Avance: Sismo de 7.1 grados en México

PROCESOS HUMANOS

Agonía de la verdad pura: Manuel E. Barberena R.

“De lo único que la verdad tiene vergüenza es de estar escondida”. Jacinto Benavente, dramaturgo y filólogo español, nacido en 1866, dejó entrever que ocultarla es una felonía. Lo cierto es que la credibilidad, fundada en la verdad, se reconoce como la base ética para que los individuos y la sociedad civil se desarrollen con altas normas de moralidad y bienestar.

Percibida de mil maneras y a conveniencia del actor, la verdad guarda semejanza con la belleza, que como se afirma en las artes, está en los ojos del observador. La iniciación literaria ofrece una muestra de la naturaleza voluble de la verdad: La paradoja, que se define como “un conjunto de ideas aparentemente contradictorias, pero que en realidad no lo son; bajo la apariencia de un desatino la paradoja presenta una verdad nueva, o un nuevo modo de ver la verdad”. En efecto, la verdad se vuelve mentira cuando descubrimos que no lo es; es mentira que es verdad. O, al contrario, la mentira se vuelve verdad cuando no lo es; es verdad, no es mentira.

El cambio que rige este mundo muestra la naturaleza voluble de la verdad. Todo está sujeto a la modificación y sustitución. Solo Dios es inmutable. Encontrar la verdad es más importante que esta misma. Como en la educación, su valor no está en poseerla, sino en cómo se usará. Los partidos y gobiernos son las entidades en que la verdad está más en entredicho.

Edward Snowden, extécnico de la CIA, y Bradley Manning, el soldado que filtró documentos secretos a Wikileaks enfrentan graves cargos. Mientras se les juzga como criminales, la opinión pública los ve como héroes del honor y la verdad. En estos días el editorial de El País fue enfático sobre el caso: “La alarma despertada en las organizaciones defensoras de los derechos civiles ante la condena por filtración de informaciones consideradas secretas está plenamente justificada por las consecuencias de este peligroso precedente para las libertades de expresión y de prensa... Dejando de lado el diferente perfil de ambos, está claro que la mejor protección que puede tener un gobierno frente a las filtraciones no es amenazar las libertades ni equiparar la denuncia al espionaje, sino cumplir las leyes y defender la esencia de la democracia”.

Tarea fundamental del periodismo es la búsqueda de la verdad, labor de alto riesgo, pues una vez encontrada el periodista debe disparar al blanco, y esto lo expone a ser víctima de demandas, persecución, marginación y hasta de la pérdida de la vida. La ocultación, suplantación y desfiguración de la verdad son los medios que emplean las mafias del crimen, y la corrupción que, como una onda expansiva toman el mando de gobiernos y sociedades, predominando en los negocios en la administración pública, la justicia y en casi todo el orden social.

Infundios como en “estamos en democracia” toman fuerza en muchos países, con la creencia inconsciente de los pueblos. Se sabe que la democracia no es un régimen definitivo; es un instrumento para alcanzar un fin superior: la convivencia humana en un medio de libertad, justicia, respeto, honestidad. Con énfasis, escuchamos decir a personas cultas que “vivimos en democracia”, que “solo hay que fortalecerla”. La democracia no se enferma. Es incorruptible. Cuando hay fallas es porque ha sido sustituida y no debemos sorprendernos de las prácticas nefastas de las imitaciones. La democracia no es fábrica de miasmas. Es la fórmula de ciencia política más próxima al ideal de convivencia humana, pero por excederse en perfeccionismo se vuelve impracticable en algunos aspectos.

Lo que se precisa hacer es traer la democracia legítima del exilio y reinstalarla en el lugar que ocupa el adefesio que nos imponen como si fuera esta. La verdad más segura es la que el tiempo confirma, y la más confiable está en los hechos. La que más nos cae bien es la que concuerda con nuestras creencias. No llegar a encontrar nunca la verdad, tal vez, sea nuestro mayor bien. Lector, si alguien te falta a la verdad, dile este proverbio árabe: “Si me engañas la primera vez, debe darte vergüenza a ti, si me engañas la segunda vez debe darme vergüenza a mí”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código