AMBIENTE

Las emisiones de CO2 están en alza

Se registra en el planeta Tierra un nuevo aumento de sus emisiones de CO2 y la presión vuelve a la conferencia del clima. Los expertos están en Bonn.

Temas:

Humo y vapor se elevan de la central eléctrica de lignito Niederaussem, cerca de Bergheim, en el oeste de Alemania. Humo y vapor se elevan de la central eléctrica de lignito Niederaussem, cerca de Bergheim, en el oeste de Alemania.
Humo y vapor se elevan de la central eléctrica de lignito Niederaussem, cerca de Bergheim, en el oeste de Alemania.

El mundo aumentó en 2017 sus emisiones de gas con efecto invernadero, luego de tres años de cierta estabilidad, lo que vuelve a inyectar urgencia en las negociaciones del clima (COP23) que retomaron ayer en la ciudad alemana de Bonn.

Las emisiones de CO2 ligadas a la industria y la combustión de energías fósiles deberían aumentar un 2% este año respecto a 2016 (entre 0.8% y 2.9%) y alcanzar un récord de 36,800 millones de toneladas, después de mantenerse prácticamente estables entre 2014 y 2016, subrayó el Global Carbon Project en su 12º balance anual, realizado por científicos de todo el mundo.

“Eso muestra que hay que actuar con más resolución. Hay que olvidar cualquier autocomplacencia”, explicaron los autores del estudio, publicado en las revistas Nature Climate Change, Environmental Research Letters y Earth System Science Data.

“Es una gran decepción”, subraya una de las autoras, Corinne Le Quéré, de la universidad británica de East Anglia.

“Con 41 mil millones de toneladas de CO2 emitidas estimadas para 2017 [añadiendo la deforestación], podría faltar tiempo para mantener la temperatura por debajo de los 2 ºC, y a fortiori, 1.5 ºC”, objetivo fijado por el acuerdo de París, aprobado a finales de 2015, contra el cambio climático.

Para conseguirlo, “sería necesario que las emisiones alcancen su pico estos próximos años y disminuyan rápidamente a continuación”, recordó.

CASOS

China, responsable del 28% de las emisiones de gases con efecto invernadero y que permitió mejorar la situación en los últimos años reduciendo su utilización del carbón, está en gran medida detrás de la degradación de 2017, según los investigadores.

La causa: un boom de la producción industrial y una producción hidroeléctrica menor por culpa de episodios de sequía.

También deberían bajar las emisiones en Estados Unidos, aunque más ligeramente (-0.4%, frente a -1.2% de media anual anteriormente).

Será la primera vez en 5 años que el consumo de carbón aumente (+0.5%) a causa de la carestía del gas natural.

En India, las emisiones crecieron un poco menos (+2%), pero esto debería ser temporal, advierten los investigadores.

En cuanto a la UE, sus emisiones están bajando más lentamente que en la década anterior (-0.2%).

Los 10 principales emisores son, por orden, China, Estados Unidos, India, Rusia, Japón, Alemania, Irán, Arabia Saudita, Corea del Sur y Canadá (la Unión Europea, en conjunto, ocupa la 3ª posición).

EL PACTO

La comunidad internacional, reunida en la COP23 en Bonn hasta este viernes, intenta ponerse de acuerdo sobre cómo poner en marcha el pacto de París, firmado en 2015, principalmente para reforzar los compromisos nacionales.

En Bonn, las partes firmantes del histórico Acuerdo de París (excepto Estados Unidos, que lo abandonó) deben empezar a concretar el “reglamento” de ese complejo pacto, y también lanzar un “diálogo” de un año para preparar la revisión de los compromisos climáticos nacionales, presentados por cada país.

“Del lado negociador hay progresos”, estimó la responsable del clima de la ONU, la exministra mexicana Patricia Espinosa, antes de esta nueva ronda negociadora, que a partir de mañana miércoles 15 será protagonizada por los ministros.

“Del lado acción hay señales positivas, pero también somos conscientes de que hay que llenar vacíos. Hay un margen para actuar, pero tenemos que hacerlo rápido”, indicó.

Para darle el impulso necesario, mañana miércoles y jueves tienen prevista su asistencia la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron, y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, entre otros.

ESTADOS UNIDOS

Tras el balde de agua fría que supuso para la comunidad internacional la decisión del presidente Donald Trump este año de sacar a su país del acuerdo, hay que acelerar el paso, cree Teresa Ribera, del Instituto de Relaciones Internacionales (Iddri).

El Monte Kilimanjaro, en Tanzania, es uno de los lugares en el mundo amenazados por el cambio climático. Expandir Imagen
El Monte Kilimanjaro, en Tanzania, es uno de los lugares en el mundo amenazados por el cambio climático. AFP

“Hay que explicar cómo se transforman las cosas, decir por ejemplo 'transformamos nuestro sistema eléctrico, nuevas formas de moverse en la ciudad', etc. Hay muchas iniciativas locales, pero a los dirigentes no se les oye”, explicó Ribera.

Del lado estadounidense se pretende demostrar que la Casa Blanca está comprometida con el clima, pero de forma diferente.

“Queremos asegurarnos que se hace todo lo posible para apoyar el despliegue de centrales de carbón ‘limpio’. Sino los chinos van a utilizar tecnologías no eficientes”, explicó un responsable de la Casa Blanca en una conferencia telefónica con periodistas.

La COP23 se celebra en Bonn, aunque está presidida este año por las Islas Fiyi, que no puede realizarla en su pequeño archipiélago, que es además uno de los principales afectados por el cambio climático.

El primer ministro fiyiano, Frank Bainimarama, respondió escuetamente: “todos conocemos los efectos del carbón (...). No vale la pena volver a hablar de ello”.

SITIOS NATURALES

El cambio climático ha duplicado el número de sitios naturales patrimonio de la Humanidad que están amenazados de desaparición, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que reclamó ayer lunes medidas “urgentes”.

De los 241 sitios naturales clasificados en el Patrimonio Mundial de la Unesco, 62 están ahora “amenazados por el cambio climático” en comparación con 35 en 2014 (de 228), año en que se divulgó el precedente informe “Horizonte del patrimonio mundial” realizado por la UICN.

Entre ellos está el Machu Pichu peruano o la Reserva de la Biosfera de la mariposa monarca en México, aunque en ambos casos además del cambio climático influyen otros factores de por medio, como el turismo o la contaminación.

“Este informe envía un mensaje claro para los delegados reunidos en Bonn (con motivo de la 23ª conferencia de la ONU sobre el clima): el cambio climático actúa rápidamente y afecta a los tesoros más preciados de nuestro planeta”, comentó el director general del UICN, Inger Andersen, en un comunicado.

“La amplitud y el ritmo con los que se degrada nuestro patrimonio natural subraya la necesidad de acciones y compromisos nacionales urgentes y ambiciosos para aplicar los Acuerdos de París”, añadió.

Desde la Gran Barrera de Australia a las costas de Belice, pasando por las Seychelles o el atolón de Aldabra, todos los arrecifes de coral repertoriados por la Unesco se ven afectados por el aumento de temperatura del mar, que provoca su blanqueamiento.

Al otro extremo del arco medioambiental se hallan los glaciares de parque nacional de Kilimanjaro, en Tanzania, o la región de Jungfrau-Aletsch, en los Alpes suizos.

Pero el cambio climático también afecta a las zonas húmedas, a los deltas, o a los ecosistemas vulnerables ante los incendios, según el informe, que estima que ese recalentamiento del planeta supone un “riesgo potencial” para unos 55 sitios en esas categorías.

Esos sitios juegan un papel “crucial para las economías y los medios de subsistencia locales” y su “destrucción puede tener consecuencias devastadoras que van más allá de su belleza excepcional y de su valor natural”, destacó Tim Badman, director del programa “Patrimonio Mundial” del UICN.

“En el parque nacional Huascarán de Perú, por ejemplo, el deshielo de los glaciares impactó en el suministro de agua y contamina el agua y la tierra con los metales pesados que antes estaban prisioneros en el hielo”, explicó.

Aunque el cambio climático es “la amenaza que aumenta más rápidamente”, llega en segundo lugar, por detrás de las especies invasivas.

El turismo, el desarrollo de infraestructuras (carreteras, presas, minas) la caza, la contaminación o la eficacia de la gestión de los sitios también tiene un impacto en la conservación del planeta Tierra.

Teniendo en cuenta la suma de todos esos factores, la UICN clasifica 17 sitios (7%) en situación “crítica”, como la reserva de la biosfera de la mariposa monarca en México o el parque natural de los Everglades en Estados Unidos.

Doce se hallan en África, como el lago Turkana en Kenia o el parque Virunga en República Democrática del Congo.

El Machu Pichu peruano, las Islas Galápagos, el lago Baikal ruso, la Gran Barrera de coral australiana forman parte de esos 70 sitios (29%) que “preocupan seriamente”.

En 12 sitios la situación se ha degradado, como en el bosque polaco de Bialowieza, y en otros 14 ha mejorado, como en el parque Comoé de Costa de Marfil, donde ha podido restablecerse las poblaciones de elefantes y chimpancés.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código