Una forma de celebrar la vida

‘Un corazón normal’ es sobre humanizar una enfermedad. Es una pieza teatral sobre la vida y la muerte, sobre la esperanza y la solidaridad.

Temas:

‘Un corazón normal’, en opinión de varios de sus actores, plantea temas que aún siguen siendo considerados prohibidos en un sector de la sociedad panameña. ‘Un corazón normal’, en opinión de varios de sus actores, plantea temas que aún siguen siendo considerados prohibidos en un sector de la sociedad panameña.
‘Un corazón normal’, en opinión de varios de sus actores, plantea temas que aún siguen siendo considerados prohibidos en un sector de la sociedad panameña.

El director y actor Aarón Zebede recomienda ver la obra Un corazón normal en el Teatro Inida a partir del 7 de agosto, “porque casi nadie conoce lo que ocurrió a los inicios del virus del VIH y la desesperación de tanta gente que vio morir a sus amigos y familiares sin explicación alguna”.

“Es una historia de amor, valor, rabia, unidad y una celebración de vida. Y lo más importante, es una historia real”, añade Zebede.

Esta pieza cumple varios propósitos, en opinión de la actriz Janelle Davidson, entre los más relevantes, informar y humanizar sobre una realidad sanitaria y social.

“Informar -y para los que tienen más vueltas al calendario, recordar-, al público sobre las luchas de las primeras personas que identificaron el VIH como lo que es: una amenaza para la humanidad, sin distinción de orientación sexual”, indica Davidson. Además, es importante su trama porque colabora a humanizar la tragedia “de perder a un ser querido a causa del sida”.

Un corazón normal, comenta Davidson, se presentó por primera vez en 1985, “cuando la sociedad percibía el VIH como un problema exclusivo de la comunidad gay. Eso generó un problema grande a la hora de tratar de crear conciencia sobre los peligros del VIH, pues la mayoría de la gente veía eso como un problema ‘de otros”.

“La obra trasciende estereotipos para mostrar la tenacidad, el sacrificio, el amor y el dolor de seres humanos que buscaban, ante todo, una oportunidad de vida. Ese mensaje y esa sensibilidad, cuando se presentan de manera tan elocuente como lo hizo el dramaturgo Larry Kramer, le llegan al corazón a cualquier ser humano”, relata Davidson.

TABÚ

La mayoría de los artistas consultados que participan en Un corazón normal considera que el tema del VIH sigue siendo un tabú en la sociedad panameña.

“El mejor ejemplo ha sido precisamente lo que nos ha pasado a la hora de tratar de conseguir patrocinios para Un corazón normal. En pocas palabras, cero. Nadie ha querido involucrarse por la temática de la historia”, confirma Aarón Zebede.

Para Janelle Davidson, el istmo “no se conoce por su alta aceptación -o, incluso, tolerancia- hacia la homosexualidad. Sí estamos viendo un cambio generacional, que esperamos que se propague y tome raíz. Hay hombres y mujeres con mucho talento y ganas de aportar al país y no nos podemos dar el lujo de apartarlos solamente por su orientación sexual”.

Distinto opina el actor Lucho Gotti, quien señala que “las personas aprendieron sobre este mal. Los conscientes se protegieron y los inconscientes aún se siguen contagiando. Esto ocurre porque ya le perdieron el miedo al mal y al estigma”.

A su colega Adrián Benedetti le parece increíble “pensar que se han gastado miles de millones de dólares en construir hospitales, que hoy están vacíos, y no se invierte nada en prevención. La población debe estar clara que tener sexo sin protección es un gran riesgo y que el VIH se puede tratar y controlar entre más temprano se diagnostica. Que la juventud desconozca todo esto es evidencia de la gran ignorancia que persiste en Panamá”.

¿ACEPTACIÓN?

¿El homosexual es aceptado en Panamá? Aarón Zebede opina que “la homofobia local es producto de un machismo cultural. En nuestro país por lo menos no es tan grave como en otros países”, plantea.

En el istmo, resalta Janelle Davidson, subsiste la homofobia, “la cual -espero- podamos erradicar en un futuro cercano”.

Lucho Gotti tiene otro parecer. Anota que la comunidad homosexual es aceptada “en la sociedad, las empresas, la televisión, etc. A pesar de que una porción de la población opina que es aberrante el matrimonio entre personas del mismo sexo, no creo que hay discriminación hacia los gais... Es simplemente un asunto religioso”.

Aunque Adrián Benedetti considera que hemos mejorado en aceptar la homosexualidad, todavía hay una doble moral. “Muchos heterosexuales dicen: ‘los acepto mientras no se metan conmigo’, pero al decir eso siguen con una actitud discriminatoria y represiva”, dice.

Le da esperanzas a Benedetti que en Panamá no se registran crímenes de odio hacia el homosexual, pero “gran parte de la sociedad los sigue juzgando fuertemente. Eso se ve reflejado en la falta de atención ante el gran problema del VIH y sida y el tema de leyes antidiscriminación, matrimonio, etc”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código