FARÁNDULA

Una escuela de modelos

Desde Brasil hasta la China: la escuela de modelos sin prejuicios de Sandra Passos, ubicada en Río de Janeiro.

Temas:

Sandra Passos, de 28 años, enseña a desfilar a sus alumnas. Sandra Passos, de 28 años, enseña a desfilar a sus alumnas.
Sandra Passos, de 28 años, enseña a desfilar a sus alumnas.

Conocida como la “Cenicienta brasileña”, Sandra Passos creció en un basurero público antes de construir una improbable carrera en las pasarelas chinas, donde creó una agencia para llevar a otras modelos de Brasil.

De regreso a su ciudad natal de Sao Gonçalo, un empobrecido suburbio de Río de Janeiro, esta joven enseña a sus alumnas a desfilar y posar frente a una cámara, y a defenderse en inglés.

A partir de febrero, su intención es llevar a las mejores a más de 17 mil kilómetros de allí, a Cantón, la ciudad del sur de China donde reside la mayor parte del tiempo.

Jessica Soares recorre con fuerza y altos tacones el suelo de madera de un club deportivo, como si fuera una pasarela. “La gente me ha dicho muchas veces: ‘qué cara tan linda tienes, ¿ya has pensado en adelgazar?”, cuenta esta mestiza de 22 años.

Como ella, 4 de las 24 modelos seleccionadas por Sandra para ingresar en su escuela son plus-size, término con el que se conoce a las tallas grandes en el mundo de la moda. Más de la mitad son negras, una cuota bastante representativa de la población brasileña, pero que no suele respetarse en la industria de la imagen.

También hay un joven mestizo, Luiz Filho, de 26 años, igualmente corpulento. Los alumnos fueron seleccionados a comienzos de enero durante un gran casting que reunió a más de 200 candidatos.

“Lo importante para mí es la determinación y las ganas de triunfar. Mis criterios de selección no tienen nada que ver con las normas del mercado, que pide chicas que parezcan Barbies: altas, delgadas y rubias con ojos azules”, afirma Sandra Passos.

“Mi padre criaba cerdos y recogía basura para reciclarla después”, recuerda. Animada por su madre para participar en concursos de belleza desde que era niña, Sandra acababa de ser rechazada por varias agencias de modelos cuando un agente le dio la oportunidad de viajar a China. Tenía 16 años.

“Crucé el mundo sin hablar inglés, aún menos mandarín, sin dinero y sin siquiera saber qué hacía allí. Necesité un tiempo de adaptación, pasé seis años hasta abrirme paso”, admite la brasileña, rostro de numerosas marcas de lencería vendidas por el gigante chino del comercio digital Taobao. Actualmente, Sandra compagina su carrera de modelo con la de empresaria al frente de la agencia Río Model Management, que ella misma fundó hace cuatro años en la ciudad china de Cantón.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código