Música

Un maestro nacional

Uno de los invitados de este Panamá Jazz Festival es el bajista, compositor, docente y arreglista istmeño Santi Debriano.

Temas:

El bajista, compositor, docente y arreglista istmeño Santi Debriano. El bajista, compositor, docente y arreglista istmeño Santi Debriano.
El bajista, compositor, docente y arreglista istmeño Santi Debriano. CORTESÍA/Panamá Jazz Festival

El bajista, arreglista y compositor Santi Debriano nació en 1955 en la provincia de Colón, aunque de pequeño residió con su familia materna en Juan Díaz.

Sus primeros cuatro años los pasó en el corregimiento del distrito de Panamá en la casa de su abuela materna.

“Había vacas cerca. Era un ambiente bien campestre el de aquel entonces. Teníamos unas Navidades muy alegres, porque nos daban muchos regalos y siempre había mucha música”, recuerda quien de chico se mudó con los suyos a Brooklyn (Estados Unidos).

Años después regresó al país y sintió pena porque ese hogar istmeño donde tuvo tantas experiencias infantiles había sido derrumbado, aunque comparte que todavía tiene tíos, tías y primos en este país con los que mantiene contacto.

“Cada tanto trato de regresar a Panamá. Hemos venido dos veces en los últimos cuatro años”, explica Debriano, quien dictó clases y ofreció un concierto durante este Panamá Jazz Festival, cuya versión número 15 termina este sábado 20 de enero.

Mientras que la mamá de Santi Debriano se expresaba desde el baile, su padre hacía lo propio desde la música y sus dos abuelos eran artistas del pentagrama.

“Mi papá era Alonso Wilson, un artista bien famoso. Era un gran pianista y un compositor notable en la década de 1940 en diversas orquestas. Uno de sus arreglos fue usado por el famoso cubano Benny Moré”, rememora quien inició a actuar de forma profesional en 1982 y desde entonces ha llevado su talento por diversas ciudades de América del Norte, Europa y el lejano Oriente.

Su carrera comenzó porque era un muchacho alto que se inscribió en un programa de música en Estados Unidos.

DE CÓMO SANTI TERMINÓ SIENDO BAJISTA

Realizó dos licenciaturas en el Union College, un posgrado en el New England Conservatory y más tarde una maestría en el Wesleyan University. Expandir Imagen
Realizó dos licenciaturas en el Union College, un posgrado en el New England Conservatory y más tarde una maestría en el Wesleyan University.

El bajo llamó la atención del panameño Santi Debriano cuando tenía nueve años y residía con su familia en la ciudad estadounidense de Nueva York.

Le pidió a sus padres participar en un programa de educación artística que se desarrollaba en las escuelas públicas de la Gran Manzana para aquellos estudiantes que tenían inclinaciones culturales.

Así formó parte de la banda musical de ese programa hasta cuando cumplió los 12 años.

Lo simpático es que Debriano llegó a la primera clase sin tener claro qué iba a tocar y vio cómo los maestros comenzaron a repartir los instrumentos que cada alumno tendría a su cargo.

Él no pidió el bajo, más bien le gustaba la idea de aprender a tocar la guitarra, sino que le asignaron ese instrumento porque vieron que era el chico más alto del grupo, y como Debriano es muy respetuoso y le hace caso a sus adultos, se quedó con este instrumento sin chistear y después le fue agarrando el gusto.

Comenzó a tocar el bajo de oído, hasta que clase tras clase aprendió a leer música de la forma correcta.

DOS CARRERAS

“Desde que era muy joven tuve la música a mi alrededor. Siempre supe que iba a ser músico profesional. Era realmente lo único que quería hacer con mi vida”, manifiesta quien estuvo por cuatro año en el cuarteto de Archie Shepp.

En el Union College estudió, a la par, composición y ciencias políticas.

“Por eso tengo dos diplomas de estudios superiores. Esto lo hice realmente por mis padres, que querían un plan b si la música no funcionaba como un trabajo seguro. No querían que solo estudiara una carrera liberal, sino que la combinara con algo más práctico”, plantea este maestro nacional que ha compartido escenario con colegas de renombre como Archie Shepp, Sam Rivers, Pharaoh Sanders, Oliver Lake y Freddie Hubbard.

Después realizó un posgrado en el New England Conservatory y más tarde una maestría en el Wesleyan University, para seguir perfeccionando sus conocimientos de música.

“Dejé los estudios políticos porque quería ser música, componer música y ser profesor de música”, plantea Santi Debriano, quien ha enseñado música en una variedad de entornos, ha dictado clínicas, cursos y talleres, y además ha sido docente de bajo para el Departamento de Jazz de la Wesleyan University, The New School y William Paterson University.

SU PADRE

Su principal inspiración a la hora de componer es su padre, el pianista y arreglista panameño Alonso Wilson, confiesa quien en 1985 retorna a Nueva York, donde comenzó a trabajar con músicos como Kirk Lightsey, Sonny Fortune, Chic Freeman, Elvin Jones, Freddie Hubbard, Louis Hayes y Danilo Pérez.

“Recuerdo yo joven viendo a mi padre haciendo música. Tenía yo como 13 años cuando hice mi propia composición, se la mostré a mi papá y él me incentivó a seguir adelante. Eso me ayudó mucho porque él creyó en mí”, resalta Santi Debriano, quien residió tres años en Europa, donde actuó con regularidad con el trío de Sam Rivers.

El jazz llegó a su vida también por la vía de su progenitor. Crecer en Nueva York en la década de 1960 también ayudó en ese proceso formativo de abordar este género.

Su papá tenía una radio en la casa y le gustaba poner estaciones que transmitían temas exclusivamente de jazz.

Cuando después se compró su propia grabadora, le ponía a su hijo las mismas 7 o 8 piezas que más les gustaban de jazz, en especial, las de dos sobresalientes artistas estadounidenses: el trompetista y compositor Miles Davis y el pianista y cantante Nat King Cole.

Estos discos escuchados en la casa del padre fueron su primera base de lo que representaba el papel del piano y el bajo en los sentimientos que sabe transmitir el jazz a los espectadores de todas las edades.

Por eso, es tan importante para este artista participar este año en el Panamá Jazz Festival. “Es un privilegio y un honor para mí. Es también tener la oportunidad de volver a mi casa y presentar lo que hago, que es música. Porque Panamá y Nueva York son mis dos hogares, tanto de una manera psicológica como de una forma geográfica. Espero que al público le gusten las composiciones que les ofrezco”.

OTRAS LABORES

Debriano lidera hoy día la banda Circlechant y el trío de bajos Castle Magic junto a los bajistas Essiet Essiet y Harvie S.

También dicta clases privadas desde su casa en Staten Island (Nueva York) y junto con el guitarrista Roni Ben Hur y el Dr. Fredrick Rouquier organizan el Summer Jazz Camp que se realiza en San Cezaire Sur Siagne (Francia) y el Adventures in Jazz Camp en Cabo Rojo (Puerto Rico).

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Ago 2018

Primer premio

2 4 0 9

DCAD

Serie: 5 Folio: 8

2o premio

3610

3er premio

1029

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código