El enigma del amor y la ciencia

¿Por qué se elige a una persona como pareja y no a otra? Sustancias como neurotransmisores y hormonas tienen que ver.

Gabriel conoció a Rosa y a María en la universidad, justo al mismo tiempo. Aunque ambas le parecieron guapas, inteligentes y similares en cierto modo, se sintió mayormente atraído por Rosa, quien es hoy su esposa.

Han pasado varios años desde entonces, y aunque Gabriel aún no descifra qué fue eso que hizo que diera el primer paso para elegir a Rosa e invitarla a salir, se conforma con creer que esa atracción que surgió entre los dos se dio gracias al destino.

Gabriel desconoce que esa atracción especial que él sintió por Rosa tiene mucho que ver con un componente científico, específicamente con la segregación de hormonas y neutrotransmisores (sustancias que continúan el impulso nervioso entre las neuronas).

¿Por qué una persona se enamora de determinada persona y no de otra, a pesar de haberla conocido al mismo instante?, es una pregunta que se planteó la doctora Helen Fisher, investigadora del comportamiento humano y profesora de antropología de la Universidad de Rutgers de Nueva York, Estados Unidos, para hacer un estudio mediante la aplicación de encuestas a miles de enamorados, midiendo la actividad de su cerebro a través de técnicas de neuroimagen (tomografías, por ejemplo).

Fisher, autora del libro ¿Por qué amamos?: Naturaleza y química del amor romántico, citó en la edición virtual del periódico español La Vanguardia que “hasta ahora, una de las grandes preguntas que no sabemos responder es esa, ´¿por qué uno se enamora de una persona y no de otra?”, añadiendo que posiblemente ha dado con una respuesta al enigma.

En el reportaje se plasma que la doctora Fisher señaló que “después de descodificar la bioquímica del amor, hemos constatado que hay cuatro tipos de sistemas cerebrales, según la sustancia que más se segrega, y que estarían ligados a personalidades distintas y tendrían un papel en el enamoramiento. Si una persona produce mucha dopamina, un neurotransmisor cerebral, tiene una personalidad exploradora, curiosa, energética; si produce mucha serotonina, otro neurotransmisor, tiene una personalidad que yo llamo de constructor, convencional, meticulosa; si produce mucha hormona testosterona, es lógica, con gran decisión, de esas personas que les gustan la ingeniería o las matemáticas, y si produce muchas hormonas estrógenos u oxitocina, es de personalidad negociadora, imaginativa, compasiva. Pues hemos observado que las personas que tienen una personalidad curiosa o una convencional tienden a enamorarse de alguien que sea como ellas; en cambio, quien tiene una personalidad donde domina la testosterona tienden a sentirse atraídos por quienes expresan mayores niveles de estrógenos y viceversa”.

De acuerdo a la psicóloga clínica Geraldine Emiliani, la química entre dos personas es la atracción o el deseo que los conecta con las reacciones fisiológicas. En otras palabras, “es un estado elevado en que ambos cuerpos emanan hormonas y químicos, desencadenándose en la pasión sexual”.

Según Emiliani, el hombre y la mujer perciben la segregación de las hormonas y neurotransmisores porque los seres humanos “tienen un deseo sexual”.

cerebros enamorados

La ciencia, en diversas ocasiones, ha intentado descifrar el acertijo del enamoramiento. Ya varias investigaciones neurológicas han encontrado que sentirse enamorado conlleva a experimentar una sensación similar a la adicción a drogas.

Como ejemplo, la neuropsicóloga Emelyn Sánchez, directora de la Clínica Neuropsicológica de Panamá, señala que en el momento en que una persona enamorada no es correspondida, esta sufre síntomas de abstinencia al igual que un adicto a la cocaína al dejar de consumir: “desesperación, inhabilidad para dormir, ansiedad por comer y pensamientos obsesivos”.

Aunque el amor, como concepto, sigue siendo un océano infinito para el mundo científico, ha estado presente en todos los tiempos.

La neuropsicóloga Sánchez agrega que “no hay civilización en la historia mundial que sea ajena a los paraísos y los infiernos del amor y el romance. A través de los años, todas las culturas han dejado algún rastro de sus rituales de enamoramiento o de sus pensamientos respecto al amor. En la mitología griega se habla de Afrodita, la diosa del amor, que, celosa de la belleza de una mortal, le pide a Eros que haga que ella se enamore del hombre más feo de la Tierra, y él se enamora de ella al haberse pinchado accidentalmente con la flecha de oro intencionada para otro hombre. Así mismo, los romanos hablan de Venus; los aztecas de Xochiquetzal; hoy, con nuestros conocimientos, hablamos del cerebro”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código