Unas mujeres de puro ensueño

Durante todo febrero estarán expuestas en Tántalo las pinturas de Agata Surma, en las que rinde homenaje a la mujer y a la naturaleza.

La palabra “ensueño” es una de las favoritas en español de Agata Surma (Polonia, 1982) porque “significa no solo soñar, sino algo más, como existir en el mundo de sueños” o “existir en otra realidad”. Así ha titulado el conjunto de siete obras que expondrá durante todo febrero en Tántalo (Casco Antiguo).

“En estos ensueños las mujeres se vuelven espíritus que protegen la naturaleza. Una cuida el sol, mientras otra, el bosque y otra, la luna, el fuego y las estrellas”, explica la artista, quien considera que cada mujer “tiene un vínculo muy íntimo con la naturaleza y la capacidad interna de cuidarla”.

El rito de creación de estas piezas es toda una experiencia mágica para Surma: “primero busco crear textura en un lienzo blanco utilizando pegamento y pintura espesa. También uso papel de arroz, al cual le doy una forma y lo pego en el lienzo”.

Y continúa explicando: “después, comienzo a crear el fondo con acrílicos y tempera. Adoro esta etapa en la pintura porque tengo mucha libertad. Pienso en la mujer que estoy pintando, en su energía, sus talentos, porque la admiro y comienzo a sentir el color y el movimiento que tengo que hacer”.

“Desde que era niña veía muchos colores alrededor de la gente y para mí cada persona tiene sus colores, los recuerdo por sus colores”, cuenta la también bailarina.

En su estudio -ubicado en Casco Antiguo- escucha música, baila alrededor de la pintura y sobre el lienzo. “En la textura escondo palabras como amor, poder, luz, gracias, vida, energía, fuerza. Pongo colores en capas con mis manos, riego y diluyo, rociando el lienzo con agua”, dice Surma.

Para ella, este proceso creativo es “una meditación - como bailar con los ojos cerrados viendo colores que vienen y van y limpiar el piso en un templo budista al mismo tiempo -. El próximo paso es la forma humana en óleo”.

Además de conocer a las mujeres que pinta, Agata Surma siente admiración por ellas. Le gusta saber “qué las mueve adentro, por qué viven, sus pasiones, sueños y deseos”.

Y basada en esta información, crea la pintura: “el abstracto es una reflexión sobre esta mujer en particular y es lo que determina la posición de la mujer. Tengo que imaginar a la mujer en el abstracto antes de pedirle que pose para mí”.

Agata Surma añade que “las mujeres que pinto ya son diosas en la vida real y se vuelven espíritus de la naturaleza en mis pinturas”.

Por ejemplo, “Elise, la cuidadora del bosque, es ambientalista en la vida real, maneja varios proyectos de jardinería urbana y planta árboles. Naomi, la cuidadora de las estrellas, trabaja en el Hospital del Niño con infantes quemados, valiéndose de terapias alternativas para fortalecer a los niños psicológicamente. En este caso, ella es como una estrella, asegurando que la luz de estos niños no se apague”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Jul 2018

Primer premio

9 0 3 3

DADB

Serie: 12 Folio: 12

2o premio

8375

3er premio

8150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código