FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Trataremos el tema desde las 2:00 p.m.

Entre la guerra y la política

En el devenir del sistema judicial de Inglaterra, nunca un súbdito de la Corona pedía una sanción por una obra literaria.
Juan David Morgan tardó más de tres años investigando la época en que Sir Henry Morgan se hizo a la mar. LA PRENSA/David Mesa. Juan David Morgan tardó más de tres años investigando la época en que Sir Henry Morgan se hizo a la mar. LA PRENSA/David Mesa.
Juan David Morgan tardó más de tres años investigando la época en que Sir Henry Morgan se hizo a la mar. LA PRENSA/David Mesa.

Hace 10 años, Jim Malcom, por entonces embajador de Inglaterra en Panamá, visitó la firma de abogados Morgan & Morgan, y le trajo como presente a Juan David Morgan una fotocopia del testamento de Sir Henry Morgan, cuyo original reposa en Jamaica, de donde venía el diplomático y es el sitio donde murió el corsario.

Podría decirse que ese fue uno de los primeros pasos en la investigación de lo que luego sería la novela histórica Entre el honor y la espada: la inédita historia del legendario Henry Morgan.

En sus tres años de pesquisas, Juan David Morgan descubrió que novelas sobre Sir Henry hay pocas en el mercado mundial, entre ellas La taza de oro, de John Steinbeck, Nobel de Literatura, pieza que en particular no termina de gustarle a Juan David.

Lo que sí es que existe un buen número de ensayos y biografías confiables en torno a este filibustero.

CASO JUDICIAL

En su nueva novela, el autor nacional muestra no solo al estratega que fue el terror de los españoles en el mar Caribe, sino también al esposo y al hijo.

Aunque en especial, su punto fundamental es el hecho de que Sir Henry llevó a juicio a los libreros de Londres William Crooke y Thomas Malthus, que en enero de 1684 publicaron obras que ponían en entredicho la honorabilidad de quien atacó ciudades como Yucatán, Maracaibo, Portobelo y Panamá.

¿Su petición? Recibir en compensación 10 mil libras esterlinas de cada uno de los editores.

Por eso, Entre el honor y la espada es, por un lado, un drama judicial, pues buena parte de sus 364 páginas se concentra en ese caso que fue un hito en el devenir de la jurisprudencia inglesa.

Por otro, es un thriller político en toda regla, pues analiza la desafiante y tensa relación entre el imperio español con sus vecinos europeos de la época colonial, en especial su delicado trato con Inglaterra y Francia.

“Era una época incipiente en el sentido de la justicia, aunque fueron los ingleses quienes prácticamente la inventaron. El caso de Morgan fue un hito. Era un interesante precedente su petición. Yo lo hubiera defendido en esa causa”, anota el presidente del Patronato del Museo del Canal Interoceánico de Panamá y además de la Fundación Ciudad del Saber.

HECHO

En su novela, Juan David Morgan confirma que Sir Henry no quemó la ciudad de Panamá cuando atacó el istmo en 1670, sino que aquello fue decisión de autoridades españolas, como del gobernador Pérez de Guzmán, aunque admite que el ataque del corsario sí provocó ese final.

Lamenta que algunos de los libros de historia que estudian los niños y jóvenes panameños en sus colegios manejen esa clase de inexactitudes históricas en torno a un istmo que almacenaba el oro y la plata traída de Perú.

“No es heroico lo que hicieron los españoles en su momento, pero sí fue efectivo. Todavía hoy se usa ese principio en la guerra: no le das nada al enemigo”, comenta.

Resalta además la tremenda batalla entre los españoles y los 1,800 hombres de Morgan (repartidos en 38 navíos) en el fuerte de San Lorenzo, y lo difícil que fue el ascenso del corsario y sus huestes por el río Chagres.

PARALELISMOS

Juan David Morgan plantea que los piratas no han desaparecido del todo del mapa global, como queda en evidencia con los recientes casos que se han dado en el golfo de Adén y en el océano Índico a mano de modernos corsarios somalíes.

O aquellos que toman patentes de propiedad intelectual ajena, como le pasa al escritor colombiano Gabriel García Márquez, a quien “le piratean sus libros antes de llegar a las librerías”.

En tanto, el acto de la guerra, que desangró a España e Inglaterra, pero que a la par era un impulso económico, tampoco ha desaparecido en el presente, y pone como botón las lucrativas y recientes guerras de Estados Unidos en Irak y Afganistán.

Es que la política no ha cambiado mucho desde los tiempos de Sir Henry. “En Panamá, por ejemplo, hay familias que por las campañas políticas quedan divididas, no por conveniencias, sino porque lo creen de verdad”.

Más que ruinas

Opina el escritor que el patronato a cargo de Panamá Viejo está haciendo un gran trabajo, aunque falta mucho más para sacarle el provecho histórico y turístico a este patrimonio del planeta.

“Es una de las pocas ciudades que fue destruida por el ataque de un pirata y la ciudad se muda por esa razón. Otras ciudades se destruyen y se reinventan allí mismo”, indica.

Lamenta Morgan que hubo gobiernos nacionales que en el pasado dejaron que se construyeran inmuebles encima de edificaciones de tanto valor histórico. “Eventualmente hay que recuperar ese sector y hacer un parque aún más grande”.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código