces asociarse a cuadros depresivos o de ansiedad”, apunta.

alternativas SANAS

La buena noticia es que hay muchos tratamientos dirigidos para estas molestias, basados en la evidencia científica.

Además, afirma que los pacientes pueden disminuir la intensidad o la frecuencia de los dolores orofaciales a través de prácticas como: caminar 30 minutos entre tres a cuatro días por semana, dormir entre siete a nueve horas al día, comer a horas específicas, y mantener posturas laborales y de sueño adecuadas.

Así mismo, aconseja conservar un manejo adecuado de los niveles de estrés haciendo ejercicios de relajación y respiración. También recomienda controlar la ingesta de sustancias químicas en los alimentos que pueden asociarse a cuadros dolorosos, como el aspartame en las bebidas dietéticas, y el glutamato monosódico en caldos y condimentos.

Para medir el dolor en Panamá

Como Panamá no cuenta con un registro sobre la situación del dolor, la algeóloga orofacial Eka Pérez-Franco está organizando la primera Encuesta Iberolatinoamericana de Dolor con la participación de México, Colombia, Brasil, Chile, Ecuador, España, Portugal, Bolivia, Costa Rica y Argentina, además de Panamá.

El proyecto “Primer observatorio iberoamericano para el estudio y tratamiento del dolor” está siendo evaluado por el Programa iberoamericano de ciencia y tecnología para el desarrollo, y se espera que empiece en los próximos meses.

RELLA ROSENSHAIN

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código