CAMBIOS NECESARIOS

Credibilidad y confianza ciudadana: Nelson Caballero Díaz

En este diario escribí un artículo titulado “El histórico “día D”, en momentos en que se acercaba el 4 de mayo de 2014, y señalé “que más de 2.4 millones de panameños ejercerían el derecho al sufragio y en consecuencia, los electores, solos con su conciencia, mediante el voto, premiarían a los que utilizaron los recursos del Estado para mejorar sus condiciones de vida y las de su familia, o por el contrario, sancionarían a los que abusaron del poder político y económico y atentaron contra los derechos y libertades de los ciudadanos”. Los resultados electorales fueron claros y contundentes. Los electores de manera amplia tomaron la decisión de que era obligante un cambio en el estilo y la forma en que el anterior gobierno manejaba los asuntos públicos y las finanzas.

La nueva administración, producto de la voluntad popular, asume el compromiso histórico de orientar la acción gubernamental hacia un sistema que garantice la credibilidad y confianza de los ciudadanos en las instituciones democrática, logrando el apoyo de la sociedad civil.

Se habla mucho de “gobernabilidad democrática”, pero esta no será posible si no se profundizan los niveles de modernización del Estado, que permita incorporar las tecnologías de un mundo nuevo y eleven la eficiencia, eficacia, probidad, responsabilidad y absoluta transparencia en la gestión pública.

Es correcta la tesis de que el estado de derecho se debilita por los efectos nocivos del nepotismo y la corrupción –además de otros vicios–. Si la impunidad campea por doquier, ante una justicia dócil y sin independencia, la “gobernabilidad” no es posible, se producen serias distorsiones en la economía, se pierde la confianza y la credibilidad en los gobernantes y, lo que es más grave, se erosiona y destruye la moral social de los ciudadanos.

El Gobierno debe corregir su rumbo y enfocar su atención al fortalecimiento de las políticas públicas y concretar las acciones orientadas a resolver los problemas que afectan a la población. Pero, sin duda alguna, deberá comprender que el crecimiento económico del país debe contribuir a erradicar la pobreza, el hambre, la desnutrición, el desempleo y la escasez de viviendas, además de mejorar los servicios de salud, transporte, educación, agua, basura y otras necesidades. Siempre con la plena conciencia de que lo fundamental es crear una sociedad en la que exista un ambiente de equidad y justicia.

Estoy convencido de que el actual gobierno construye sobre las cenizas que dejó la gestión pública anterior, en la que imperó el personalismo autoritario, “el populismo” que nunca ha resultado en ningún país del mundo, el uso irresponsable de los recursos y la corrupción, rampante e impune.

Sin duda alguna, la administración estatal de los últimos cinco años dejó una secuela perniciosa en una democracia como la nuestra, frágil y débil. Sufrimos un atentado y un “golpe a las entrañas” y el país no se ha recuperado de un estilo de gobernar que deformó el sistema democrático y representativo, manipuló la justicia y generó una “cultura de corrupción” generalizada.

El nuevo gobierno debe vender esperanzas, abrir ventanas al futuro, no olvidar las promesas de campaña y asumir los compromisos dirigidos el logro de un mejor bienestar para todos los panameños. Nos anima el deseo de que la actual administración –y está muy a tiempo– comparta con sus gobernados su proyecto político, genere la credibilidad y confianza a los ciudadanos y fortalezca la democracia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código