La labor de reforestar y preservar

El proyecto CBMAP II involucra a las comunidades en el proceso de establecer un desarrollo sostenible en los alrededores de 14 áreas protegidas en Panamá.

Reducir la pobreza rural, promoviendo la conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de la diversidad biológica del país, es el propósito del proyecto Productividad Rural/Consolidación Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño (CBMAP II), de acuerdo con su gestor, la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam).

A un costo de 18.1 millones de dólares, su razón de ser se sustenta en el objetivo de contribuir al incremento del ingreso y del empleo de los pequeños productores rurales en Panamá.

En el plano ambiental, su alcance se proyecta hacia la conservación de la diversidad biológica de importancia global y a la protección de los ecosistemas boscosos, de montaña y marino-costeros.

Este segundo convenio del Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño fue pactado para el período 2007-2013, y se estableció para implementar inversiones ambientales en 14 áreas protegidas de interés global y sostenible.

Un fin esencial del proyecto es involucrar a las comunidades en el proceso de establecer un desarrollo sostenible en los alrededores de las áreas protegidas, según Alejandra Araúz, consultora del CBMAP II.

Según Araúz, la proyección es hacia la realización de 350 inversiones ambientales, de las cuales quedan pendientes 60 por ejecutar.

Las obras

En la provincia de Los Santos se siguen variadas acciones, una de ellas es llevada por la Asociación de Mujeres Rurales Bertina V. de Vergara, creada en 1999 y formada por 30 miembros dedicadas al trabajo artesanal.

Estas mujeres en conjunto con el proyecto CBMAP II obtienen capacitaciones para mejorar la técnica y la administración de la actividad en que se desempeñan. A cambio, se comprometen a hacer labor de reforestación, siembran y cuidan varios cientos de plantones en los alrededores de su comunidad y en los predios del acueducto que les proveé de agua en Tonosí, dijo Enma Vergara, presidenta del grupo.

Igual labor realiza Lastenia de Prado con la Asociación Santo Tomás de Villa Nueva en Pocrí. Junto a 12 artesanos, ella trabaja productos hechos a mano.

La obra se complementa con el establecimiento de un zoocriadero de iguanas verdes, en el cual participan 16 personas de la comunidad.

Parte del compromiso es liberar 10% de los críos a la vida silvestre cuando alcancen la madurez, así mismo quienes se dedican a atenderles, en un período de tres años pueden obtener beneficios al vender algunos de los animales para cría, explicó de Prado. En total, los miembros de la asociación tienen en cautiverio alrededor de 560 iguanas verdes.

En adición, la asociación construye un restaurante ecoturístico que ofrecerá comidas típicas de la región.

Las actividades que financia el Fondo de Inversiones Ambientales están relacionadas con reforestación y establecimiento de fincas agroforestales con especies nativas, agricultura orgánica, cría en cautiverio de especies silvestres en peligro de extinción, apoyo a la producción y mercadeo de artesanías y ecoturismo comunitario, entre otras.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código