JÓVENES DE ÉXITO

La biomasa y sus buenas intenciones

Cortesía. Cortesía.
Cortesía.

Tomás Portela invierte ocho horas de vuelo en su apretada agenda con cierta frecuencia. Deja atrás su tierra de viñedos, soja y Borges para involucrarse en los proyectos de generación eléctrica más verdes posibles.

Desde Argentina, en donde nació y se crió con tardes de rugby, Portela se educó como ingeniero ambiental, para entonces llegar a Panamá buscando que, a través de la biomasa, diversas empresas se arriesguen a aprovechar el modelo energético, que entendió como uno de los más favorables y subestimados en este hemisferio.

Los 29 años que suma en edad no desmeritan los 10 que ya lleva inmerso en la ingeniería ambiental y que lo han llevado a entender que no hay mejor momento que este para ponerle un valor, tanto energético como económico, a nuestros desechos diarios.

¿Cuánta energía puedes generar con proyectos de biomasa?

Uno de los proyectos es para utilizar la biomasa disponible y todo lo que se usa es ahorro de otros combustibles. Sobre el proyecto de biogas o de generación de energía eléctrica, son proyectos de 1 MW/h para arriba, hasta 5 MW/h, aproximadamente. Es una escala intermedia.

¿Por qué salir de Argentina?

La situación allí es política y económicamente difícil. Principalmente somos una empresa de servicios ambientales, tratamiento de residuos y afluentes. Y a la gente, en términos generales, no le importa el tratamiento de residuos o del medio ambiente y veíamos que había que darles un valor a los residuos para hacer algo.

Mientras en Europa nos adelantan por 20 años en implementación y conocimiento, vimos que en Argentina estamos desfasados. Y las políticas de mi país no ayudan: la energía, así como la del gas y la eléctrica, están subsidiadas.

Y ¿cómo llegan a Panamá?

Mientras que las energías alternativas en Argentina tienen que competir con un precio de combustible de gas o fósil bajos por el subsidio, en Panamá y Costa Rica encontramos un panorama diferente: ahí tienen un costo de energía mucho más alto; no tienen energía fósil y el costo de la energía eléctrica es tres veces más cara que en casa.

¿Quién los ayudó a instalarse?

El interés de otras empresas para invertir en países estables y en crecimiento como Panamá, permite que nos acerquemos con nuestra propuesta. Es toda una buena oportunidad para salir.

Presentamos un proyecto de aprovechamiento de residuo. Luego, una empresa francesa que certificaba bonos de carbono, aquellos vinculados al Protocolo de Kioto, nos contactó para hacer el desarrollo de la ingeniería de estos modelos. Nos permitieron presentar proyectos en varios países de Centroamérica, incluyendo Panamá.

Sin embargo, como ya el mercado de los bonos de carbono parecía no estar funcionando mucho, ya no tiene sentido encarar los proyectos con ese fin.

¿Qué fue lo difícil?

En temas de medio ambiente es muy difícil entrar a los mercados porque nadie te quiere hablar de sus problemas. Nadie te invita a una industria porque haces las cosas mal.

¿Y por qué la biomasa?

Si a la gente no le interesa el tratado de residuos para el favor del medio ambiente, cuando le observa un beneficio económico, ahí le interesa el proyecto y todo cambia. En países donde no está desarrollado ese negocio, en donde no se da importancia de los residuos, hay un montón de oportunidades porque los procesos no son eficientes. Es con eso que la biomasa en Centroamérica se combina con varias cosas: costos altos de energía, la gran cantidad de residuos que se pierden y lo atrasado que estamos con respecto a otros lados.

¿Quiénes se han interesado en su propuesta en Panamá?

Ahora estamos por empezar a trabajar con Alcoholes del Istmo, S.A. para el aprovechamiento de masa y de efluentes de la destilería, que es toda la parte líquida que se aprovecha para crear energía.

¿Qué tanto afectan los subsidios estatales a este negocio?

El subsidio elimina la competencia de nuevas alternativas. En Argentina tienes que competir con energías alternativas con un precio de energía de gas o combustible fósil subsidiado para la empresa, no tiene ningún sentido.

¿Qué le recomiendas a un joven que está por emprender una empresa?

Yo creo que a uno le tiene que gustar lo que hace. Yo no podría trabajar en algo 8 o 10 horas por día si no me satisface, si no me hace feliz. No hay plata que alcance para pasar un tercio de tu vida haciendo lo que no te gusta.

Perfil verde

Recorrido

Tomás Portela estudió ingeniería ambiental en la Universidad Católica de Argentina y desde hace 10 años está trabajando para su empresa, IBS Córdoba, S.A., ofreciendo servicios ambientales a empresas privadas. Con IBS, Portela amplió sus proyectos por Latinoamérica, con productos y servicios en toda la región.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código