INFORMACIÓN REAL

Cáncer en Panamá: Xavier Sáez-Llorens

El Centro de Incidencia Ambiental (CIAM) celebró, recientemente, un extraordinario seminario para abordar la problemática del cáncer en Panamá. Felicito a Brooke Alfaro, Sonia Montenegro y demás organizadores por planear este estupendo evento científico. Hubo excelentes conferencias sobre la historia sanitaria en Panamá (Dr. Castro), la epidemiología nacional del cáncer (Dr. Motta), los factores ambientales que inciden en la salud (Dra. Esquivel), los efectos de agroquímicos en la alimentación (Dr. Requena), la presencia de metales pesados en islas y zonas costeras (Dr. Zárate), los estudios de cáncer uterino en Monagrillo (Dr. Garrido, Dra. Blanco), la lucha de la sociedad civil contra esta enfermedad (Dr. Espino) y la experiencia local con el tabaquismo (Dra. Gligo). La ciencia fue magistralmente complementada por la profesora Ileana Gólcher, superviviente de un cáncer agresivo, quien subrayó la importancia del enfoque humanista en la atención médica del paciente afectado. Todo concluyó con la intervención del Dr. Rodrigo Noriega, quien realizó una valiosa propuesta de política pública contra este terrible flagelo.

El Dr. Noriega señaló que la mayoría de malignidades tienen relación causal, directa o indirecta, con el entorno ambiental, por lo que se propondrá un proyecto de ley para que los tratamientos contra todas las formas de cáncer, leucemia y tumores sean financiados por el Estado, haciendo hincapié en la investigación, prevención y rehabilitación de los enfermos. Como los procedimientos diagnósticos y terapéuticos conllevan un excesivo costo económico, se recomendará la creación de impuestos para bebidas gaseosas, cervezas, licores, combustible y agroquímicos sintéticos. La idea buscará colectar entre 100 millones y 150 millones de dólares al año para el sostenimiento del programa. Este dinero serviría, además, para incentivar la formación de oncólogos y apoyar a entidades no gubernamentales vinculadas con el cáncer. Estas palabras de cierre se acoplaron con la charla inicial del Dr. Castro, quien señaló la necesidad de no percibir únicamente la salud como ausencia de enfermedad y reforzar la visión preventiva sobre los factores de riesgo latentes en la sociedad.

El Dr. Jorge Motta presentó estadísticas inéditas sobre las tasas crudas y ajustadas por edad de los diferentes tumores, próximas a ser publicadas en la prestigiosa revista PLOS One. El cáncer es la segunda causa de muerte en el país (17%), tan solo después de la patología cerebrovascular. Las malignidades de pulmón, próstata y estómago son causas frecuentes de deceso en hombres y las de mama, útero y estómago en mujeres, sin menospreciar a los tumores de hígado y colon para ambos sexos. El cáncer de piel es muy común en ocurrencia pero, afortunadamente, se asocia a mejor pronóstico (con excepción del melanoma). El riguroso análisis desmintió la creencia popular que sostiene que Panamá exhibe una de las prevalencias más altas de malignidad en el mundo. Si nos comparamos con otros lugares, solo el cáncer de cuello y de estómago están ligeramente por arriba de la media internacional. Otro aporte de relevancia fue resaltar que hay mayor concentración de ancianos en Azuero que en el resto del istmo, lo que explicaría la superior tasa cruda de malignidad en ese territorio. La neoplasia de estómago es interesante, porque su presencia sobresale en Veraguas, quizás por la práctica de beber chirrisco o alguna otra peculiaridad aún por indagar. Un hallazgo destacable es que empieza a observarse una disminución del cáncer de pulmón, muy probablemente ligado a las contundentes políticas contra el tabaquismo implementadas desde hace más de un lustro.

La incidencia de cáncer uterino guarda estrecha relación con la prominente frecuencia de infecciones por Papilomavirus humano (VPH) en adolescentes y mujeres jóvenes. Este dato debería obligar a nuestras autoridades a propiciar la enseñanza rutinaria de educación sexual en las escuelas, flagrante deficiencia del Meduca durante esta administración. Panamá, por fortuna, empezó desde 2008 a vacunar contra VPH a todas las niñas que cumplen 10 años de edad. Se espera que esta estrategia reduzca la ocurrencia de lesiones precancerosas (displasias cervicales) a mediano plazo (5-10 años) y de cáncer uterino a largo plazo (1-4 décadas) en las cohortes inmunizadas. La vacuna contra VPH es una herramienta biológica segura, avalada por organismos mundiales, que aplicada a la población infantil puede prevenir una afección grave en adultos. Este proceder es similar al diseñado con la aplicación de la vacuna contra el virus de hepatitis B en lactantes para la prevención del cáncer hepático en edades posteriores.

Preocupa la circulación de información errónea sobre la seguridad y efectividad de las vacunas contra VPH. Grupos antivacunas, amparados en doctrinas o conspiraciones disparatadas, intentan desprestigiar la trascendencia de la vacunación para evitar infecciones severas. Estas demenciales conductas son tan peligrosas que ya han causado brotes mortales de sarampión, tos ferina y polio en muchas regiones del planeta. Exhorto a los medios a no dar protagonismo a personas malintencionadas, ajenas o desfasadas del ámbito sanitario, que pongan en peligro el moderno y envidiado sistema de inmunización que posee nuestro país. La salud pública exige responsabilidad en la información mediática. No vacunar puede significar morbilidad y fatalidad. Cuidado con esa nefasta complicidad. @xsaezll

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código