Un personaje hecho de otros

La figura principal de ´El juego del mono´, de Ernesto Pérez Zúñiga, tiene rasgos de Valle Inclán, Onetti y Murakami.
‘La mejor literatura te ayuda a vivir y, por supuesto, a escribir’: Ernesto Pérez Zúñiga. CORTESÍA. ‘La mejor literatura te ayuda a vivir y, por supuesto, a escribir’: Ernesto Pérez Zúñiga. CORTESÍA.
‘La mejor literatura te ayuda a vivir y, por supuesto, a escribir’: Ernesto Pérez Zúñiga. CORTESÍA.

El juego del mono fue para Ernesto Pérez Zúñiga una catarsis. “Necesitaba hacer un alto en la escritura de mis libros y reflexionar sobre el camino que llevaba andado y a dónde quería dirigirme”.

El narrador español requería poner delante suyo “un espejo donde señalar cuál era la autenticidad y cuáles eran los elementos de los que debía desprenderme, porque me enmascaraban. Fue un ejercicio de reunir máscaras para luego arrojarlas al fuego, como sucede en un pasaje de la novela, al final, en una hoguera de San Juan”.

El juego del mono es una celebración de la literatura “como uno de los mejores lugares en los que puede vivir el ser humano. Para mí, es el lugar imprescindible”, dice quien presentará esta obra hoy a las 6:00 p.m. en el salón Trenzado-Lagunilla.

El personaje principal de su libro es Montenegro, un antihéroe, “un aventurero perdedor que tiene por modelos a personajes de ficción y que no se adapta bien a la sociedad de la que forma parte. Su manera de relacionarse con el mundo es literaria y erótica”.

Plantea que todos los libros reúnen a otros libros del pasado, y Montenegro fusiona a otros seres de ficción: al Marqués de Bradomín, de Valle Inclán; al Larssen de Onetti, a ciertos solipsistas de Murakami, dice. “Tiene también algo de Don Quijote, pues Montenegro cree en la realidad de la ficción”.

Los maestros de Zúñiga son Juan Carlos Onetti, Franz Kafka y Vladimir Nabokov. “Sus libros me han hecho habitante de su mundo, casi como un personaje más. Cuántas veces, en mi primera juventud, en Granada, me acordaba de un personaje de Onetti en la barra de un bar. Quería ´taconear´ como Larssen en las madrugadas. Uno podía sentir una melancolía onettiana, que se fundía con la propia”.

Más noticias de Vivir+

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código