Las fiestas teñidas de verde

Medidas que ayudarían a reducir el consumo energético y moderar la producción de basura durante esta época.
Se recomienda reemplazar el papel de regalo por papel manila o bolsas que reducen el impacto en el ambiente. Se recomienda reemplazar el papel de regalo por papel manila o bolsas que reducen el impacto en el ambiente.
Se recomienda reemplazar el papel de regalo por papel manila o bolsas que reducen el impacto en el ambiente.

La Navidad es la temporada que mayor consumo registra durante todo el año en Panamá.

Se calcula que durante los meses regulares se recoge cada mes un aproximado de 55 mil toneladas de desechos sólidos, de acuerdo con una nota publicada en el mes de agosto por este diario.

Datos divulgados a principios de este año por la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario (AAUD) y Revisalud informan que durante las festividades decembrinas del año pasado recogieron un promedio de 58 mil toneladas de residuos.

Panamá carece de leyes sobre la disposición de los desechos sólidos y de reciclaje. Aunado con esta coyuntura se encuentra una cultura de consumo circundante con las celebraciones de Navidad y Año Nuevo, que parecen añadir más contrariedades a los problemas ambientales.

Para el jefe de la Unidad de Cambio Climático de la Autoridad Nacional del Ambiente, Israel Torres, no todo es malo, pues también hay prácticas laudables entre la ciudadanía. “Las personas acostumbran a encender el alumbrado a partir de las 6:00 p.m. y en promedio, las dejan iluminadas hasta las 9:00 p.m., cuando suelen retirarse a dormir”, dice el experto, quien explica que con esta medida hay un consumo de energía diario relativamente corto.

Empero, la iluminación navideña suele disparar el dispendio de electricidad, y por consiguiente, el costo en la factura de luz.

Según Torres, el alumbrado es un componente que resulta costoso tanto para el individuo como para el Estado, sin contar con los problemas de racionamiento en el sector hidroeléctrico que surgen durante los meses de la estación seca, subsecuente al Año Nuevo.

Por eso, Torres recomienda reemplazar los focos habituales por unos más eficientes o del tipo LED que funcionan como diodos emisores de luz, que reducen la emisión de calor y tienen un bajo consumo de energía.

REGALOS y ORNAMENTOS

Los envoltorios coloridos causan fascinación y apelan al factor sorpresa de un obsequio. Sin embargo, estos forros resultan perjudiciales para el entorno.

“El papel proviene de los bosques y por cada tala, se limita la absorción de dióxido de carbono”, remarca el experto de la Anam, quien recomienda utilizar métodos alternativos al tradicional papel de regalo.

Marisol Landau, voluntaria de la Fundación de Acción Social de Panamá (Fas Panamá), aconseja optar por bolsas reutilizables o recurrir a la creatividad y forrar con periódicos o papel manila, que sí son artículos reciclables.

Otros países cuentan con envolturas eco amigables, sin embargo, en el istmo son difíciles de encontrar.

El papel de regalo de aspecto laminado contiene aluminio y no se puede recuperar. “Se van directo al vertedero y al quemarse, se transforman en gases nocivos para el entorno”, añade Landau.

Lo mismo ocurre durante las compras con las bolsas de plástico en los establecimientos comerciales.

La especialista recomienda llevar bolsos ecológicos o solicitar el uso de menos plástico. “Algunas tiendas permiten que uno ingrese carritos de compras”, dice.

Al abrir los presentes, la especialista de Fas Panamá recomienda no botar las cajas de cartón. En su lugar, se pueden llevar a puntos de reciclaje como supermercados o ferias de reciclaje, posterior a las fiestas.

El emblemático pino navideño también cuenta con posturas encontradas sobre su constitución. Mientras algunos defienden los ejemplares naturales por proceder de fincas sostenibles, hay quienes cuestionan su quema posterior a las fiestas, que contribuye con una mayor contaminación y emisión de carbono y gases de efecto invernadero en el ambiente.

Los arbolitos artificiales, por su parte, son resistentes al fuego y reutilizables, pero en su mayoría están compuestos de plástico y materiales que tampoco son amigables con la naturaleza. Landau recomienda decorar árboles o plantas naturales en el hogar, como solía hacerse años atrás antes de la usanza del pino importado.

En las comidas

El uso de la vajilla fina para la cena navideña ha sido reemplazado por platos y cubiertos desechables que, según explica Landau, no se reciclan por su composición a base de polímeros, como el poliestireno y polietileno, que no son recuperables.

Por otro lado, las líneas biodegradables de platos y vasos desechables, que prometen una descomposición de unos 90 días, tampoco resultan favorables, según Landau, ya que igualmente representa un desecho más dentro de las toneladas de desperdicios que en enero quedan como resultado de las fiestas.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código