ZONA LIBRE

Creando riquezas para todo el país: Surse Pierpoint

La Zona Libre es uno de los mayores éxitos de la época moderna de la República de Panamá. Su historia se remonta a cuando la junta directiva de la Cámara de Comercio de Colón enfrenta el reto de crear un motor de desarrollo económico en la posguerra, y junto a un asesor norteamericano idearon el proyecto y lograron convencer al entonces presidente de la República, Enrique Jiménez, de firmar la ley en 1948, a pesar de una gran resistencia por parte de los intereses creados de aquellos días.

Hoy, 64 años después, podemos decir que el proyecto ha sido un éxito, situándolo como una de las mayores áreas de libre comercio en el mundo. Desde la Zona Libre se han creado grandes fortunas que se han reinvertido en el país, creando un modelo digno de imitar en otras latitudes.

La Zona Libre de Colón da empleo a más de 30 mil personas directamente en sus más de 800 hectáreas, generando un desarrollo que se acerca al 10% del PIB de la nación. Con las ganancias, la Zona Libre es responsable del cambio en el aspecto físico de nuestra capital. Un capital que sigue creando riquezas en otros sectores de la economía. Un capital que se queda en Panamá. Ejemplo de esto, tenemos el imponente Hard Rock Hotel producto de la visión de un comerciante de San Andrés que llegó a Zona Libre hace varias décadas para luego saltar a los proyectos turísticos que hoy han transformado otras regiones del país como el resort Decameron en el interior.

Los capitales creados en la Zona Libre también se relacionan con bancos de prestigio mundial como el Tower Bank, Banco Continental, Credicorp Bank, Banco Aliado, Global Bank o el Metro Bank para mencionar algunos que tuvieron su génesis en este emporio comercial.

La verdad es que las personas responden a incentivos y qué mejor incentivo para la empresa privada que poder desde este lugar arriesgarse con un capital para servir a un mercado regional de más de 100 millones de consumidores. Y cuando hablamos de riesgo, es la posibilidad de no poder recuperar los créditos dados. Reza el dicho “es fácil vender, lo complicado es cobrar”. Y esta máxima está presente en cada una de las transacciones que hacemos a diario.

Los tiempos cambian y hoy tenemos un panorama económico incierto en el mundo. En Europa, el experimento del euro se tambalea. En Estados Unidos la economía aún no se recupera de la gran recesión que los golpeó hace ya algunos años. China, el gigante asiático reacciona bajando intereses ante un enfriamiento después de décadas de crecimiento acelerado. Ya no es barato comprar en China.

Los problemas se nos acercan, en nuestro vecindario vemos la sombra del chavismo y el espejismo del Socialismo del Siglo XXI que no tiene nada de nuevo con el socialismo del siglo XX. Estas doctrinas condenan a países importantes para nuestra Zona Libre a la desaceleración de sus economías, hace más pobres a sus habitantes que, al fin y al cabo, son nuestros clientes.

Cuando vemos la creciente ola de tratados bilaterales de libre comercio en Latinoamérica, algunos se preguntarán, ¿tiene vigencia aún el modelo de Zona Libre? Mi respuesta es, por supuesto, que sí. Son nuevos retos que trae la historia. La habilidad de poder trabajar y tener éxito en uno de los mercados más competitivos de la región significa que aquí solo sobreviven los mejores. Mejores en surtido, mejores en precio, mejores en el manejo de las cuentas por cobrar. Debemos seguir trabajando para lograr abrir los mercados firmantes de los TLC, para que reconozcan la importancia de nuestra Zona Libre y no castiguen el trasbordo de mercancías originarias de terceros países con aranceles externos comunes en vez de los preferenciales negociados por el simple hecho de haber pasado por aquí.

En el país vemos cómo el concepto de Zona Libre sigue creciendo con zonas libres de petróleo, el Área Panamá Pacífico, y las zonas francas privadas que se están creando producto de la Ley 32 de abril de 2011. Bienvenidos al ruedo, pero eso sí, exhortamos a nuestros gobiernos a un level playing field con beneficios, que hagan que el modelo siga rindiendo los frutos que hemos visto en el pasado. Los países crecen y se hacen fuertes cuando adoptan los modelos económicos que permiten que la acción humana pueda fluir sin impedimentos, creando crecimiento y riquezas para todos sus ciudadanos. La mano leve del Estado sobre el timón ha permitido que sigamos navegando a buen puerto. No puede ser que ahora veamos que el éxito se castiga con mayores gastos que le restan la competitividad a la decana de las zonas especiales en Panamá. El conflicto no debe ser entre tirios y troyanos, debemos caminar juntos y ver cómo fortalecemos ese rincón del país que tanto le ha dado a Colón y a la República.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código