Una vida volando sin moverse

No importa si es a través de él o de otro ´bailaor´, Farruquito sueña con que su forma de hacer flamenco perdure.
Farruquito no solo se dedica al flamenco, sino que lo estudia. Cortesía. Farruquito no solo se dedica al flamenco, sino que lo estudia. Cortesía.
Farruquito no solo se dedica al flamenco, sino que lo estudia. Cortesía.

Guardián de un legado familiar que le fue entregado de joven, hoy, a sus 31 años, lo que más le importa a Farruquito es no pertenecer a la última generación de bailaores.

“Mi vida en el flamenco empezó cuando empezó mi vida”, expresa Juan Manuel Fernández Montoya (su nombre verdadero), en su web. A los cinco años Farruquito llevaba por primera vez sus pasos a un escenario en Broadway; y a los 15, había creado su propio espectáculo de flamenco.

Ahora los días del bailaor nacido en Sevilla no solo se mueven tras su pasión por el baile, sino también por el empeño de que otros se enamoren de esa “filosofía de ser”, como la define.

“El origen del flamenco nace en los gitanos, pero todo aquel que respeta y admira nuestra etnia y además se enamora del flamenco, puede llegar a bailar igual de bien”, explica Farruquito a este diario, antes de su visita a Panamá para participar en el Festival de Flamenco.

El bailaor, que dictará un cursillo intensivo en el istmo como parte del Festival de Flamenco, defiende la pureza del género, al igual que lo hizo su abuelo Antonio Montoya Flores, Farruco (1935-1997), quien fue el patriarca de una familia dedicada a este arte.

Farruquito impartirá un cursillo intensivo de flamenco del 24 al 27 de julio en la academia Anita Loynaz, y se presentará en la gala “Estrellas del Flamenco” el 26 de julio (boletos agotados).

Además estará en una función el 27 de julio en el Teatro Nacional, a las 4:00 p.m. Para más información debe visitar el sitio web www.ffpty.com.

El Club de Suscriptores de La Prensa te invita a participar del Festival de Flamenco y te ofrece el 20% de descuento para los talleres que habrá durante esa semana (clases de cante, guitarra, percusión y baile). No incluye los cursillos intensivos con Farruquito.

DOCENCIA

Como maestro, lo primero que Farruquito transmite a sus alumnos es que deben conocer el origen del género, y las técnicas, pero también el sentimiento del baile.

“Les cuento mis vivencias con mi familia y otros grandes artistas. Les digo frases que mi abuelo utilizaba como filosofía, les cuento cómo me enseñaba y luego veo cómo al entender eso, toda la coreografía que les enseño fluye de otra manera”, dice.

Enseña, sí, pero también aprende. “Cuando tienes por maestro a un genio como mi abuelo, es difícil seguir como ejemplo a nadie más. Aprendo, sobre todo, de mis propios errores”.

De los jóvenes, le inspiran Pepe Torres, El Torombo, José Maya, Juan de Juan, Alfonso Losa , El Choro , Gema Moneo , Carime Amaya y Paloma Fantova, a los que califica de “muy flamencos”.

No descarta que pueda seguir formándose. “Cada día hago los deberes, veo en las redes a todos los bailaores y bailaoras que salen, pienso que de todos se puede aprender algo”.

Farruquito no solo se dedica al flamenco, sino que lo estudia. Y en el trayecto se da cuenta de que hay aspectos que han cambiado. Él enumera tres: la vivencia , la afición y la naturalidad.

“Hacen falta reuniones de flamencos para intercambiar sentimientos, así es como empezó el flamenco. Partiendo de la unión entre personas que comían y bebían de la misma copa , y dejaban las puertas abiertas a la gracia, la improvisación y la libertad de expresarse tal y como eran”, opina.

Entre los aspectos que considera se falla, es que los bailaores se preocupan más por la técnica que por la expresión artística. “La técnica debería estar siempre al servicio de la música, al servicio de darnos a conocer. El flamenco debe mostrarse tal y como es, con su personalidad y su manera de ser . Y no como exhibición”.

Ese es el empeño de Farruquito, que el flamenco lo sobreviva, “no importa si es a través de mí o de otra persona”.

Por eso, no tiene idea de quién podría relevarlo. “No pienso en un solo relevo. Me gusta más la idea de aportar afición en general que de pasarle el relevo a nadie. Yo soy del flamenco y lo que deseo es aportar algo más de motivación por y para la perduración de este arte”.

Un arte que se sembró en él con una de las frases que su abuelo le decía mientras le enseñaba a bailar: “Trata de volar, pero no te muevas”. Desde entonces no hace otra cosa que tener los pies, bailando más allá del suelo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código