ADICCIÓn A PANTALLAS

La radio, novelas gráficas y ahora las pantallas

Repaso por la influencia que tuvieron en su momento alternativas de entretenimiento como la radio, novelas gráficas y ahora los aparatos con tecnología digital.

Temas:

Los celulares conectados a internet son omnipresentes. Los celulares conectados a internet son omnipresentes.
Los celulares conectados a internet son omnipresentes.

Cuando Stephen Dennis criaba a sus dos hijos en la década de 1980, nunca escuchó la frase: “tiempo que se pasa frente a una pantalla” ni le preocupaban las horas que los chicos pasaran con la tecnología. Cuando compró una computadora Apple II Plus, la consideró una inversión para el futuro y alentó a sus niños a que la utilizaran tanto como les fuera posible.

Vaya que las cosas han cambiado con sus nietos, sus teléfonos celulares y su Snapchat, Facebook Instagram y Twitter.

“Parece una adicción”, dijo Dennis, un constructor de viviendas jubilado que vive en Bellevue, Washington. “Antes uno tenía una computadora, una televisión y un teléfono, pero ninguno de esos aparatos estaba conectado con el mundo exterior. La tecnología no era omnipresente”.

Quienes hoy son abuelos tal vez recuerdan con afecto “los buenos tiempos”, pero la historia indica que los adultos siempre se han preocupado por la fascinación de sus hijos con las nuevas formas de entretenimiento y la tecnología desde la época de las novelas gráficas de 10 centavos, la radio, las primeras historietas y el rocanrol.

La radio, novelas gráficas y ahora las pantallas Expandir Imagen
La radio, novelas gráficas y ahora las pantallas

“Esta idea de que nos preocupe lo que los hijos estén haciendo es muy del siglo XX”, declaró Katie Foss, profesora de la Universidad Estatal del Centro de Tennessee. Sin embargo, en lo referente a tiempo frente a una pantalla, “lo único que estamos haciendo es experimentar las mismas preocupaciones que teníamos en la década de 1950”.

Cierto, los temores en la actualidad parecen particularmente agudos... como ha sucedido siempre. Los teléfonos de usos múltiples tienen una presencia altamente personalizada 24 horas al día los siete días de la semana, lo que aviva los temores de los padres hacia la conducta antisocial y el posible contacto con desconocidos peligrosos.

Sin embargo, lo que no ha cambiado es el temor generalizado de los padres hacia lo que estén haciendo sus hijos cuando no los están viendo. En las generaciones anteriores, esto a menudo implicaba que los chicos anduvieran por ahí y se escabulleran de la casa para beber. En la actualidad, podría significar que los chicos se escondan en su habitación y conversen con extraños en internet.

Hace menos de un siglo, el advenimiento de la radio suscitó temores similares.

“La radio al parecer deja a los padres más indefensos que las tiras cómicas, el automóvil, el cine y otros invasores previos del hogar, porque no se le puede impedir la entrada”, declaró Sidonie Matsner Gruenberg, directora de la Asociación de Estudios Infantiles de Estados Unidos, a The Washington Post en 1931. La mayor preocupación que la radio daba a los padres era la manera como se entrometía en otras actividades: la conversación, la práctica musical, juegos en grupo y la lectura.

Después la televisión irrumpió en la conciencia pública con velocidad sin igual. El nerviosismo comenzó casi de inmediato. Según un estudio a 6 mil menores, 2 mil padres y 100 maestros efectuado por la Universidad de Stanford en 1961, más de la mitad de los chicos estudiados veían programas para “adultos”, como películas del oeste, de delincuencia y otros que presentaban “problemas emocionales”. Los investigadores se horrorizaron de la violencia en la televisión incluso en los programas infantiles.

Para finales de esa década, el Congreso había autorizado 1 millón de dólares (equivalentes a 7 millones en la actualidad) para estudiar las secuelas de la violencia en la televisión, lo que dio pie a “miles de proyectos” en años posteriores, según Cassidy.

Debido a esta situación, la Academia de Pediatría de Estados Unidos aprobó en 1984 su primera recomendación de que los padres restrinjan la exposición de sus hijos a la tecnología. La asociación médica argüía que la televisión transmitía mensajes irreales sobre drogas y el alcohol, podrían contribuir a la obesidad y alentar actos de violencia. Quince años después, la asociación emitió su célebre edicto de que los chicos de menos de 2 años no debían ver televisión en absoluto.

Esa sorprendente decisión se debió al programa infantil británico Telettubbies, en el que salían humanoides retozones con televisores incrustados en el abdomen.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2018

Primer premio

2 0 5 9

CAAC

Serie: 1 Folio: 8

2o premio

1641

3er premio

1301

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código