FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

El fútbol se hace comida en Río

Un festival en Río de Janeiro ha llevado la emoción de la cancha a los platillos que degustan los comensales.

Los aficionados al fútbol podrán no solo ver una “Prórroga”, una “Lambretta” y una “Bolea” durante la Copa Confederaciones, sino degustarlas en un circuito o festival gastronómico con una veintena de establecimientos del centro de Río de Janeiro.

Se trata de algunos de los platos y aperitivos en los que cocineros de restaurantes, bares y hoteles han intentado traducir al ámbito gastronómico la emoción del terreno de juego.

Uno de ellos es “Pelotas en el césped”, que reproduce la hierba, los jugadores, las porterías, las líneas del campo y hasta el banderín de esquina a base de bolitas de salchicha casera de cerdo, rodeadas de patatas fritas, col y aceitunas.

Lo realizó el chef Valtecio Borges para la Cachaaria Mangue Seco, un local de venta del licor de caña brasileño (cachaa) y aperitivos en el barrio Lapa.

“Es un desafío, requiere tiempo, calma, no sirve apresurarse”, dijo el chef André Luis Silva, del establecimiento Rio Scenarium.

La creación de este hincha del equipo carioca Fluminense fue el “Regate tornillo”, que consiste en macarrón “tornillo” con salsa de pesto, dos medallones de filete mignon y un tomate cherry, sazonado con perejil y queso parmesano.

Cada plato del festival, que durará hasta el 30 de junio, el día de la final de la Copa Confederaciones, viene acompañado de una cachaa de Río de Janeiro.

Entre los participantes está una de las instituciones culinarias de la ciudad carioca, la Confitería Colombo, erigida hace 118 años en su corazón, que ofrece un postre con un nombre que lleva el sabor de pedir más: “Prórroga”.

Creado por los chefs Alexander Barcelos, Renato Freire, Manuel Vieira Silva y Wagner, ese postre es nada menos que un delicioso hojaldre con el relleno de su tradicional pastel de Belén junto con cachaa, ralladura de limón y azúcar.

Socio del Café Musical Carioca da Gema, Thiago Cesario Alvim tiene una relación con el fútbol que va más allá de su participación en el circuito gastronómico, pues es vicepresidente de asuntos sociales y comunicación del equipo Botafogo.

“El fútbol y la comida están muy conectados. Por ejemplo, ir al estadio es un ritual y tenemos también un ritual gastronómico”, dijo el empresario.

Los precios de los platos van de 12 a 66 reales (de 6 a 33 dólares), aunque algunos de ellos se venden según el peso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código