MÚSICA

El terco que prefiere sentir a saber

El cantautor, que ahora se presenta en un festival en Medellín, acaba de terminar de grabar su primer EP.

Temas:

El primer sencillo de la producción de Yau se llama ‘Mejor sentir que saber’, y su video, que él mismo produjo y dirigió, será subido hoy a su canal de Youtube. CORTESÍA El primer sencillo de la producción de Yau se llama ‘Mejor sentir que saber’, y su video, que él mismo produjo y dirigió, será subido hoy a su canal de Youtube. CORTESÍA
El primer sencillo de la producción de Yau se llama ‘Mejor sentir que saber’, y su video, que él mismo produjo y dirigió, será subido hoy a su canal de Youtube. CORTESÍA José Yau

José Yau vive por el arte. Es cantautor, cineasta, fotógrafo y gestor cultural. Y en las tres facetas cosecha éxitos.

Ha dirigido varios videos de artistas nacionales, tiene un espacio semanal de micrófono libre, y ahora participa del Festival Tesituras, en Medellín, un encuentro para cantautores latinoamericanos independientes.

El espacio ganado por Yau ha sido a pulso, como la mayoría de los artistas panameños. Abrió conciertos de música distinta a la suya, amenizó desde tarimas de centros comerciales. En fin, donde pudiese tocar, lo hacía.

Y ahora viaja a Colombia. Tendrá tres presentaciones y organizará una versión de su micrófono abierto llamado Shh, en Medellín.

Antes, mucho antes de que Yau se presentara por tres días consecutivos en la ciudad colombiana, tuvo una banda de punk-rock melódico. Unos compañeros de secundaria se enteraron de que él tenía una guitarra y lo invitaron a formar parte de un grupo llamado In Motion.

Poco a poco fue encontrando su estilo. Principalmente por los boleros que escuchaba su mamá y la trova que enamoraba a su papá.

Mientras estudió en Valencia, España, compuso de forma copiosa. En parte por la soledad, en parte porque era lo que quería hacer. No sabía muy bien hacia dónde iba, y allí es cuando nace Mejor sentir que saber, una canción profunda que es la punta de lanza del primer EP del cantautor, grabado en los estudios Piso 3 y producido por Vicente Ríos.

Y siguió componiendo, y cantando, y presentándose. Donde fuese. Donde lo dejaran. Pasó por varias iniciativas locales, como Sofar y Tocando Madera, de Yigo Sugasti. Hasta que pulió su material y fue invitado a Medellín. Allá no solo presentará su música, sino también su micrófono abierto Shh.

Consiste en permitir que 14 personas se apunten para subir a la tarima de un bar a abrir su corazón. En Panamá ya lleva cuatro meses en función, todos los miércoles, en Piña Calavera, ubicado en avenida B.

Intenta intercalar narrativa -cuentos, prosa, poesía, anécdotas- con presentación musical. Por esa tarima han pasado Carlos Méndez, Carlos Vallarino y varios otros.

La iniciativa la trajo de Valencia, donde frecuentaba bares en los que la gente se apuntaba y subía a la tarima a dejarlo todo. “En Panamá pasan muchas cosas, pero no se conectan. Cada uno se mueve con su grupo de fanes. Y siento que hay que juntarse, aunque cueste”, dice.

Él mismo, añade, documenta todas las presentaciones en Shh y se encarga de moverlo en las redes sociales.

Está seguro de que en el país faltan más iniciativas de hablar, de pensar, antes que de fiesta. Y se enorgullece de contribuir con su noche de los miércoles en Piña Calavera. Sin embargo, reconoce que ahorita ocurren cosas positivas: hay gente creando, presentándose, exhibiendo. Gente que cada vez más se atreve a hacer algo diferente en Panamá.

CANCIONES ESPESAS

“Si yo fuera canción, sería mejor sentir que saber”, dice Yau, flaco, alto, con una gorra gris y una guitarra en la espalda. Es, continúa, un reflejo de su manera de encarar la vida, de hacer las cosas que cree que debe, más allá de saber hacia dónde está yendo.

Así son las canciones de Yau: reflexivas, íntimas. Canciones de amor, principalmente. No hacia una persona necesariamente, sino hacia la vida, hacia un momento, hacia una memoria.

Son melodías que conectan. Por eso en cualquier video que uno vea de Yau en Youtube, las miradas del público, más que danzantes y gozadas, son de entendimiento, de compresión. Como si lo que cantara el hombre con la guitarra que está al frente repasara algún pensamiento escondido.

Por eso siente que cuando toca para un público deja al descubierto lo más íntimo de su ser. “Compartir una canción a guitarra y voz es casi un desnudo”, afirma. Pero está dispuesto a esa exposición cada vez que pueda mostrar su música. Ya sea en Panamá, en Medellín o en España. Porque cuando de arte se trata, las fronteras no existen.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código