De tabacalera a centro cultural

El vetusto edificio que albergó una fábrica de tabaco fue transformado en un sitio para las letras.

Una fábrica de tabaco, erigida en tiempo colonial, ha renacido en México convertida en un centro de vanguardia para las letras y las artes visuales en una ambiciosa transformación que entrañó enormes retos arquitectónicos, bibliográficos y artísticos.

“Es un gran proyecto, en palabras de Carlos Monsiváis, la primera gran hazaña del siglo XXI mexicano. Inaugura además una tradición: que el Estado adquiera, preserve, resguarde, dedique un sitio especial para bibliotecas personales de grandes hombres y mujeres de letras”, dijo a EFE la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar.

La Ciudad de los Libros y la Imagen, que albergará el edificio de La Ciudadela en la capital mexicana, abrirá sus puertas el próximo 21 de noviembre con la entrega del I Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en Idioma Español al peruano Mario Vargas Llosa.

La Ciudadela, ubicada en el centro de ciudad de México, es un hermoso edificio neoclásico de 28 mil metros cuadrados, cuya construcción comenzó en 1793 y que culminó con la edificación de la Real Fábrica de Tabacos en 1807.

Fue convertida en fortaleza militar, luego en prisión, en fábrica y depósito de armas, declarada monumento de valor histórico en 1931 y transformada en 1946 en la Biblioteca de México José Vasconcelos. El año pasado la biblioteca cerró sus puertas para dar paso a un ambicioso proyecto de remodelación, en el que se han invertido 540 millones de pesos (41 millones de dólares), y convertirla en un centro cultural de vanguardia.

El nuevo espacio está dividido en cuatro patios, el de los escritores, alrededor del cual hay cinco extraordinarias bibliotecas personales, el de lectura, un tercero para la imagen y el último dedicado al cine.

Además de remozar el vetusto edificio, el centro cuenta ahora con una librería, accesos especiales para discapacitados, salas de lectura y digitales, una galería de exposiciones, un teatro y una biblioteca para niños.

Evocando el uso primigenio del edificio, el artista holandés afincado en México Jan Hendrix montó “La hoja de tabaco”, una escultura de aluminio blanco cubierta de cerámica que proyecta interesantes juegos de luz y recuerda una pila de libros.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código