LITERATURA INFANTIL

El gozo de leer y escribir para niños

Un grupo de escritores latinoamericanos, que participaron de Centroamérica Cuenta, comparten cómo se convirtieron en lectores.

Temas:

La sexta edición de Centroamérica Cuenta se realizó en el marco de la Feria Internacional del Libro de Costa Rica. Cortesía - Centroamérica Cuenta La sexta edición de Centroamérica Cuenta se realizó en el marco de la Feria Internacional del Libro de Costa Rica. Cortesía - Centroamérica Cuenta
La sexta edición de Centroamérica Cuenta se realizó en el marco de la Feria Internacional del Libro de Costa Rica. Cortesía - Centroamérica Cuenta

El escritor Frank Kafka aseguraba que se lee para buscar respuestas a las preguntas más antiguas que acompañan a los seres humanos. El autor de las novelas El proceso y El castillo proclamaba: “un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros”.

Mientras que el novelista Julio Cortázar estaba convencido de que no había mayor felicidad en el mundo que perderse entre las páginas de un buen libro.

O la popular sentencia de uno de los símbolos globales del ser lector, el poeta Jorge Luis Borges, quien una vez indicó: “que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leído”.

Leer, ese acto que abre los ojos, debe comenzar desde temprano guiado por los padres. Cortesía - Centroamérica Cuenta Expandir Imagen
Leer, ese acto que abre los ojos, debe comenzar desde temprano guiado por los padres. Cortesía - Centroamérica Cuenta

Ese encuentro

Las primeras lecturas siempre marcan a todos los chicos que recién inician sus encuentros con las obras, ya sea de la mano de una biblioteca en su residencia o en su colegio, o bien bajo el influjo de padres o maestros que son lectores y pasan esa costumbre como una herencia a sus seres queridos.

El narrador Graham Greene recordaba con estima aquellas lecturas de su infancia y cómo le permitían adivinar cómo sería el futuro.

A la autora Marguerite Yourcenar le gustaban tanto de niña los cuentos de hadas que “me paseaba con una varita, y frotaba los objetos, pidiéndoles que se convirtieran en oro”.

La radio

Ese tema de la importancia de leer y de la necesidad que se vuelva una costumbre temprana entre los más chicos, fue motivo de reflexión entre creadores literarios que participaron en la pasada versión del festival Centroamérica Cuenta, cuya versión 2019 se llevó a cabo en el marco de la Feria Internacional del Libro de Costa Rica.

El universo de las lecturas y su encuentro con la imaginación para el novelista Sergio Ramírez, premio Cervantes 2017 y padre de Centroamérica Cuenta, no fueron a través de obras impresas sino por medio de lo que oía por la radio.

Las aventuras del pirata Sandokán y del Corsario Negro, hijos del novelista Emilio Salgari, los escuchaba por una emisora de radio en su Nicaragua natal.

Esas voces que salían de aquel aparato de transitores le permitía a Sergio Ramírez “imaginarme la trama de lo que me contaban: la selva, el mar, todo hecho en un modesto estudio de grabación”.

La lectura debe ser un acto voluntario y no obligado. Expandir Imagen
La lectura debe ser un acto voluntario y no obligado. Cortesía - Centroamérica Cuenta

Cuando tenía 12 años, se abrió un concurso radial a nivel nacional. Invitaban a la audiencia para que mandaran sus historias.

“La historia que ganaba la iban a interpretar. Gané el concurso, no escuché ese día la radio, pero en mi barrio mucha gente sí. Porque me hice famoso, porque mencionaron mi nombre. Mi papá me financió mi traslado de Masatepe a Managua, donde estaba la Radio Mundial, que era para mi como un santuario. El director era un tico de nombre Armando, que estaba exiliado en Nicaragua”, recuerda el autor de Margarita, está linda la mar, Premio Internacional de Novela Alfaguara 1998 y Premio Casa de las Américas 2000 de Novela José María Arguedas.

La recompensa del certamen eran dos botellas de ron. “Sí, ese fue mi primer premio literario en la vida”, comenta entre risas quien en el 2014 obtuvo el Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en Idioma Español otorgado por el Gobierno de México, por medio del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Luego Sergio Ramírez pasó de los argumentos narrados a través de las ondas de radio, a leer con pasión y frecuencia los cómics o historietas, en especial, una edición argentina de Penecas, un semanario ilustrado pensado para los niños, que publicó los días sábados en Chile, la Editorial Zig-Zag desde 1908, hasta el año de 1960.

“Los grandes clásicos de la literatura terminan siendo lectura para los niños, aunque no fuera el propósito original de sus autores cuando los escribieron, como pasó con las andanzas de Ulises, o el capitán Ahab, quien desea vengarse de la ballena blanca en la novela Moby-Dick, de Herman Melville”, anota el que recibió la Medalla de Honor Presidencial Centenario de Pablo Neruda (Chile, 2004).

Mientras que comenzó a escribir libros infantiles como La jirafa embarazada cuando tuvo sus propios nietos y le tocaba contarles todo tipo de historias para entretenerlos.

Los libros infantiles deben ser inventivos y lúdicos. Expandir Imagen
Los libros infantiles deben ser inventivos y lúdicos. Cortesía - Centroamérica Cuenta

Desde chiquillo

A Mempo Giardinelli, escritor y periodista argentino, le contaron sus primeras historias cuando era un chiquillo. Después pasó a ser el contador de cuentos.

“Éramos muy pobres, vivíamos en casas alquiladas. La casa era una sola pieza que era cocina, comedor, centro de estudios, etc., todo en el mismo espacio, donde mi hermana y yo escuchábamos narraciones orales de parte de nuestros adultos, en un tiempo en que no había televisores”, comparte quien logró el Premio Nacional de Novela, en México (1983) y el Premio Grandes Viajeros 2000 en España.

Su mamá y su hermana mayor leían mucho y ambas terminaron ejerciendo el oficio de bibliotecarias en su natal Resistencia, Chaco (Argentina). “Era normal estar rodeado de libros. Mi padre solo tenía tercer año de bachillerato, pero era un gran lector de periódicos. Él nos narraba sobre los fundadores, en el siglo XIX, de la clase trabajadora”.

“La vida era una narración. El contar era mucho más que un sentido educacional y de propaganda, era más que eso. Cuando regresé a mi patria, de México tras el exilio, trabajé en la Argentina en una revista literaria. Por ocho años leí cuentos de todas partes del mundo. Por eso, cuando pude hice mi propia revista”, rememora quien ha publicado libros de cuentos para niños como Valeria y el misterio de la poesía (2011) y Celeste y el girasol (2009).

Sus maestros en México fueron Augusto Tito Monterroso y Juan Rulfo, a quienes conoció de muchacho.

“Leer abre los ojos, ese era nuestro lema. Por eso, me encanta contarle cuentos a mis seis nietos. Mis cuentos son mi vida. Cuando escribo siento que estoy dialogando, porque los pienso para alguien que quiero, que conozco”, indica el también ensayista y novelista.

Escribió cuentos para niños cuando ya era adulto y tenía hijos. De ese ejercicio surgieron obras como El Cheruvichá (2007), Cuentos con mi papá (2004) y Luli, una gatita de ciudad (2000). “La literatura para niños permite ser serio y no tratar a los chicos como unos idiotas, los idiotas somos los grandes”.

Siempre hay un tema que despertará su curiosidad. Expandir Imagen
Siempre hay un tema que despertará su curiosidad. Cortesía - Centroamérica Cuenta

Los abuelos

Curiosa la vida, la argentina Claudia Piñeiro, de jovencita, mandó sus cuentos a la revista Puro cuento, donde laboraba Mempo Giardinelli. La vida es cíclica, se confirma. “Compraba esa revista y por entonces no conocía a Mempo”.

En su casa quien contaba las historias era la abuela materna y las canciones eran una responsabilidad de su abuelo paterno, eran canciones de su Galicia (España). “Yo pedía que me repitiera mi abuela sus cuentos una y otra vez, que no sé si los leía previamente o si se los inventó ella”.

“Mi casa era humilde, pero con una biblioteca, no importa si era pequeña”, indaga en su memoria la Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2010 por Las grietas de Jara y Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil 2005 (Editorial Norma y la Fundación para el Fomento de la Lectura, Fundalectura, Colombia) por Un ladrón entre nosotros.

“Cada libro que me pedían en el colegio era un motivo de alegría, porque así se aumentaba el tamaño de nuestra biblioteca. Me encantaba ponerme en los zapatos de esos personajes”, sonríe la también dramaturga y guionista.

Como estudiante de secundaria le tocó leer en la clase de Español el reportaje Relato de un náufrago, de Gabriel García Márquez. “Pensé que no me iba a interesar y me equivoqué, porque me gustó mucho la historia de ese marino que naufraga en el mar”.

Comenzó a escribir cuentos como el libro Serafín, el escritor y la bruja (2000) cuando fue madre, “para dialogar con mis hijos, aunque fueran chiquitos. La buena literatura infantil maneja un lenguaje más cercano a la poesía y no tanto se basa en lo real. Es para mí como un recreo entre que termino y comienzo una nueva novela”.

Desde la cuna

Shirley Campbell, descendiente de jamaicanos y nacida en Costa Rica, estudió en colegios donde impartían talleres de creación literaria y era normal que sus maestros le compartieran historias.

Aunque es poeta, ensayista y antropóloga, le gusta sobremanera leer cuentos, porque sabe que los relatos cortos saben llegar al corazón del lector, de todas las edades, de forma precisa.

“Los cuentos son experiencias que van a surgir por un proceso de aprendizaje. Los cuentos son un instrumento de educación para los niños y para los adultos”, opina la autora del poemario Rotundamente negra y otros poemas.

“Desde la cuna uno tiene acceso a los cuentos con las historias que te cuentan, que es una de las más maravillosas experiencias, porque leer siempre es algo transformador. Me gusta compartir en mi clase con mis alumnos los cuentos, porque esa es una de las responsabilidades de toda maestra”, resalta.

En su hogar nadie leía cuentos, “fue en la escuela cuando lo aprendí. Mis hijos varones leían muchos cómics, se enamoraron de la lectura a través de ellos”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Oct 2019

Primer premio

8 4 7 0

CDDA

Serie: 10 Folio: 12

2o premio

7993

3er premio

2019

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código