El jaguar no come gente

El turismo sostenible comunitario es una opción para la conservación del gato más grande de América.
Muchos jaguares son cazados debido al temor que se les tiene y al conflicto con los ganaderos. CORTESÍA /Ricardo Moreno. Muchos jaguares son cazados debido al temor que se les tiene y al conflicto con los ganaderos. CORTESÍA /Ricardo Moreno.
Muchos jaguares son cazados debido al temor que se les tiene y al conflicto con los ganaderos. CORTESÍA /Ricardo Moreno.

Que el jaguar está amenazado por la destrucción de los bosques, la cacería de sus presas y de sí mismo, debido al conflicto con los ganaderos –cuando se ve obligado a cazar perros, vacas o caballos al no hallar comida en su hábitat– es un problema harto conocido. Lo novedoso, y que ya se implementa en Panamá, es la práctica del turismo sostenible comunitario como una opción para promover su conservación, partiendo de la premisa de que un jaguar vale más vivo que muerto. Los habitantes de las zonas cercanas a los bosques y los turistas aprenden a valorar el hábitat de este gran felino siguiendo sus huellas, a la vez que las comunidades perciben ingresos de estas actividades.

Según estimaciones del biólogo Ricardo Moreno, miembro del grupo Yaguará Panamá-Sociedad Panameña de Biología –y quien ha estudiado los felinos silvestres desde 1997 en Panamá, la península de Osa en Costa Rica y ha viajado a Tambopata en la Amazona peruana y a Petén de Guatemala– en los últimos 25 años se han matado 194 jaguares en Panamá, aunque, señala el experto, este número es solo la punta del iceberg.

Moreno indica que en los alrededores del Parque Nacional Portobelo, en los últimos 25 años se han dado pérdidas de al menos mil animales, sobre todo ganado. Dado que el valor de cada animal es de unos 500 dólares e, incluso, mil o mil 500 dólares, dependiendo de su calidad y raza, las pérdidas son significativas. Esto ocurre en casi todo el país, pero “donde hay más ganado pegado al bosque hay más conflicto”.

El Llano y Bayano en Chepo, los alrededores de la laguna Matusaragati, Chagres y Portobelo, fincas cerca del Parque Nacional Darién y del Parque Nacional Santa Fe, en Coclesito y Bocas del Toro son algunas zonas donde se da esta situación, que es exacerbada por el temor hacia el jaguar. “El jaguar es poderoso, capaz de abatir un caballo y vacas adultas, pero si fuera depredador de seres humanos, estoy seguro de que yo, como muchos de mis colegas, ya estaríamos muertos, además de muchos ganaderos, campesinos e indígenas. Hay un miedo infundado hacia ellos”.

Cerca del Canal de Panamá ya casi no hay jaguares, afirma. “Llevamos una investigación en el Parque Nacional Soberanía y desde junio de 2013 hasta la fecha (julio 2014) no tenemos fotos de jaguares ni pumas; esto no quiere decir que no haya, pero sí es alarmante. Quedan pocos y, de seguro, al borde de desaparecer en el área canalera”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

POSIBLE DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Suspenden audiencia por el préstamo de la Caja de Ahorros

Felipe ‘Pipo’ Virzi
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código