UN HÉROE PARA LOS NIÑOS

El trabajo silencioso de Rigo Garibaldi

El entrenador ha estado impartiendo sus conocimientos a partir de 1990. Gran cantidad de boxeadores ha recibido su ayuda.

“Ser entrenador de boxeo es más que ponerle los guantes a un muchacho y enseñarle a pelear. Un entrenador es un profesional y en el camino de su vida se convierte en un padre para sus pupilos y les enseña lo bueno y lo malo de la vida”, dijo Rigoberto Garibaldi.

Para el entrenador panameño, una de las grandes satisfacciones que ha tenido en su profesión es observar a boxeadores que han logrado sus metas y que se alejaron de las tentaciones de pandillas y malos pasos.

“Casi el 100% de los púgiles viene de barrios humildes, en donde son rodeados por personas que andan en malos pasos y en pandillas”, comentó Garibaldi, mientras entrenaba a varios niños en el gimnasio Pedro Alcázar.

Recordó que su afición al boxeo comenzó desde niño; fue boxeador aficionado y que por motivos de trabajo, no pudo seguir.

Sin embargo, ayudaba a boxeadores que comenzaban su carrera, tal y como fue el caso de Edgar Monserrat.

“Yo crecí en el barrio de El Marañón y era vecino de Eusebio Pedroza”, recordó Garibaldi. “Luego mi mamá se mudó a Veranillo y fui para allá. Al primer boxeador que ayudé fue al Bamby Monserrat”.

Garibaldi indicó que como no tenía tiempo, por estar trabajando, llevó a Monserrat con el entrenador Pedro Ávila.

“Pellín Ávila fue uno de los mejores entrenadores en Panamá y me ayudó con Monserrat. A partir de ese momento se despertó mi interés como entrenador”, comentó.

Pero fue en 1990 que Garibaldi entró de lleno en esta profesión y vio las necesidades que pasaban los púgiles criollos.

“Siempre he tenido la esperanza de que esos niños de barrios duros tengan un futuro y que su vida sea mejor para alegría de su familia y beneficio del país”, indicó Garibaldi.

Hizo una lista de boxeadores que alcanzaron un mejor nivel de vida por las enseñanzas que él les dio.

Miguel Callist, Jairo Arango, William de Souza, los excampeones Carlos Murillo, Roberto Vásquez, Rafael Concepción, el monarca Guillermo Jones son algunos que han pasado por las manos de Garibaldi.

“Me siento orgulloso de cada uno de ellos, porque en este momento todos tienen buena vida y algunos fueron campeones”, señaló un orgulloso Garibaldi. “Ninguno está en drogas ni en pandillas”.

SU SUEÑO

Ahora Garibaldi trabaja con la cuadra de Los Rockeros y también le enseña a niños la disciplina del boxeo en Curundú.

“Los niños tienen un lugar especial para mí y aquí en Curundú los meto a la escuela y les doy algo de comida; no soy millonario, pero lo poco que tengo lo comparto”, indicó.

Incluso, Garibaldi dijo que su sueño es abrir un comedor en el gimnasio Pedro Alcázar.

“Si abrimos un comedor, muchos niños que no tienen qué comer tendrán la oportunidad de entrenar, comer y estar bien en la escuela”, apuntó Garibaldi. “Ojalá que la empresa privada y el Gobierno se pongan la mano en el corazón y ayuden.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

23 Abr 2017

Primer premio

1 2 0 3

ABCA

Serie: 10 Folio: 1

2o premio

9874

3er premio

6335

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código