Entre la venganza y el amor

´Django Unchained´ aborda temas como la vergonzosa esclavitud, la venganza implacable y el amor incondicional.

DATO. Esta producción recibió cinco nominaciones al premio Oscar: mejor película, guion original (Quentin Tarantino), actor secundario ( Christoph Waltz), fotografía y efectos sonoros. CORTESÍA/20th Century Fox DATO. Esta producción recibió cinco nominaciones al premio Oscar: mejor película, guion original (Quentin Tarantino), actor secundario ( Christoph Waltz), fotografía y efectos sonoros. CORTESÍA/20th Century Fox
DATO. Esta producción recibió cinco nominaciones al premio Oscar: mejor película, guion original (Quentin Tarantino), actor secundario ( Christoph Waltz), fotografía y efectos sonoros. CORTESÍA/20th Century Fox

La esclavitud, un sistema que fue legal por largo tiempo en Estados Unidos, es el marco perfecto para ese cine grosero, contundente, violento y sangriento que se ha vuelto la norma fílmica del realizador Quentin Tarantino, un autodidacta orgulloso de manifestar que todo lo que sabe en materia audiovisual lo aprendió cuando era dependiente de una tienda de alquiler de videos en Los Ángeles.

Aunque, más allá de escenas realmente escabrosas acerca de cómo el hombre es un animal salvaje casi que por naturaleza, su película Django Unchained (con censura para mayores de 16 años en Panamá) reafirma que la venganza es un plato que se sirve con cálculo y frialdad, como reza el famoso refrán de anónima autoría.

Precisamente, la venganza es una constante argumental en la filmografía de Tarantino. Por ejemplo, es lo más importante en la trama de las dos Kill Bill (2004-2003) y en Death Proof (2007), aunque en las tres pasar factura a los malvados corría por cuenta de damas de armas tomar.

Pero este acercamiento de Tarantino al spaghetti western va más allá.

En el fondo, si deja a un lado las explosiones y los disparos, Django Unchained es una historia de amor entre un hombre y una mujer, que por su color de piel, fueron tratados como seres de quinta categoría por miembros de su propia especie.

Otro punto frecuente en los libretos de Tarantino es el racismo, ya sea en clave cine noir, como hizo en Reservoir Dog; en plano humor sombrío, en Pulp Fiction; o bajo la sombra agridulce del romance, en Jackie Brown.

La polémica, como también es costumbre en el séptimo arte firmado por Tarantino, no se hizo esperar con Django Unchained. Uno de sus más mediáticos adversarios, su colega Spike Lee, opina que fue absurdo y surrealista el abordaje que hizo a la esclavitud norteña.

Si evaluamos a los intérpretes que participan en Django Unchained, sobresalen Christoph Waltz, como el Dr. Schultz, un brillante cazarrecompensas alemán que gustoso acaba con malhechores que han escapado de la mano implacable de la ley, y Leonardo Di Caprio como Calvin Candie, el desalmado dueño de una plantación que se divierte viendo cómo dos negros pelean entre sí hasta morir o cómo los perros acaban con una persona.

Lo que parece irónico es que Jamie Foxx, el que encarna al personaje central que ayuda a Schultz a eliminar a blancos deshonestos, es el que ofrece una labor tirando a regular para abajo.

Mientras que Samuel L. Jackson, quien hace las veces del calculador y arrastrado sirviente Stephen, brinda un personaje que, aunque borda el ridículo, sabe despertar el odio entre la platea.

El gran Sergio Corbucci

Django Unchained es un homenaje a un clásico de los spaghetti western, firmado por Sergio Corbucci (1926-1990). Django (1966) fue uno de los 63 largometrajes de este genial director italiano.

Sus películas nunca triunfaron en los festivales de Venecia o Berlín, pero fueron la delicia de millones de espectadores, entre ellos quien escribe estas líneas, que las vio durante su infancia por Canal 2.

Corbucci tenía 3 grandes tipos de películas. Las comedias de enredos que rodó en la década de 1960 con el genial actor Totó, las comedias de acción junto al dúo dinámico compuesto por Terence Hill y Bud Spencer y los spaghetti western que filmó con intérpretes inolvidables como Lee Van Cleef (El halcón y la presa, 1966); Joseph Cotten (Los despiadados, 1967); Burt Reynolds (Joe, el implacable) y Franco Nero (Django, salario para matar, 1968); y Los compañeros, 1970).

DANIEL DOMÍNGUEZ Z.

Los ´spaghetti western´

El spaghetti western es un subgénero que es hijo ilegítimo del western estadounidense.

Al inicio fue despreciado por Hollywood, pero con el andar de las décadas varias de sus películas son consideradas de culto. Este movimiento tuvo su momento cumbre entre 1960 y 1970.

Entre sus características hay que destacar que eran de bajo presupuesto, se filmaban en pocas semanas, en especial en Italia y España, con actores no tan cotizados por entonces, música alejada del country tradicional y en escenarios áridos (lejos de las hermosas llanuras de las cintas de John Ford y Fred Zinnemann).

Sus personajes eran los típicos antihéroes sin futuro y familia, pero a la hora de la hora eran más dignos que todos los alguaciles juntos.

Sus representantes más destacados fueron los directores Sergio Leone, Giulio Petroni, Enzo Barboni y Sergio Corbucci, entre otros.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Jul 2018

Primer premio

9 0 3 3

DADB

Serie: 12 Folio: 12

2o premio

8375

3er premio

8150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código