La vida y la muerte por Benítez

´Estoy bien´ se presenta hoy jueves en la Feria Internacional del Libro de Panamá en el salón Boquete a las 6:00 p.m.
‘Trabajo varias investigaciones a la vez, pero escribo un libro por año’: comparte el español J.J. Benítez. CORTESÍA. ‘Trabajo varias investigaciones a la vez, pero escribo un libro por año’: comparte el español J.J. Benítez. CORTESÍA.
‘Trabajo varias investigaciones a la vez, pero escribo un libro por año’: comparte el español J.J. Benítez. CORTESÍA.

Las investigaciones sobre la vida y la muerte que dieron como resultado el ensayo Estoy bien, las inició J.J. Benítez en 1968.

Ese año conoció a su colega Miguel París en Zaragoza (España), quien “me contó su asombrosa experiencia en la Segunda Guerra Mundial. Fue el primer caso. A partir de ahí empecé a interesarme por la gente que ha visto y hablado con amigos y familiares muertos”.

“Miguel fue saludado, en mitad del ataque de los rusos, por un compañero de otra compañía, también español, que había fallecido dos meses antes como consecuencia de un mortero”, indica el que escribe de 7:00 a.m. a las 2:30 p.m.

TROYA

Su obra más popular es El caballo de Troya, una saga que “me enseñó a ver la vida desde una perspectiva diferente. Al encontrar aquel Jesús de Nazaret tan humano, ya no tengo miedo”.

Su editor le pidió que “suprimiera 400 páginas. Me negué a quitar una sola coma, y el libro lleva más de 100 ediciones. Eso me animó a sacar a la luz el resto de la información”.

OVNI

Mientras que su encuentro con los ovnis se dio en los días en que era un joven periodista que estuvo detrás del caso de un objeto volador visto en Burgos (España).

“Han pasado 40 años. Era un idealista, un joven que no sabía nada de nada. Ahora tengo 70 años, y sé por qué estoy aquí. Eso es suficiente. He cumplido con mi trabajo”, opina el autor de 57 libros publicados, que no se considera escritor sino informador, “que no es poco”.

En 1972 Benítez se enfrentó al fenómeno ovni, y “comprobé que era un hecho real, no urgente, pero sí grave y de gran trascendencia para la humanidad”.

“El que ha visto esas naves o sus tripulantes deja de ser escéptico. Pero a los militares no les interesa revelar la verdad”, opina.

Los que consideran esta clase de temas como pertenecientes a la ciencia ficción “no carecen de la información necesaria”.

La receptividad por este tema ha cambiado. “Los niños de hoy encuentran lógico y normal que existan otras civilizaciones exteriores. No les deriva un trauma pensar que no estamos solos en el universo”.

Hace 40 años era diferente. “Una parte de la sociedad veía a los investigadores de ovnis como bichos raros. Como ve, el tiempo pone todo en su lugar”.

De regreso a la muerte, afirma que no le teme. “La muerte no tiene nada que ver con lo que venden las iglesias. No hay infierno, ese es un invento humano para esclavizar moralmente a las personas, y el cielo es diferente a lo que nos han contado. Dios nos ha hecho inmortales, pensemos lo que pensemos o hagamos lo que hagamos. Eso cuentan los testigos en Estoy bien”.

No quiere ser recordado. “Ahí están mis libros. Traté de abrir las mentes e intenté que no tuvieran miedo: ni a la muerte ni a nada”, dice.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Desacato del órgano legislativo Antai solicita a la Asamblea cumplir la ley

Yanibel Ábrego (Izq.) y Angélica Maytín
LA PRENSA/Archivo

Corte interamericana de derechos humanos Opinión sobre derechos LGBT es vinculante para Panamá

La Corte IDH concluyó que no encontró motivos para no reconocer el vínculo familiar entre las parejas del mismo sexo.
Tomado de Internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Ene 2018

Primer premio

8 4 0 1

BBCA

Serie: 4 Folio: 9

2o premio

7600

3er premio

4478

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código