políticas de austeridad

Viejos, cada vez más pobres

El 85% de los pensionados portugueses recibe ingresos de unos 530 dólares al mes. Otro tanto vive con menos.
DIFICULTAD. La población de la tercera edad está sufriendo con más dureza los recortes del Gobierno luso. REUTERS/ Jose Manuel Ribeiro DIFICULTAD. La población de la tercera edad está sufriendo con más dureza los recortes del Gobierno luso. REUTERS/ Jose Manuel Ribeiro
DIFICULTAD. La población de la tercera edad está sufriendo con más dureza los recortes del Gobierno luso. REUTERS/ Jose Manuel Ribeiro

La crisis económica, con sus recortes a las ayudas sociales, rebajas de pensiones y subida de alquileres, ha puesto en riesgo de pobreza a la numerosa población portuguesa de la tercera edad, que en su mayoría vive con menos de 500 euros (663 dólares).

En un país de 10.5 millones de habitantes, 2 millones de personas –alrededor de un 20% del país– están en edad de jubilación (a partir de 65 años) y, para la mayoría, llegar a fin de mes es una cuestión de contar sus ingresos euro a euro.

Un 85% de los pensionistas de la seguridad social, que engloba a la mayoría de jubilados de Portugal, recibió en 2011 menos de 500 euros al mes.

Este grupo creció hasta 1.4 millón de personas, casi 4% más que en 2010, y una parte de ellos debe recurrir a una ayuda extraordinaria de 100 euros (132 dólares) para llegar a un mínimo de 400 euros (531 dólares).

El gobierno conservador de Pedro Passos Coelho ha aplicado varios ajustes a este complemento a las pensiones más bajas, el último de ellos una reducción en el número de personas que puede recibir los 100 euros adicionales.

La medida forma parte de la batería de recortes para cumplir los compromisos del rescate internacional a los que se comprometió Portugal en mayo de 2011 a cambio de recibir 78 mil millones de euros (103 mil millones de dólares).

Para algunos pensionistas, esos 100 euros son, sin embargo, una contribución esencial por su falta de recursos, que parcialmente compensan con el apoyo de organismos locales y la solidaridad vecinal.

“Nuestra ayuda es a veces la que permite no cruzar esa frágil frontera entre pasar o no pasar hambre”, afirmó Vasco Morgado, presidente de la Junta de Freguesia del barrio de Sao José, un organismo del Ayuntamiento de Lisboa que presta atención a los vecinos de esa céntrica zona de la capital portuguesa.

La entidad municipal que gestiona Morgado provee comida, ropa, compañía o “simplemente leerles las cartas que no pueden”, explicó Morgado, quien les reconoce como personas “muy cuidadas” con su dinero.

Más noticias de Mundo

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código