El negocio de secuestrar mascotas

Personas afectadas por el secuestro de perros y gatos en Vietnam comparten sus testimonios.
DRAMA. Los dueños de los animales, desesperados, pagan miles de dólares para tenerlos de vuelta. EFE/Eric San Juan DRAMA. Los dueños de los animales, desesperados, pagan miles de dólares para tenerlos de vuelta. EFE/Eric San Juan
DRAMA. Los dueños de los animales, desesperados, pagan miles de dólares para tenerlos de vuelta. EFE/Eric San Juan

Los animales de compañía son blanco habitual de bandas de secuestradores en Vietnam, que los capturan para conseguir jugosos rescates, revenderlos como mascotas o convertirlos en carne para comedores especializados.

“Si son perros o gatos comunes, los envían casi siempre a los restaurantes, pero si son animales de raza los intentan revender como mascotas o exigen un rescate al dueño. He visto a gente desesperada pagar hasta mil dólares por recuperar a su perro”, explica el veterinario Nguyen Van Nghia, vietnamita que ha colaborado en la liberación de decenas de mascotas en Ho Chi Minh.

Nghia aconseja a las víctimas no pagar rescates para frenar estos delitos, pero es consciente de que la mayoría termina por ceder al chantaje con tal de reencontrarse con su animal favorito.

A Hien Pham, una vietnamita de 29 años, todavía le brotan las lágrimas cuando habla de ´Gina´, una perra de raza pomerania secuestrada por primera vez el pasado agosto en Ho Chi Minh.

“Estaba a unos metros de mí, delante de mi casa. Pasaba por allí un hombre muy bien vestido que iba hablando por el teléfono móvil. No sospeché de él por su buen aspecto. De repente, agarró a la perra, se subió a una moto y desapareció”.

Al día siguiente, Hien acudió al mercado callejero de animales de Ho Chi Minh y los vendedores localizaron a su mascota rápidamente tras decirles la raza y la parte de la ciudad en que fue capturada.

“Están asociados con los secuestradores, llevan todos los animales al mismo mercado”, protesta Hien.

Tras una tensa negociación, acordó un pago de 250 dólares y llevó a su perra de vuelta a casa, pero la recobrada felicidad no duró demasiado. Tres meses después, se la llevaron de nuevo sin dejar rastro. Cuando fue al mercado ya no pudo encontrar a ´Gina´.

Hien nunca pensó en acudir a la policía “porque sería inútil”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código