MATERIA ELECTORAL

Alternar el poder, opción democrática: Nelson Caballero Díaz

La alternabilidad en el poder político es uno de los principios fundamentales del sistema democrático. Lo que se desea es que mediante procesos electorales limpios, libres y transparentes se logre cambiar, periódicamente, a los que han sido escogidos en los cargos a través de elecciones populares.

El elector al momento de emitir su voto tiene la posibilidad de juzgar y evaluar la realidad en que vive, incluso de una manera retrospectiva, a fin de adoptar una decisión para el futuro con base en las experiencias y juicios del pasado.

El principio de la “alternabilidad del poder” no es letra muerta en la Constitución Política de Panamá. En su forma y en su espíritu, el constitucionalista estableció la no reelección presidencial inmediata y un período de cinco años para una gestión presidencial. La norma constitucional subyace en la conciencia de los panameños desde tiempos inmemorables, de manera que la reelección ha sido motivo de profundas discrepancias y rechazada por la mayoría.

En nuestra opinión, es absolutamente peligroso para la supervivencia de un sistema democrático, que un mismo ciudadano y un mismo partido permanezcan por largo tiempo en el poder político.

La experiencia en otros países es que cuando no existe un “gobierno alternativo” se produce un campo fértil para la tiranía y el autoritarismo, y lo que es más grave aun, las ansias de perpetuarse en el poder incrementan los niveles de corrupción, clientelismo y la compra de conciencias.

Actualmente estamos inmersos en una contienda electoral y se observa, con justificado temor, que la misma persona o el mismo partido político intenten perpetuarse en el poder.

La necesidad de alternar el poder se remonta a los tiempos de la antigua Grecia, “padres de la democracia” que inventaron una “regla de oro” para un sistema de gobierno que funcione por un periodo limitado y razonable, y que denominaron “la alternabilidad del poder”. Sin duda, su práctica en la realidad política de los países consolida y fortalece los procesos democráticos.

En consecuencia, la alternabilidad del poder es un principio que ha prevalecido históricamente en nuestro país con resultados positivos para el sistema político. Al final de cuentas la democracia no es una serie de procedimientos de gobierno, sino una forma de vida.

Los panameños queremos vivir en democracia. De ninguna manera la sociedad aceptaría que se quiera amoldar el poder al pensamiento de una persona o de un partido que pretenda perpetuarse en el mismo. Estamos frente a nuevos tiempos y debemos dejar en el pasado el “eclipse” de los despóticos vicios del gobierno.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código