La piel también cuenta historias

Mientras hay personas que lucen orgullosas sus tatuajes, hay quienes, tras arrepentirse intentan removérselos.

Cada uno de los seis tatuajes de Osiris relata un extracto de la historia de su vida. Con 44 años, esta madre de dos niños considera que este arte corporal es “una forma de expresión y comunicación”, con la creencia de que “todas las cicatrices, marcas o huellas que marcan la piel a lo largo de la vida, hablan. Piel que cuenta la historia de un momento”.

Su primer tatuaje fue su nombre, cuando tenía 25 años. ¿Por qué esperó tanto? “Por plata, mis papás no iban a patrocinar mis locuras”.

Al empezar a trabajar, a los 29 años, quedó embarazada de su primer hijo, justo cuando ideaba ser mochilera y viajar por el mundo. Sin embargo, reemplazó el proyecto con la idea de contar con un tatuaje lo que para ella representa su hijo.

“Estaba sola, salía adelante como madre soltera y la fuerza que necesitaba para luchar contra las miradas y las críticas me las dio mi hijo”. Evidencia de eso es el imponente dragón negro, gris y rojo que emerge de su corazón, que bordea parte de su pecho hasta llegar al brazo izquierdo. Luego nació su otra hija y como amante del manga, quería que esta fuera tatuada “como un angelito negro, que tengo del lado de mi corazón, solo que en la espalda”.

Una “A”, por su padre, y una mariposa también componen un repertorio de la sinfonía colorida en el cuerpo de Osiris. “Jamás me arrepentiré de mis tatuajes (...) Mis tatuajes representan amor. No me hice ninguno por rabia ni rebeldía, sino porque me quiero, porque quiero a mis hijos y porque amaba mucho a mi madre”.

Mientras son más los que entran al estudio a perpetuar un momento sentimental, también hay quienes entran a un consultorio a buscar el borrado de una marca que ya ven como indeseable.

Según Pamela Santos, especialista en medicina estética y en remoción de tatuajes, el láser es una opción en Panamá desde hace 15 años. Ahora existen tintas que tienen brillos que resaltan el color, haciendo más difícil su remoción. “Era un tratamiento que la gente no sabía que existía. Mucha gente se quema o se echa ácido y sal para borrarlo y cuando vienen es peor, ya que al removerlo queda quemadura, la cicatriz y la tinta”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código