LIONEL MESSI FUE LA GRAN FIGURA

Supercampeón

El Barcelona ganó ayer su tercera Supercopa española consecutiva, luego de superar en el marcador global 5 por 4 al Real Madrid.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202TbiZOj.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202TbiZOj.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202TbiZOj.jpg

Más de 100 días después de arrebatarle cualquier opción de conquistar el título de Liga al Real Madrid y de apearle de la final de la Champions, el Barcelona alargó su hegemonía en el fútbol español al vencer al equipo blanco 3-2 y lograr su décima Supercopa de España, la tercera consecutiva.

Leo Messi fue, de nuevo, genio y figura y en partidos como el de ayer demuestra por qué va camino de convertirse en el mejor futbolista de la historia.

Si en la ida el técnico madridista José Mourinho sacó el mismo once que cayó 5-0 en el Camp Nou la pasada temporada, ayer fue Guardiola quien apostó por el equipo campeón de Europa ante el Manchester United en la final de Wembley.

Un once titular comandado por el genio de Rosario, verdugo implacable del eterno rival –dos goles y una asistencia ayer– y blindado en la portería por un enorme Víctor Valdés.

Mourinho solo hizo un cambio respecto al partido de ida: el de Coentrao por Marcelo en el lateral izquierdo, mientras que Guardiola dio entrada a Piqué, Xavi y Sergio Busquets con el propósito de recuperar el control del juego que no tuvo en el Bernabéu.

Nada más empezar el choque, una pérdida de balón en el centro del campo casi le cuesta el primer disgusto. Valdés salvaba los muebles a tiro de Cristiano Ronaldo.

Fue una primera parte locamente maravillosa, repleta de intensidad y fútbol en la que el Real Madrid pagó de nuevo muy cara su osadía, la de adelantar sus líneas.

Dos fogonazos de Messi –un eslalon con asistencia de gol a Iniesta y una pared en medio palmo de área con Piqué y definición magistral del argentino– sirvieron a los azulgranas para adelantarse dos veces en el marcador.

La primera vez, al cuarto de hora, y la segunda, un minuto antes del descanso, cuando rompía de nuevo las tablas en el electrónico que habían devuelto entre Sergio Ramos y Cristiano a la salida de un córner a los 20 minutos de juego.

El conjunto blanco se aferró de nuevo a la heroica. Se olvidó de fabricar fútbol –algo que había hecho muy bien hasta entonces– y apostó por añadir una dosis extra de agresividad.

Volvió la dureza habitual de Pepe, Marcelo y Sergio Ramos, quienes se jugaron la roja en varias acciones, y ese juego impetuoso que funciona arreones y que maneja de forma magistral.

El partido perdió plasticidad y ritmo. A penas una ocasión de Messi y otra de Sergio Ramos hasta que Benzema se encontró el 2-2 en un balón enredado en el área a falta de nueve minutos para el final.

Pero entonces apareció, como no, Leo Messi, para lanzarse para cazar un centro envenenado de Adriano cuando ya se olía la prórroga, una volea de nueve, de killer del área, un registro más en su repertorio.

La tangana final entre ambos equipos y sus respectivos banquillos tras una escalofriante entrada de un desequilibrado Marcelo y las posteriores expulsiones del brasileño, Özil y Villa deslucieron la fiesta.

Messi sumó su 38 partido en el que marca dos goles para Barcelona, acumula ocho en la Supercopa de España y ayer sobrepasó a Raúl González, que con siete era máximo artillero histórico del torneo.

Raúl, ex-Real Madrid y actualmente en Schalke 04, había logrado siete tantos, incluyendo un hat-trick (tres redes) frente a Zaragoza en la temporada 2001.

Pep se mostró sorprendido

El entrenador de Real Madrid, José Mourinho, se mostró “conforme con la evolución” de su equipo y defendió a sus jugadores pese a las acciones violentas de algunos de ellos en la derrota ante Barcelona.

“Hemos jugado dos partidos muy buenos y completos. Somos un equipo mejor que el año pasado”, indicó el DT portugués. El entrenador del Barcelona, Pep Guardiola, por su parte, calificó de inesperada su victoria en la Supercopa de España. “Sinceramente, no esperaba que fuéramos capaces de ganarla.

Es una sorpresa más que agradable”, comentó Guardiola, quien no ha querido comentar la agresión del técnico Mourinho a su ayudante, Tito Vilanova, a quien le ha metido un dedo en el ojo en la tángana con la que ha finalizado el partido. “Las imágenes hablan por sí solas”, respondió.

SERVICIOS INTERNACIONALES

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Abr 2017

Primer premio

5 1 8 7

BDBB

Serie: 2 Folio: 14

2o premio

0632

3er premio

1386

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código