Feria del libro

La necesidad de armonizar palabras

Horacio Benavides integra la delegación de Colombia, que asiste a la Feria Internacional del Libro de Panamá.

Temas:

‘Soy un poco sordo, pero estoy cerca de la música; he escrito textos que se pueden cantar. Algunos poemas míos tienen imágenes cercanas a la pintura’: Horacio Benavides. Cortesía ‘Soy un poco sordo, pero estoy cerca de la música; he escrito textos que se pueden cantar. Algunos poemas míos tienen imágenes cercanas a la pintura’: Horacio Benavides. Cortesía
‘Soy un poco sordo, pero estoy cerca de la música; he escrito textos que se pueden cantar. Algunos poemas míos tienen imágenes cercanas a la pintura’: Horacio Benavides. Cortesía

Horacio Benavides no tuvo libros durante su niñez. Nació en el campo, en Bolívar (Cauca, Colombia), en 1949, “y la gente leía poco, pero tuve una rica tradición popular; escuché coplas y adivinanzas y relatos de fantasmas”. Su padre guardaba en un baúl obras “que solo él leía. Como a mis 10 años, en su ausencia, tomé la llave y saqué un libro: era Aura o las violetas, de José María Vargas Vila, lo leí a escondidas temblando; este autor era prohibido por la Iglesia en mi país”.

-¿Cuándo la poesía llegó a su vida?

Llegó muy temprano. Tenía tres años y fui con mi madre al pueblo. Nos quedamos a dormir en la casa de una amiga suya; era la primera vez que dormía fuera de mi casa, en un pueblo. Al despertar, sentí espanto, no escuchaba el canto de los pájaros. Había vivido sumergido entre animales y árboles, y por primera vez sentí su ausencia. No puede haber poesía sin la pérdida, sin la ausencia. La poesía es un intento de recuperación de un mundo perdido.

-¿Cuándo llegó usted a la poesía escribiendo versos?

Escribir poemas fue algo tardío, no pensé ser poeta, me sucedió; quería ser pintor y estudie pintura en Cali, quería cambiar el mundo, como muchos jóvenes de mi tiempo. Un día me abandonó la pintura y me fui detrás de la poesía. Publiqué mi primer libro a los 29 años.

-¿Cuál es ese momento para escribir un poema?

Escribo en la mañana temprano, uno acaba de salir del sueño y si tiene suerte conecta con la poesía, que es otro sueño.

-¿Qué lo impulsa a expresarse desde la poesía?

Una necesidad de armonizar las palabras, de escuchar sus sonidos, acercarme al misterio que es la vida y todo lo que nos rodea.

-¿Cuánto hay que esperar para que un poema hecho salga a la luz pública?

Después de escrito, el poema debe entrar en reposo. Es necesario separarse de él, tomar distancia, con el tiempo podemos mirarlo. Quinto Flaco aconsejaba dejar los poemas en salmuera por nueve años. Nosotros, nacidos en la premura, deberíamos, al menos, esperar nueve meses.

Usted obtuvo el Premio Nacional de Poesía de Colombia en 2013 por ‘Conversación a oscuras’. ¿Para qué sirven las distinciones?

Los premios traen algo contante y sonante y para el poeta esto es muy importante. Por otro lado, todos necesitamos algo de reconocimiento y con los premios el poeta escucha, por algunos días, la música de su nombre. No es fácil publicar poesía, un premio puede abrir las puertas de las editoriales.

-Háblenos de ‘Conversación a oscuras’.

Es un libro sobre las víctimas de nuestra larga guerra. En los años 1950, siendo niño, llegaron a la casa de mis padres, en el sur de Colombia, dos hombres buscando refugio; eran unos tolimenses liberales que huían de los ‘pájaros’; los ‘pájaros’ eran unas bandas de matones que hacían parte del gobierno conservador. Los dos hombres llegaron con una mano delante y otra atrás. Mis padres los acogieron y vivieron un tiempo con nosotros. Como era un niño no entendí ese drama. Este fue mi primer contacto con la violencia.. Luego los desterrados fueron millones.

-¿Por qué crea ‘El libro de las vocales olvidadas’?

Fue el vacío. Había publicado lo que tenía escrito, y me decía: ‘ya no tengo nada, qué escribiré ahora’. Echaba ideas al aire, me decía, tal vez escriba un libro sobre la ciudad, tengo que decir que el espacio de mis poemas es el campo, tal vez haga un libro pensado y racional, como los que escriben algunos poetas europeos; una mañana me senté y escribí dos poemas, en ellos apareció de nuevo la aldea y acepté mi destino. El libro de las vocales olvidadas es un libro sobre las primeras experiencias de mi niñez.

-¿Cuáles son sus poetas favoritos?

No tengo poetas de cabecera, soy un poco infiel. Por algún tiempo es uno, y de pronto cambio; tal vez sea Rilke el poeta que más me atrae; pocos como él nos entregan una vislumbre del misterio.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

INVERSIÓN Marlboro entra al negocio de cannabis

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

09 Dic 2018

Primer premio

8 6 4 0

ADBB

Serie: 22 Folio: 10

2o premio

0953

3er premio

9051

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código