TALento nacional

‘Los inocentes’, un retrato de nuestros vicios y virtudes

La interesante, didáctica e indispensable pieza ‘Los inocentes’, escrita y dirigida por Isabel Burgos, muestra las sombras y las luces del ser panameño en materia de convivencia social.

Temas:

Valerie Troncoso, Arturo Wong Sagel, Luis William Morgan y Augusto Posso son parte del encanto de este montaje que se presenta hasta el domingo en el teatro La Estación. Cortesía Valerie Troncoso, Arturo Wong Sagel, Luis William Morgan y Augusto Posso son parte del encanto de este montaje que se presenta hasta el domingo en el teatro La Estación. Cortesía
Valerie Troncoso, Arturo Wong Sagel, Luis William Morgan y Augusto Posso son parte del encanto de este montaje que se presenta hasta el domingo en el teatro La Estación. Cortesía

El suegro de Isabel Burgos le contó un hecho ocurrido cuando él laboraba en la sucursal de Balboa del Chase Manhattan Bank.

Era el año de 1965, y desde Nueva York (Estados Unidos) recibieron la orden de ascender a un empleado negro, que era mensajero, a cajero.

Esta decisión de igualdad fue tomada como algo negativo y errado por un sector de los clientes estadounidenses blancos de aquella empresa bancaria.

Los clientes, ofendidos e indignados por la justa iniciativa, protestaron por varios días afuera del establecimiento, pero el tren de la civilización siempre continúa su paso, aunque los salvajes y los bárbaros siempre quieran detener los avances.

Esta situación fue la base para que la actriz, productora y dramaturga escribiera Los inocentes, que se presenta en el teatro La Estación (vía España), hoy viernes 26 y mañana sábado 27, a las 8:00 p.m., y este domingo 28 de abril, a las 7:00 p.m.

Rescate

Esta interesante pieza, que obtuvo el premio Ricardo Miró en la sección teatro en 2018, es indispensable por más de una razón.

Los inocentes demuestra que el teatro todavía es un espacio para rescatar, estudiar y evaluar la memoria colectiva; que el arte escénico sigue colaborando a que los momentos claves de la historia de una sociedad no se olviden ni se minimicen; que la manifestación que cuenta historias desde un proscenio continúa siendo un puente entre el ayer de los que fueron testigos de una situación emblemática de un país y el presente de los jóvenes que no lo vivieron en carne viva y que por ello no siempre le dan el valor necesario.

Ejes

Los inocentes, centrado en cuatro empleados panameños de un banco estadounidense (tres hombres y una mujer), le permite a Isabel Burgos desarrollar varios ejes temáticos desde un drama que nunca deja de ser cómico y viceversa.

No es gratuito que Los Inocentes, cuando analiza el racismo, la discriminación y los prejuicios sociales y económicos del siglo XX en el continente americano (zonas grises que no han desaparecido en este siglo XXI), use a la antigua Zona del Canal como caldo de cultivo de esas realidades.

¿Por qué tomó esa decisión? Porque ese país dentro de nuestro país fue, y es, símbolo del dominio y los abusos de un imperio foráneo (Estados Unidos) sobre una nación pequeña en su territorio (Panamá), pero grande en su constante lucha por la autodeterminación y su deseo de derribar la llamada quinta frontera.

Burgos no cae en el patriotismo barato. Evita construir a los panameños como dueños de todas las virtudes y a los estadounidenses como los señores del mal. No.

También nos recuerda que los istmeños sabemos ser racistas, discriminatorios, prejuiciosos, oportunistas y clasistas, porque muchos nos creemos blancos (de ser posibles, arios con dinero y con amigos influyentes) y vemos como algo inferior nuestros comprobados orígenes procedentes de los pueblos originarios y de los afrodescendientes.

Los actores

Arturo Wong Sagel, Augusto Posso, Luis Williams Morgan y Valerie Troncoso colaboran al éxito de Los inocentes.

Cada uno ha salido de su zona segura interpretativa, para internarse en nuevos registros, que en artistas sin valía este cambio se puede convertir en una arena movediza que los absorbe hasta el alma, aunque este cuarteto sale bien librado de este reto gracias a su condición de ser talentoso.

La dirección, el ritmo y el tono de la puesta escena de Isabel Burgos en Los inocentes camina por la delgada línea que une y separa a la burla crítica de lo patético y lo irónico de lo preocupante del comportamiento humano cuando este desprecia o reduce al otro como una actitud social aceptada y promovida, y cuando esa clase de individuos cree que está varios escalones por encima del resto, tanto por los privilegios de los que en ocasiones gozan y por el poder que a veces ostentan.

Los inocentes es una obra útil, didáctica, sincera y divertida sobre quiénes hemos sido los panameños en las diversas épocas de la historia patria y qué metas deseamos y debemos alcanzar para ser realmente educados, ilustrados y humanos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 May 2019

Primer premio

0 6 0 0

ACBC

Serie: 17 Folio: 10

2o premio

4684

3er premio

8600

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código