PAULO COELHO

De la importancia de la alegría

El labrador. El sabio indio Narada pidió a Dios que le mostrase un hombre amado por Él. El Señor le aconsejó buscar a cierto labrador.

-¿Qué haces para que el Señor te ame tanto? –preguntó Narada al labrador, cuando lo hubo encontrado.

-Digo Su nombre por la mañana. Trabajo el día entero, por la noche me divierto un poco, y digo Su nombre antes de dormir.

“Creo que me he equivocado de hombre”, pensó Narada. Y esa noche tuvo un sueño.

El Señor le decía: “Llena un cuenco de leche, ve a la ciudad y vuelve sin derramar ni una sola gota”.

A la mañana siguiente, Narada hizo lo que el Señor le ordenaba. Por la noche, tuvo otro sueño, en el que el Señor le preguntaba:

“¿Cuántas veces pensaste en mí mientras cargabas con la leche?”

“¿Cómo podía pensar en el Altísimo? ¡Estaba ocupado en no derramar el contenido del cuenco!”

“Un simple cuenco hace que me olvides. Y el labrador, con todos sus quehaceres y con su diversión por las noches, piensa en mí dos veces al día”.

La tienda. Abu Sari tenía una tienda en el mercado de Bagdad. Se pasaba el día vendiendo, comprando y regateando. Pero todas las tardes iba a su jardín al fondo de la tienda y rezaba.

Un día, un monje, que decía estar muy cerca de Dios, buscó a Abu Sari para compartir con él su felicidad.

-¿Dónde vives? –le preguntó el comerciante.

-En las montañas. Allí puedo contemplar la faz del Altísimo y sumergirme en sus bendiciones.

-Si vives en las montañas, eso quiere decir que estás lejos de los hombres, y quien se aleja de las criaturas del Señor no puede estar muy cerca del mundo espiritual.

“Justamente, una vida normal es la que hace estar siempre cerca de la presencia de Dios”.

¿Solo la mitad? El venerable Nitju se aproximó al maestro.

-Ya hice las meditaciones, los rezos y los ejercicios que me mandaste. Pero como nunca ocupan todo mi tiempo, después salgo con amigos y amigas.

El maestro no dijo nada. Nitju continuó:

-Y me quedo con la sensación de que solo la mitad de lo que hago es sagrado.

-Cuando estás sentado a la mesa, ¿aplicas los conocimientos adquiridos durante las prácticas espirituales?

-No. Tan solo me divierto.

-Entonces, tu día es sagrado, pues equilibras la disciplina de la búsqueda con la alegría de la vida.

Camino a Damasco. Un hombre recordaba su amor perdido y su alma estaba en llanto. “¡Pobre del ser humano que conoce el amor!”, pensaba.

En aquel momento, oyó cantar a un ruiseñor.

-¿Por qué haces eso? –preguntó el hombre al ruiseñor-. ¿No ves que mi amada, que tanto gustaba de tu canto, ya no está aquí a mi lado?

-Estoy contento -respondió el ruiseñor.

- ¿Tú nunca has perdido a un ser querido? –insistió el hombre.

-Muchas veces -respondió el ruiseñor-. Pero mi amor continuó siendo el mismo.

El hombre sintió esperanza.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código