Feria Internacional del Libro de Panamá

El regreso al arte de narrar cuentos

Katia Malo, que presenta hoy en Atlapa su libro de cuentos ‘Vuelve ya el otoño’, comparte propuestas que pueden beneficiar a los escritores en Panamá.

Temas:

“En cada provincia, en cada rincón, todo escritor debe contar con la ayuda del Estado para ver su obra publicada, bien regulado”: Katia Malo. “En cada provincia, en cada rincón, todo escritor debe contar con la ayuda del Estado para ver su obra publicada, bien regulado”: Katia Malo.
“En cada provincia, en cada rincón, todo escritor debe contar con la ayuda del Estado para ver su obra publicada, bien regulado”: Katia Malo. Jazmín Saldaña

Hace casi dos décadas se publicó Cruz Alta/Cruz Baja, y ahora su autora, Katia Malo, regresa a las lides creativas con otra obra compuesta por cuentos: Vuelve ya el otoño, que presenta hoy sábado 19 de agosto, a las 2:00 p.m., en el salón Trenzado Lagunilla del centro de convenciones Atlapa, en ocasión de la Feria Internacional del Libro de Panamá.

¿Por qué pasaron tantos años entre un título y el otro? “Porque he sido un poco necia y perfeccionista; no me atreví a seguir en el arte de contar. Es un oficio. Me he dedicado a trabajar muchísimo en estos 20 años. He criado a mi hija, que ya terminó, Dios gracias, la universidad, he ayudado a muchos jóvenes en sus estudios como tutora, he dado clases, en fin, trabajo y enseñanza”.

Desde ese tiempo sigue siendo la misma romántica. “Aún lloro viendo películas de amor, leyendo libros de poesía, cuentos y novelas, viendo la internet. No dejo de reclamar que me hicieron así: yo, como dice la escritora y doctora Rosa María Britton, No soy de este siglo. A mí me llevaron serenata para mis 15 años y me regalaron flores. De hecho tengo un esposo escritor que hasta me ha dedicado premios nacionales de literatura”.

RETO

Durante los primeros cinco años después de publicar Cruz Alta/Cruz Baja, Katia Malo encontró limitaciones mentales “en quienes me rodeaban, y no creo ser la única que ha pasado por eso. Algunas personas, sobre todo en el campo profesional, no recibieron con buenos ojos que yo escribiese historias. Personas muy ignorantes e incultas. Hubo un tiempo en que me sentí como si fuesen de la Inquisición. Pero todo fue superado. Es terrible, solo la educación puede transformar a esos monstruos. En Panamá hay gente con poder económico y social que no lee, y si leen son cosas que no es literatura. De esos hay bastantes”.

Recuerda que Cruz Alta/Cruz Baja fue tomado en cuenta en el Ministerio de Educación como obra complementaria. Va a someter Vuelve ya el otoño “porque lo considero bueno para el debate. Hice una prueba hace un mes, gracias al director del Instituto Urracá en Santiago de Veraguas, y les gustó a los chicos del décimo”.

VENTANAS

“Doy gracias a Dios de que desde hace 13 años existe la Feria del Libro y que es una ventana para que nosotros los cuentistas panameños tengamos un lugar donde exponer nuestros cuentos y escritos. Nos hacen falta ventanas, mucha publicidad. Para poder que un banco te preste para publicar habría que hacer un estudio de mercado, cosa que cuesta, y conseguir financiamiento blando. Publicar con el uso de tarjetas de crédito es muy costoso”, comparte.

De hecho, Katia Malo plantea que en este país no hay incentivos privados “para la publicación de libros ni una legislación especial con tasas de interés con tendencia a cero para estos casos. No todas las imprentas dan crédito. Es un asunto bien delicado. Ojalá a un legislador se le ocurra promover una tasa bajita para quienes publican libros. O a un banco. Ojalá. No solo en la línea educativa, léase capacitación, sino también para impresión de libro de lectura y literatura”.

Deja bien claro esto: “hay que meterse la mano en el bolsillo para la publicidad, para la impresión, para la comunicación. No es gratis, y por eso no se pueden regalar los libros al menos que sea una promoción real tipo radial, periódico, televisión o internet, llámese Facebook, You Tube, etc. No se pueden donar los libros porque esa inversión hay que recuperarla. No estamos en tiempos de reyes y princesas. Los libros se venden y se compran”.

Con el dinero de las ventas “se debe reimprimir si se lograron conseguir mayores lectores y si queda ganancia, porque debe haberla, el escritor puede imprimir un nuevo libro o viajar al extranjero o nacionalmente para promover su obra a través de ferias, eventos, encuentros. Así es esto. No es un negocio para tener ganancias y comprar mansiones y carros, es un oficio para seguir y continuar aprendiendo, reaprendiendo, educando y transmitiendo, relevar y ser reelevado. Ahora bien, si tienes ganancias ojalá sea para vivir del oficio. Ojalá. Eso sería lo ideal”.

AMBIENTE GUBERNAMENTAl

Katia Malo ha visto en los últimos 10 años “un cambio positivo de inversión gubernamental en educación y cultura, pero falta. Cuentan que en la década de 1970 también lo hubo, pero no lo recuerdo. Sé que habían juegos florales porque mi hermano mayor ganó a nivel nacional en poesía”.

Ella es hija de una bibliotecaria “que nos enseñó a investigar y a hacer tareas en las bibliotecas. Para mí, siempre serán necesarias y no debe faltar en ningún lugar un espacio para los libros. Amo los libreros”.

Reconoce que se han creado en Panamá más concursos literarios a nivel universitario, “los cuales sirven como catapulta para todos los escritores de todos los niveles. También hay editoriales con concursos para promover la escritura. En hora buena. Pero no hay muchos convenios de cooperación para publicar, imprimir, divulgar y distribuir”.

De hecho, al Instituto Nacional de Cultura (Inac) “no le alcanza ni siquiera el presupuesto para terminar de imprimir las obras premiadas de los concursos. No sé cuántos libros imprimen de los premios nacionales de los diferentes concursos, pero no imprimen las cantidades totales por razones que no termino de entender.

Propone que el Estado establezca una partida extraordinaria para todo aquel autor que el propio Estado se ha comprometido a publicar su obra y así“saldar esa deuda. El Inac no tiene los fondos, eso es lo que indican y yo les creo sinceramente”.

Lo mejor, indica, es reconsiderar “toda una estructura presupuestaria, revisar precios de todo, hasta de detalles como medallas y otros. Hay que revisar bien los salarios del personal, los gastos, en fin, cada línea. Pedir un incremento real del presupuesto, como corresponde. Señores, hay que revisar las líneas de educación, cultura, salud y alimentación. Con esas líneas bien resueltas se nos van a acabar un montón de problemitas”.

Está comprobado, con el caso del Festival de Poesía de Medellín, que “hasta las pandillas y la violencia se calman durante los días del festival de poesía. ¡Qué decir del de Granada! Hay que revisar todos los presupuestos de las entidades y hacer un cambio”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código