VALOR RAZONABLE

VALOR RAZONABLE: Panameñísima Reina Deuda

OPINIÓN

Después del susto de fin de año provocado por la incorporación del sistema de renta mundial al esquema fiscal panameño que atentó contra la forma de hacer negocios en Panamá, quedó claro que no podemos hablar de un problema de deuda en Panamá. El asunto es un tanto más serio: es un problema eventualmente del flujo necesario para cubrir los pagos relacionados con esa deuda.

Los intentos infructuosos para vender tierras en Zona Libre, vender acciones en compañías público-privadas, liquidar parte del Fondo de Ahorro de Panamá o ajustes al Código Fiscal en el último día del año son claros llamados de atención.

El indicador utilizado para determinar el óptimo nivel de deuda de un país es la fracción que tiene deuda en el numerador mientras muestra el producto interno bruto (PIB) en el denominador. Y en este sentido, las actuales figuras gubernamentales han defendido a capa y espada que el nivel de endeudamiento ha disminuido porcentualmente. Y tienen toda la razón. Esto se debe al auge económico de nuestro país que ha reportado un crecimiento realmente admirable en el PIB.

La preocupación seria es que nuestra deuda depende claramente de que ese 10% de crecimiento económico, ese crecimiento en el PIB, el auge de sector financiero, la Zona Libre de Colón y la expansión del Canal de Panamá, se trasladen a suficientes ingresos para poder pagar la deuda.

El crecimiento robusto de los últimos años apuntaría hacia una creación de “surplus” económico; es decir, una creación de ingresos que excediera gastos corrientes y así generar reservas para momentos de contracción o cuando estímulos fueran necesarios. Pues en los últimos cuatro años hemos incurrido en deuda y manejamos el país con un déficit que el año pasado obligó la modificación a la ley de Responsabilidad Fiscal, permitiendo que dicho número llegara a 2.9%.

Pareciera que la inmediatez de proyectos gigantescos nos abrumó el ojo y es muy probable que la obesidad generada por el manejo agresivo de deuda y déficit nos obligue a una dieta forzada sin opción a pecar con un tasajo y tortilla de vez en cuando. Ya sabemos que no creceremos a 10%; que la Zona Libre tendrá un peor año en 2014 que en 2013; que las elecciones de medio año usualmente provocan desaceleración; que ajustes al salario mínimo generan inflación; que el Canal no generará ingresos cuando se habían estipulado y que los sobre costos obligarán al uso de reservas y por ende no podrá contribuir a la economía del país como antes.

Una subida de tasas de interés hace menos atractiva nuestra deuda a menos que la misma cueste más y resulte interesante para inversionistas.

Hay que sumarle la Panameñísima Reina Deuda a la hojaldre, clarines y a un batido de fresas de tierras altas como símbolo de lo nuestro. Está aquí para quedarse.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código