INTEGRACIÓN Y EQUILIBRIO

Elementos para planificar la educación: Paulino Romero C.

Durante los últimos años se ha impuesto en la conducción de los grandes problemas nacionales la necesidad de la planificación, es decir, de proyectar los aspectos fundamentales de la vida futura de la Nación panameña sobre la base de planes científicamente regulados. Así se habla, cada vez con mayor intensidad, de planificación de la economía, de la salud y de la educación. La aplicación de este concepto ha revelado de inmediato que estos tres aspectos están íntimamente ligados.

En realidad, no hay progreso económico sin salud y educación; la tarea de proteger y reparar la salud se dificulta cuando el nivel de educación es bajo y hay escasos recursos económicos, y finalmente, la educación no prospera si no se cuenta con un pueblo sano y con las facilidades económicas adecuadas. Si estas tres modalidades de la planificación se coordinan entre sí, permitirán “trazar o formar el plan de una obra”, la cual es el futuro de la Nación.

Si bien el término “planificación” es muy antiguo, aplicado a la educación se menciona por primera vez en la Conferencia de Lima, organizada por la Unesco y la Organización de Estados Americanos (OEA), en 1956.

En junio de 1958, también la Unesco y la OEA realizaron, en Washington, el Primer Seminario Internacional sobre Planeamiento Integral de la Educación. Allí se definió el concepto, se precisó su alcance, se indicaron sus técnicas y se entrevieron las enormes posibilidades del planeamiento educativo, como medio para asegurar el mejoramiento de la educación y para contribuir al desarrollo cultural, social y económico de los pueblos.

Se suceden después una serie de conferencias regionales sobre educación y desarrollo social y económico: En Beirut, para los países árabes; en Nueva Delhi, para los del Asia sudoriental; en Adis-Abeba, para los países de África, y en Santiago de Chile para los de América Latina. Además, se han organizado en otros países, por organismos nacionales e internacionales, cursos o seminarios para la formación de especialistas en planeamiento educativo.

Las sucintas informaciones anteriores tienden a destacar el hecho de que, ante la necesidad imperiosa de extender y mejorar los servicios escolares para ponerlos a la altura de las exigencias de la época, se está recurriendo cada vez más, en todo el mundo, al amplio conjunto de técnicas que comprende la planificación de la educación.

La estructura actual de la educación en Panamá presenta una total separación entre los diversos niveles, lo cual sigue reflejando características sociales ya superadas o en vías de superación. Además, el proceso está inseparablemente vinculado a los demás procesos que configuran la vida nacional, por eso, la planificación de la educación debe ser integral. Ello significa que debe facilitar el cambio equilibrado de la sociedad en todos sus aspectos –demográficos, económicos, sociales y culturales– y que debe satisfacer, mediante un sistema escolar sin cortes ni rupturas, continuo y bien articulado, la unidad que requieren el desarrollo pleno del individuo en sus diversas etapas, así como la cohesión nacional y las múltiples y cada día más complejas tareas de la vida social y económica.

Durante administraciones de los últimos lustros sí ha habido un desarrollo de toda la educación pública, pero ello se traduce en el aumento de las matrículas, de las plazas para maestros y profesores, de los locales escolares, etc., no así en la calidad de la enseñanza. Lo realizado es de un gran volumen, pero el desarrollo general del país reclama un incremento mayor aún y un cambio de estructura de la enseñanza misma.

A pesar de los miles de millones que este gobierno (autocrático) ha gastado en educación: beca universal, aumento de la burocracia, reformas educativas parciales, “escuelas modelo”, mediante el método “del ensayo y error” (improvisación), sin una planificación científica, es preciso reconocer que el estado actual de nuestra educación está distante (al menos en relación con lo que cabría esperar de un país como el nuestro), de responder a las necesidades nacionales y al acelerado proceso de cambios sociales y económicos que vivimos. Así lo evidencia el desajuste que se advierte entre la orientación y la estructura de los servicios en todos los niveles y las crecientes necesidades educativas de la Nación.

Hay una masa de ciudadanos ansiosos de educarse que, por diversas razones, no recibe atención adecuada u oportuna. Esto ocurre en todos los niveles, desde la educación básica hasta la universitaria, debido, en parte, a factores de orden socioeconómico que puede corregir, precisamente, una bien planificada política educativa de Estado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código