La vida de Frida Kahlo

La famosa Casa Azul se convirtió en museo en el año 1958, cuatro años después de la muerte de la artista mexicana Frida Kahlo.

Retratos, autorretratos, su estudio, su cocina y hasta sus recámaras son algunas de las cosas que se pueden observar en el museo Frida Kahlo, ubicado en Coyoacán, Ciudad de México.

Conocida también como la famosa Casa Azul –rodeada de naturaleza– la estructura fue convertida en museo en 1958. En esta casa fue donde nació, creció y murió la artista Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón (1907-1954).

Esta pintora mexicana se enfrentó desde temprana edad a la poliomelitis, por lo que a los 6 años le amputaron su pierna derecha, pero eso no fue un obstáculo para que continuara sus estudios.

A los 18 años, el destino le hizo otra mala jugada y sufrió un trágico accidente, el autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía.

Este accidente le impidió la movilidad los primeros días, y es así como se dedica a pintar, pero impulsada por sus padres, Guillermo Kahlo y Matilde Calderón.

Luego, Frida conoce al también artista Diego Rivera, con quien contrae matrimonio en 1929.

Pero unos años después Frida sufre un aborto y es así como las obras de esta artistas no solo reflejan su estado de ánimo, sino también su obsesión por el autorretrato y por la infertilidad.

RECORRIDO

Al sumergirse en la Casa Azul, se nota la estrecha relación que existe entre la artista, su obra y su hogar.

Por ejemplo, en la primera sala de este museo, denominada “La vida intensa de una artista”, deja claro su amor por los retratos, incluso pintó a su padre.

“Las pasiones de Frida”, “Los secretos de la casa azul” y “Diego Rivera” son los nombres de las otras salas.

Además, se puede encontrar una sección donde el estudio de Kahlo y todo el material mostrado en este espacio son los originales, según un escrito del mismo museo.

En su cocina, la pareja quiso rescatar la estética prehispánica y popular; es el típico estilo de las construcciones antiguas mexicanas, con ollas de barro colgadas a las paredes y cazuelas sobre el fogón.

Esto deja constar la variedad de guisos que se preparaban en la Casa Azul. Tanto Diego como Frida gustaban de agasajar a sus comensales con platillos de la cocina mexicana.

También se puede apreciar las recámaras de la artistas; una la usaba de día y otra de noche.

La casa habla de la vida cotidiana de la artista. Según el sitio oficial del museo www.museofridakahlo.org, la atmósfera del lugar permanece como si Frida habitara en él.

Además, se asegura que hoy este lugar es uno de los museos más concurridos en la capital mexicana. Mensualmente recibe cerca de 25 mil visitantes, el 70% de ellos es extranjero.

La entrada general al museo tiene un costo de 5 dólares y hay una tienda de souvenirs por si se quiere llevar un recuerdo del recorrido.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

en presunto asalto Asesinan a directivo de cadena mexicana Televisa

Antes de incorporarse a Televisa en 2013, Lagos Espinosa se desempeñó como directivo en varios bancos.
Tomada de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código