Cultura

La relación entre cine y literatura

Un colectivo de escritores que ha tenido la experiencia de estar cerca de los procesos cinematográficos, cuenta cómo le fue.

Temas:

Relatos de algunas adaptaciones de libros a la pantalla grande. Relatos de algunas adaptaciones de libros a la pantalla grande.
Relatos de algunas adaptaciones de libros a la pantalla grande.

Para el novelista peruano Alonso Cueto, las tres grandes adaptaciones cinematográficas de novelas son Los muertos (Reino Unido, 1987), de John Huston, utilizando un relato de James Joyce; Muerte en Venecia (Italia, 1971), en la que el realizador Luchino Visconti trabaja con una novela de Thomas Mann, y El halcón maltés (Estados Unidos, 1941), en esta ocasión Huston explorando una novela de Dashiell Hammett, “aunque Humphrey Bogart no se parecía al personaje literario del detective privado Sam Spade, Bogart lo hizo increíble”, anota.

El narrador español Ignacio Martínez de Pisón concuerda. Porque también le gusta Los muertos, “porque es bastante parecido a los cuentos de Joyce, y eso es meritorio para Huston”.

A Cueto le gusta que una autora como Jane Austen se adapte tanto en el cine como en la televisión. Eso lo lleva a pensar que hay novelas más fáciles de adaptar. “Carlos Fuentes intentó adaptar Bajo el volcán, de Malcolm Lowry y después lo dejó porque le pareció difícil, y más tarde lo hizo Huston (en 1984 con el guionista Guy Gallo)”.

En España, lamenta Martínez de Pisón, los productores compran los derechos de una novela “muchas veces porque fue un gran éxito de ventas y no porque era muy cinematográfica. Adaptar tanto, a veces, es un déficit de ideas originales”.

CONDE

Al escritor cubano Leonardo Padura, esposo de la guionista Lucía López Coll, le decían a cada rato que su personaje Mario Conde, y toda la serie de novelas negras donde habita, era de lo más cinematográfico.

“Me llegaron a hablar productores como de 10 países, como Estados Unidos, Alemania y Dinamarca, hasta que al final la hicieron en España”, recuerda Padura.

“El problema es escribir el guion en términos de imágenes. No eran nada cinematográficas sus novelas, porque el punto de vista siempre era el del protagonista y su realidad y cómo hacer eso en el cine es lo difícil”, anota López Coll.

Esa idea de llevar a Conde al lenguaje audiovisual tiene 15 años. Ella comenta que dentro de Cuba no consideraron apropiado que el actor Jorge Perrugorria entrara en la piel del policía, aunque fuera de sus fronteras pensaban que era el indicado.

“En Cuba decían que Jorge no era Conde, porque Jorge físicamente es más atractivo”, plantea López Coll, quien confiesa que cuando ella junto a Padura y Félix Viscarret hicieron la serie de cuatro capítulos de Vientos de La Habana (se puede ver en Netflix), lo hicieron sabiendo que el estelar de Fresa y chocolate sería Mario.

TAXISTA

Cuando Salvador del Solar dirige y adapta La pasajera, de Alonso Cueto, que se convirtió en la múltiple premiada Magallanes (Perú, 2015), el novelista nunca le preocupó que el actor mexicano Damián Alcázar interpretara a un taxista en Lima, porque conocía la calidad de este artista.

“Alcázar logró sonar real y natural. Lo hizo con mucho compromiso”, destaca.

VÍCTIMAS

Ignacio Martínez de Pisón tuvo la oportunidad de ser quien trasladara al cine su novela Carretas secundarias, dirigida en 1997 por Emilio Martínez Lázaro.

Así, Martínez de Pisón cumplía un anhelo. “Yo de niño soñaba con ser guionista y formar parte del glamur del cine. Nunca había adaptado nada y Emilio (el director) me lo permitió sin tener experiencias y aquello fue como caído del cielo. Me respetó como escritor y como guionista”.

A Lozano, el personaje central de Carreteras secundarias, lo diseñó como si fuera una especie de Frank Sinatra desolado. Cuando se dio el papel central a Antonio Resines, Martínez de Pisón adaptó su personaje al aspecto de este intérprete.

Cuando Martínez Lázaro le pidió a Martínez de Pisón que redactara la trama del drama Las 13 rosas (España, 2007), fue distinto porque se trataba de un guion original y basado en un hecho real ocurrido posterior a la guerra civil española (1936-1939).

Tras el fin del conflicto bélico, el dictador Francisco Franco instaura un gobierno que mata a más de 50 mil personas por ser simplemente rivales políticos, calcula Martínez de Pisón.

Trece mujeres son acusadas injustamente de traición contra el régimen de Franco y son fusiladas el 5 de agosto de 1939. Ellas fueron un símbolo de los estragos de la barbarie. Por eso, la película se convirtió“en un compendio moral para reivindicar a las víctimas de la guerra, y el cine debía preservar su destino y su memoria”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código