10 mitos del autismo

1

El autismo ocurre en otros países, en Panamá casi ni se ve.

Falso. El autismo se ha incrementado en todo el mundo. En EU se habla de que uno de cada 88 niños recibe un diagnóstico de trastorno del espectro autista. En Panamá aún no hay una estadística exacta de cuántos casos de autismo tenemos, pero aplicando esta tasa podríamos hablar de alrededor de unas mil a 3 mil personas con esta condición.

2

El autismo ocurre por culpa de los padres que no saben aconductar.

Falso. El autismo no aparece por “culpa de” los padres. El autismo es una patología compleja, cuya causa no se ha determinado con exactitud. Se han descifrado alteraciones genéticas, sin embargo su origen es multifactorial. Factores ambientales y psicosociales podrían intervenir en la aparición de los síntomas.

3

Los niños con autismo son solo chiquillos malcriados, sus padres no saben controlarlos.

Falso. Piense que usted es un niño de siete años, que quiere ir al baño y su cerebro no le permite decir: “quiero ir al baño” y tampoco es capaz de señalar la puerta del baño, y los que están a su alrededor no le entienden. ¿Se imagina la desesperación? Pues esta dificultad genera a la persona con autismo una gran ansiedad, gritos, llanto, pataletas, autoagresiones. Estas conductas inapropiadas suelen tener una causa que los padres deben identificar y buscar ayuda profesional para que su hijo aprenda una forma funcional de comunicarse.

4

Autismo es lo mismo que retardo mental.

Falso. Muchos individuos con autismo son mal diagnosticados como personas con retardo mental, debido a su dificultad para comunicarse. Los chicos con autismo pueden presentar conductas inapropiadas (llorar sin motivo, reírse sin motivo, etc.), que pudieran llevar a la gente a pensar que tienen retardo mental. Mas, muchos tienen una capacidad de aprendizaje dentro de rango “estadísticamente normal”. Ellos aprenden diferente, por tanto los métodos de enseñanza deben ser distintos.

5

Las personas con autismo son sordo-mudas.

Falso. Al llamar por su nombre a un niño con autismo, este no voltea a ver quién lo llama, parece que no te hace caso o como si no escuchara. Pueden tener dificultad para comprender el sentido del lenguaje hablado. En general, las personas con autismo tienen una capacidad auditiva normal, y su capacidad para articular sonidos y palabras es potencialmente normal. Pero, algunos tienen dificultades para desarrollar la comunicación: desde problemas para iniciar una conversación hasta imposibilidad de decir palabras, o solo poder repetir las palabras que escucha (ecolalia). Debemos hablarles con frases cortas, mirarlos a la cara y darles un mensaje claro de lo que queremos decir. Muchos son pensadores visuales; si les enseñamos un dibujo o fotografía de lo que queremos expresarle nos entenderá con mayor facilidad.

6

Todas las personas con autismo son genios.

Falso. ¡Eso quisiéramos! En las películas de Hollywood presentan a personas con autismo como genios en las computadoras o con los números. Pero solo una minoría (Savants) presenta capacidades extraordinarias en ciertas áreas, por ejemplo, en cálculos numéricos, memorizar información, interpretación musical, etc. Sin embargo, estos mismos podrían estar seriamente limitados para hacer cosas sencillas como vestirse, lavarse los dientes, cuidar de sí mismos. Estas capacidades extraordinarias aparecen rara vez, por lo que es importante que encontremos sus habilidades y desarrollarlas.

7

Todas las personas con autismo son agresivas.

Falso. Algunos niños y adolescentes con autismo que no han recibido atención profesional pueden autoagredirse o agredir a sus cuidadores. Sin embargo, estas conductas pueden y deben ser controladas desde la infancia a través de intervenciones conductuales y en algunos casos podría requerirse medicación. Si se manejan a tiempo y adecuadamente estas conductas, los chicos con autismo suelen ser personas muy amables, cariñosas, respetuosas e incluso con una inocencia tal, que son ellos los que, en ocasiones, son víctimas de maltrato. En EU investigaciones mencionan que hasta un 46.3% de los chicos con autismo han sido víctimas de bullying en las escuelas.

8

Las personas con autismo solo pueden ir a escuelas de educación especial.

Falso. Pueden ser incluidos en centros educativos regulares, coordinando las adecuaciones curriculares que sean necesarias según habilidades y destrezas. De hecho, estudios arrojan que las personas con autismo aprenden mejor cuando imitan.

9

El autismo se cura con medicinas.

Falso. El autismo es una condición crónica para la cual aún no se ha descubierto un medicamento que elimine o “cure” los síntomas. El manejo debe ser integral y por un equipo de profesionales multidisciplinario (ejm.: neurología, psicología, paidopsiquiatría, fonoaudiología, terapia ocupacional, maestros de educación especial), en donde la familia tiene que involucrarse al 100%.

10

El autismo solo se ve en la infancia.

Falso. Se trata de una condición del individuo durante toda su vida. Algunos requerirán ser supervisados de forma permanente toda su vida. Esto genera ansiedad en las familias y cuidadores. En Panamá no existen lugares en los que los adultos con autismo que ya no tienen familia puedan vivir y ser individuos que aporten al desarrollo de la sociedad. Se necesita desarrollar proyectos que aborden el problema del autismo desde la detección precoz en la infancia, en los programas de estimulación temprana, hasta proyectos de tratamiento e integración social y laboral para los adultos con esta condición.

(La autora es especialista en Medicina Familiar).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código