El público como protagonista

Las personas con formación académica y de estrato social medio son más asiduas a asistir al teatro, al menos una vez al mes, revela una encuesta del sector.

Temas:

Falta de información, de tiempo, de costumbre y por los costos, son motivos que impiden al público ir al teatro. Falta de información, de tiempo, de costumbre y por los costos, son motivos que impiden al público ir al teatro.
Falta de información, de tiempo, de costumbre y por los costos, son motivos que impiden al público ir al teatro.

Teorías del comportamiento del consumidor apuntan a que una persona elige un producto por tres razones: la conductual, la cognitiva y la emocional.

La misma teoría es aplicada al ámbito de la cultura.

Al preguntársele a los encuestados del motivo de su presencia en el teatro para el musical Jesus Christ Super Star, el 35% se decantó por el argumento o tema de la obra, 21% por cultura, 16% dijo que por los actores o actrices, 14% por recomendación de un amigo o familiar, y otros mínimos de 5% a 1% se repartieron en: por acompañar a una amistad, llevar a la nieta, por invitación o boleto regalado o porque algún integrante de la familia actuaba en el escenario.

Entre los datos arrojados por la encuesta se halló que los asistentes van en compañía de familiares (44%) o amigos (26%).

EL FACTOR CERCANÍA

Una de las variantes que sacó a relucir la encuesta “Conoce a tu usuario”, desarrollada por la Dirección de Planificación y Presupuesto del Instituto Nacional de Cultura, es que la mayor parte de los asistentes, en ese caso, al Teatro Nacional en el Casco Antiguo (ahora inactivo por trabajos de remodelación), se acercó a la localidad en auto propio.

El 90% de los espectadores -vinculado al estrato medio-, se movilizó desde su residencia o sitio de hospedaje en automóvil. Otro 3% lo hizo por medio de autobús o metro; otro 2% tomando un taxi, y otro 1% fue llevado en el carro de un amigo o caminó hasta el lugar.

Para la gestora cultural Lyann Leguísamo, esto es un signo de lo poco accesible que pueden resultar algunos puntos donde se ofrecen espectáculos artísticos, que influye en que las personas desistan de apreciar la cultura.

“Los espacios para el oficio artístico también han sufrido la falta de planificación urbanística”, plantea la también directora del conglomerado Openartspty.com. Por lo que propone que las autoridades hagan esfuerzos para diseñar un plan de estructura que esté al alcance de todos los ciudadanos.

Dentro de los derechos culturales, “se expresa precisamente que para ejercerlos debemos tener acceso físico a la cultura”, remarca Leguísamo.

CONEXIÓN COTIDIANA

El público como protagonista Expandir Imagen
El público como protagonista

El público como protagonista Expandir Imagen
El público como protagonista

El público como protagonista Expandir Imagen
El público como protagonista

En ocasiones la cartelera cultural ofrece espectáculos de forma gratuita, que no son aprovechados al máximo por el público.

Este desinterés es justificado por Leguísamo basándose en que por generaciones los eventos de tipo cultural no fueron gratuitos, y por tanto hay gente “no acostumbrada a esperarlos”. Al final, “las personas desconocen qué hay en estos eventos y qué de bueno tendría su contenido para ellos”.

Factores condicionantes, según la gestora cultural, es que muchas de las obras o eventos que se organizan no reflejan la cultura de las personas ni significan nada dentro de sus vidas, ni evidencian las tradiciones de sus comunidades.

Al respecto, el economista cultural Javier Stanziola vislumbra un mejor horizonte para la cultura si se evalúan las estadísticas con detenimiento.

Cree que es urgente reunir “información sobre la oferta y demanda cultural”, para así diseñar el devenir del sector en la dirección correcta.

“Esto no sería un proyecto de alto costo. Es cuestión de coordinar, enfocar esfuerzos y utilizar la información que está enterrada en gavetas y computadoras de organizaciones culturales”, sostiene Stanziola.

PRECIO Y COMPETENCIA

En una medición mensual de los posibles espacios culturales a los que asisten los panameños, la balanza se inclinó 40% por el cine y seguidamente el 36% eligió el teatro.

Sin embargo, la desventaja se refleja marcadamente a la semana, cuando el 74% del público escoge el cine en vez del teatro.

Una de las afectaciones pudiera ser el costo de la entrada a las obras, que promedia entre $15 y $20 por boleto (sin tomar en cuenta las de tipo musical que son más elevadas).

Martiza Vernaza, actriz y productora de Teatro Carilimpia, asiente que es probable que el precio de entrada limite la asistencia de cierto segmento de la población. Al mismo tiempo cree que se abren oportunidades de obtener entradas a precios bajos mediante plataformas web de ofertas (Ej. Oferta simple), revendedores y promociones especiales mediante redes sociales.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código