NOVELA

Un pasado encriptado

La autora panameña Consuelo Tomás participa esta semana en Centroamérica Cuenta en mesas redondas y presentará su novela ‘Lágrima de dragón’.

Temas:

Su obra ha sido traducida al inglés, francés, holandés, sueco, alemán, rumano, ruso, portugués, macedonio y bengalí. Cortesía - Dalys Dixon Su obra ha sido traducida al inglés, francés, holandés, sueco, alemán, rumano, ruso, portugués, macedonio y bengalí. Cortesía - Dalys Dixon
Su obra ha sido traducida al inglés, francés, holandés, sueco, alemán, rumano, ruso, portugués, macedonio y bengalí. Cortesía - Dalys Dixon

La primera vez que las letras llevaron a la panameña Consuelo Tomás a Costa Rica fue en ocasión del Festival Internacional de Poesía de ese país en 2005, y la segunda vez fue como invitada a la Feria Internacional del Libro para una lectura poética en 2011.

Tomás participa en Centroamérica Cuenta, que se desarrolla en San José. “Esta es una magnífica oportunidad para continuar estableciendo vínculos siempre necesarios, no solo para estar enterados unos y otros de lo que hacemos, sino para la promoción y la circulación de todo eso. Además, para una reafirmación ética, y si se quiere, política, del lado en el que definitivamente debemos estar quienes escribimos, que será siempre del lado de la gente, de sus luchas, sus sueños, de la justicia”.

Participar de este evento es un reconocimiento a su trabajo, “que ha sido breve y silencioso, pero consistente. Codearse con tanta gente que publica incluso en otros continentes es una gran ganancia y un tremendo aprendizaje. No voy para que me vean, voy a ver”.

Crisis sanitaria

En 2000 esta bocatoreña presentó su Libro de las Propensiones en una galería de arte en San José y en el Instituto Politécnico.

En esta ocasión se edita en Costa Rica la novela Lágrima de dragón (premio Ricardo Miró 2009) por conducto de su amigo, el escritor Carlos Cortés. “Él leyó la novela en pdf, que es lo único que me queda, y le gustó y la recomendó a Oscar, propietario y gerente editorial de URUK. Originalmente esperaban un libro de cuentos, pero no logré terminarlo con esta lentitud que me caracteriza”.

Esta obra es el resultado de lecturas y preocupaciones temáticas diversas “que se vinculan a la historia de Panamá, pero de modo encriptado. Es una ficción y tiene su basamento en la realidad histórica o personal, pero sin el rigor de una investigación dirigida para contar un suceso histórico”.

La poetisa y narradora ha ganado premios nacionales de poesía, cuento, novela y teatro. Archivo Expandir Imagen
La poetisa y narradora ha ganado premios nacionales de poesía, cuento, novela y teatro. Archivo

Quería contar una historia de largo aliento. “Sosteniendo los personajes o viéndolos cambiar. Moverlos en un escenario. Es un vértigo maravilloso. Quería tener esa experiencia textual. Uno trata de controlar todo, pero el subconsciente salta siempre en cada línea. También se ve el pensamiento profundo ahí reflejado”.

¿Qué beneficio tiene ser poeta a la hora de ejercer la novela? “Todo, absolutamente. La novela demoró en estar lista casi siete años, porque cuando uno escribe poesía trata de tallar la palabra como si fuera un diamante. Si aplicas eso a una perspectiva narrativa, el resultado puede ser bueno o no, pero es distinto a solo narrar. Darle literariedad al texto te lo facilita mucho la poesía”.

Los habitantes de Ciudad Marítima, una Panamá imaginada en Lágrima de dragón, son reflejo de un sector de su patria donde domina “la ignorancia, la desidia, la negligencia, la discriminación, la xenofobia. Pero también la capacidad para salir adelante, ser solidarios, resilientes”.

La peste presente en su novela es una mirada a la fiebre amarilla y a la malaria durante la construcción del Canal. “Siempre me ha llamado la atención la batalla sanitaria que se libró en el istmo. Hay guiños como el Hospital del Cerro, la carreta de los muertos, o las razones que la gente se daba para explicarse las cosas. El drama humano de la construcción del Canal es mucho más de lo que se cuenta. Quise aportar un poquito a eso, pero falta mucho”.

¿Por qué el odio irracional, uno de los ejes de esta pieza, no desaparece? “Porque no evolucionamos al ritmo que la naturaleza lo exige. La parte del cerebro que maneja los instintos básicos sigue dominando, lamentablemente”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

16 Oct 2019

Primer premio

0 4 4 8

ACCA

Serie: 14 Folio: 10

2o premio

2619

3er premio

8838

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código