Los monstruos son hijos de la desfortuna

Temas:

Los actores Noomi Rapace y Tom Hardy en una escena del ‘thriller’ político ‘Crímenes oscuros’ (Child 44). Los actores Noomi Rapace y Tom Hardy en una escena del ‘thriller’ político ‘Crímenes oscuros’ (Child 44).
Los actores Noomi Rapace y Tom Hardy en una escena del ‘thriller’ político ‘Crímenes oscuros’ (Child 44).

Crímenes oscuros (Child 44), más allá de su discurso ideológico sobre el engendro que fue el comunismo antes y después de la Segunda Guerra Mundial en la antigua Unión Soviética, el mensaje con el que me quedo es sobre las tristes consecuencias de los conflictos bélicos en la población civil e inocente, en particular entre los niños.

Claro que lo reiterativo en su trama es que los gobernantes de la desaparecida Unión Soviética (URSS) edificaron una estructura férrea de vigilantes y delatores contra todo aquel que parecía sospechoso de ser espía, una paranoia fruto de la Guerra Fría que los llevó a cometer actos de represión brutales. Una situación que también se vivió en Estados Unidos por las mismas fechas y que dieron como resultado los poco célebres hechos de la cacería de brujas.

Dejemos a Joseph Stalin con sus actos viles; pongamos de lado esa premisa sin sentido de que “no hay asesinatos en el paraíso” (supuestamente el nirvana era estar en la URSS de entonces) y nos enfocamos en el daño que las guerras le hacen a la sociedad que no porta armas, que no representa peligro alguno y que está en el medio de las balas y las bombas.

Los “villanos” y los “héroes” de este drama de suspenso y acción dirigido por Daniel Espinosa fueron víctimas infantiles durante un conflicto armado.

Son hoy malvados, vengativos, con traumas severos y taciturnos, porque de chicos fueron desplazados de sus pueblos, quedaron huérfanos porque sus padres murieron durante algún combate o fallecieron por culpa del hambre, y encima, estos menores de edad quedaron heridos, discapacitados o con dolencias mentales tras sobrevivir los más terribles y crueles actos orquestados por los adultos.

EN TODOS LOS TIEMPOS

Existen ahora leyes internacionales que obligan a los adultos a vigilar, cuidar y orientar a los niños, para de esa manera ayudarlos a ser los mejores seres humanos posible, pero tanto en tiempos de paz como en épocas de guerra, tanto ayer como hoy y lo más seguro que mañana, la gente grande abusa de los niños cuando los abandonan, los asustan, los engañan, los manipulan, los explotan...

Que el investigador y el asesino en serie de Child 44 sean demasiado parecidos en sus comportamientos y carencias emocionales y afectivas es por culpa de sus mayores, que debieron crear las condiciones ideales para que fueran sanos de cuerpo y alma, pero en vez de eso inventaron problemas, disputas y enfrentamientos, sin importarles las marcas que dejaran en el corazón y la mente de estos y el resto de los pequeños.

Child 44 nos señala que los monstruos son creados por otras bestias iguales o peores que ellos, y que estos a su vez son el resultado de otros horrores iguales o aún más desastrosos, lo que se traduce en una cadena que parece interminable e imparable.

Vivimos momentos de supuesta paz y de una aparente seguridad, y que no hay enfrentamientos mundiales de “envergadura”, pero el dilema es que sí hay conflictos internos violentos que, de acuerdo con cifras de Naciones Unidas, han provocado la muerte de un millón de niños y tres millones de menores de edad heridos o discapacitados en la última década.

Hoy día, según estimaciones de Unicef, los más elementales derechos humanos de 20 millones de niños han sido violados en los más de 30 conflictos armados que ocurren ahora mismo en la Tierra.

Estos chicos no solo han tenido que abandonar sus sitios de residencia, sino que además no siempre tienen acceso a hospitales, escuelas y recreación, sin olvidar que muchos fueron heridos o perdieron a uno o a ambos padres, o a causa del conflicto viven en la pobreza, son maltratados, discriminados y abusados laboral o sexualmente.

POTENTE ‘THRILLER’

Daniel Espinosa arma un drama cuyo momento más destacables es cuando ingresa con buen pie en el terreno del thriller y la novela negra.

Tiene a su favor a tres actores de raigambre como Tom Hardy, Noomi Rapace y Gary Oldman, quienes junto a una fotografía sombría y una recreación adecuada de la década de 1950, dan como resultado que Child 44 sea una película relevante, aunque su argumento tenga ese olor a propaganda política que ya debe salir de las cabezas de los guionistas y productores de Hollywood, porque la Guerra Fría debe dejarse en el siglo XX.

Este es uno de los tantos casos en que el título original en inglés es más indicado que el puesto para el mercado centroamericano.

Child 44 (El niño 44) tiene más fuerza porque el guion de Richard Price, basado a su vez en la novela de Tom Rob Smith, toma forma y vuela alto cuando deja en segundo plano las torpes decisiones de Joseph Stalin y su camarilla, y se enfoca en un asesino en serie que engañaba a los niños huérfanos que andaban de aquí para allá en las cercanías de las paradas de tren.

En pocos años, este enfermo ya llevaba 44 pequeños que drogaba, torturaba, ahogaba y cortaba con habilidad de cirujano.

Es cuando el personaje de Leo Demidov (Hardy), guardia de seguridad, pasa de ser un perseguidor implacable a presa acorralada, y de fiel colaborador del sistema (que los hay en todos los gobiernos democráticos y también en las dictaduras) a escéptico de todo lo que representaba la justicia, lo que le permitirá pasar de villano que da miedo a un héroe que desea abandonar su condición de monstruo y de malhechor asalariado a ciudadano responsable que no le importan los riesgos que deba tomar cuando decide hacer lo correcto.

Aunque el final más o menos feliz de Child 44 le haga daño al entramado en su conjunto, el pulso que le imprime Daniel Espinosa y su cartel de intérpretes impiden que el barco se hunda por completo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código