En directo: Café con La Prensa: Panamá en el podio del crecimiento Ver aquí

Por unos niños sanos y felices

Cifras locales muestran cómo Panamá no se exime de los crecientes casos mundiales de negligencia, abuso sexual y maltrato a los niños y jóvenes.

Este año la campaña mundial “19 días de activismo para la prevención del abuso y de la violencia contra los niños y jóvenes” ha sido orientada hacia los niños involucrados en el conflicto armado.

Según Anamaris McKay, coordinadora de la campaña por Panamá en representación de la Sociedad Panameña de Pediatría, “si bien en Panamá no se vive un conflicto de este tipo, debemos ser sensibles a lo que pasa alrededor del mundo y somos vecinos de un país en que actualmente se han registrado casos, como es Colombia”.

En cuanto a Panamá, de acuerdo con las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), entre 2004 y 2011 los tres tipos de maltrato más frecuentes son el físico, sexual y la negligencia, detalla McKay.

Entre los 19 tipos de maltratos identificados que se abarcan en la campaña están los niños involucrados en conflicto armado, abuso sexual, intimidación y acoso, negligencia, trabajo infantil, castigos físicos, venta de niños, prostitución y pornografía infantil.

También se incluye trata de niños, turismo sexual infantil, prácticas tradicionales nefastas, niños de la calle, discriminación basada en condiciones de salud, adicciones y abuso de sustancias, malnutrición, peligros de las tecnologías de la información y la comunicación, secuestro y pena de muerte juvenil.

Sobre la campaña, Iván Wilson, presidente de la Sociedad Panameña de Pediatría, dice que los objetivos de esta iniciativa están enfocados en la prevención de los diferentes tipos de abuso y violencia contra niños y jóvenes.

El fin es “seguir revelando estos problemas y sus múltiples facetas a fin de captar el interés de los Gobiernos y de la opinión pública para mejorar las condiciones de protección y prevención”, acota Wilson.

La situación

McKay señala que en Panamá los casos denunciados de violencia intrafamiliar en que se encuentran involucrados los pequeños registran aumento: en 2003 fueron 7 mil 486 y en 2010 llegaron a 20 mil 856.

Así mismo, informes del Departamento de Registro y Estadísticas Médicas del Hospital del Niño apuntan que los grupos más afectados son los jóvenes de 15 a 19 años y los pequeños de 10 a 14 años, siendo las niñas las más afectadas con la violencia en casa.

Otros datos de 2010 del INEC indican que entre casos de protección atendidos en juzgados de niñez y adolescencia en el país, 17% representaba negligencia, 12% abuso sexual, 28% maltrato físico y psicológico y 42% maltratos por amenaza y falta a los derechos.

Así mismo hay registros que indican que en Panamá 2 de cada 10 niños menores de 5 años sufren desnutrición crónica, asegura la especialista.

Estadísticas globales indican que 50% de los niños son acosados alguna vez durante su vida escolar y un 10% de forma continua. Solo 1 de 3 adultos son notificados por personal de la escuela del acoso que sufren sus hijos.

Señales y efectos

Consultada sobre este tema, la psiquiatra Dora Whiteman de Da Costa comenta que un niño que es víctima de abuso y violencia física, sexual o psicológica puede presentar problemas de sueño, pesadillas, cambios de hábitos en la alimentación, enuresis (se orinan en la cama) y encopresis (evacúan en la ropa interior).

Otros signos pueden ser el consumo de drogas y alcohol, se fugan de la casa, presentan conductas antisociales, conductas suicidas y/o agresivas, hiperactividad, baja en el rendimiento académico, baja autoestima, miedo generalizado, culpa y vergüenza, aislamiento, ansiedad y depresión.

En el caso de abuso sexual, amplía la especialista, pueden presentarse acciones inclinadas al conocimiento sexual precoz e impropio a su edad, masturbación compulsiva, exhibicionismo, problemas de identidad sexual, promiscuidad en la adolescencia y prostitución infantil.

Según la psiquiatra, estas conductas pueden acompañar al individuo hasta su vida adulta, además de presentar dolores crónicos generales, hipocondría o trastornos psicosomáticos, dificultad para expresar sentimientos, fobias o disfunciones sexuales, aislamiento y dificultades de vinculación afectiva con los hijos, entre otras condiciones.

Whiteman de Da Costa encuentra que generalmente los padres no son conscientes de la magnitud del impacto de esta situación en la vida de sus hijos, pues en muchos casos ellos vivieron un maltrato y lo perciben como normal.

Observa como otras formas de maltrato la carencia afectiva de los niños en sus hogares, la sobreprotección a los niños que no les permite un crecimiento y desarrollo adecuado, y que los niños vivan en un hogar con violencia entre sus padres.

También se dan frecuentemente casos de maltrato emocional con gritos, ofensas, ridiculización y comparación de los niños con otros niños. Y añade los casos en que se le impone al niño el tener que trabajar asumiendo un rol de adulto, impidiéndole acudir a la escuela.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código